Servicios en comunicación Intercultural

Nicaragua: Se agravan diferencias entre dirigentes Rama y Kriol por el Gran Canal Interoceánico

Bahía de Bluefields, en la Región Autónoma del Caribe Sur. Foto: Per Bergholdt Jensen / IBIS Nicaragua

Por Jean Chicana

Servindi, 15 de enero, 2016.- El megaproyecto Gran Canal que pretende conectar los océanos Pacífico y Atlántico, está dividiendo las posiciones entre los representantes del Gobierno Territorial Rama y Kriol (GTR-K), ubicado al oriente de la Región Autónoma del Caribe Sur (RACS) de Nicaragua.

El 8 de enero de 2016 un grupo de dirigentes suscribió un comunicado en el que denuncian a funcionarios del gobierno por presionar a los líderes indígenas rama y de las comunidades kriol para firmar un convenio que otorgue el “consentimiento previo, libre e informado” al megaproyecto.

Los imputados son Michael Campbell, representante del programa de promoción de inversiones PRONICaribe; Danilo Chang, delegado del megaproyecto del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua; y Rubén López, ejecutivo del gobierno de la RACS.

El texto explica que de ratificarse el convenio se procederá a suscribir un contrato de arrendamiento perpetuo, cediendo una superficie de 263 kilómetros cuadrados del territorio Rama y Kriol, que abarca áreas terrestres y marítimas.

En conversación con el portal La Prensa, Santiago Thomas McCrea, ex presidente del GTR-K, confirmó la presión ejercida por los funcionarios a los indígenas, y advirtió la falta de una consulta previa que les permita conocer más acerca de la obra.

Posición contraria

Pese a la indicada acusación, el 12 de enero Héctor Thomas McCrea, actual presidente del GTR-K desmintió las declaraciones de Santiago Thomas, alegando que este, como ex dirigente, no estaba autorizado para referirse a nombre de la GTR-K.

Además, desconoció al Centro de Asistencia Legal para los Pueblos Indígenas (CALPI), y refirió que la metodología empleada entre el GTR-K y la Comisión del Gobierno de Nicaragua para el proceso de consulta se está fundamentando en los principios de buena fe.

Por otro lado, Allen Clair Duncan, autoridad de la comunidad Monkey Point, expresó que la noche del sábado 9 se realizó una asamblea territorial de la GTR-K en la cual se acordó avalar el proyecto, no obstante, su representación se negó a hacerlo.

“Nosotros los de Monkey Point no vamos a firmar, porque somos autónomos. Nuestra asamblea comunal no nos autorizó hacerlo de esa forma. Ellos (GTR-K) no sabían lo que firmaban. Traté de explicarles, pero no entendieron, así que nosotros no vamos a firmar nada”, dijo.

Rama-Kriol y el Gran Canal

Cabe mencionar que durante el año 2009, el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, entregó títulos de propiedad a las comunidades que conforman el Gobierno Territorial Rama y Kriol.

En aquella oportunidad se entregaron 406 849.30 hectáreas de tierra, así como 22 cayos o isletas, integrados al título.

En julio de 2012, la Asamblea Nacional de Nicaragua promulgó la Ley 800, que crea el Régimen Jurídico del Gran Canal Interoceánico, que declaró la obra de supremo interés nacional.

En junio de 2013, se otorgó la concesión del proyecto, sin licitación previa ni estudio de impacto ambiental, a la empresa china Hong Kong Nicaraguan Development Corporation (HKND) para que tracen la ruta y ejecuten la construcción del canal.

Para julio de 2014, la compañía china decide que la gran obra cruce el lago Nicaragua o Cocibolca, considerado el reservorio de agua dulce más importante de Centroamérica, y siga su curso hacia el oriente por el Gobierno Territorial Rama y Kriol.

Al mes siguiente los representantes de la Comisión Nacional de Desarrollo del Gran Canal se acercaron para iniciar las negociaciones, al mismo tiempo que los indígenas del GTR-K demandaron mayor información y el inicio de un proceso de consulta previa, libre e informada.

Durante una audiencia realizada en marzo de 2015 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Becky McCray de la etnia Rama, advirtió que el megaproyecto puede perjudicar más de la mitad de los territorios de indígenas y afrodescendientes.

El 10 de enero se celebró una controveetida Asamblea Rama y Kriol que habría aprobado suscribir el Convenio Final de Consentimiento Previo, Libre e Informado, a pesar de la oposición de algunos comunidades nativas.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario