Servicios en comunicación Intercultural

Perú: El tema indÃgena deberÃa integrarse a la agenda electoral, por Linda Lema Tucker*

Linda_lema.jpgEl avance de la izquierda en Sudamérica es un hecho real. El mensaje de Evo Morales, primer presidente indígena de Bolivia, marca un hito histórico al inaugurar un proceso del cambio en donde la política indígena adquiere singular importancia. En el Perú, a sesenta días de las elecciones generales, los partidos políticos no muestran ningún interés en colocar el tema indígena en la agenda política. Hasta el momento, no hemos escuchado a los candidatos presidenciales pronunciarse al respecto, tampoco han manifestado interés en incorporar a los líderes indígenas en las listas congresales. Solo dos candidatos de partidos menores, una mujer de la izquierda moderada y el ecologista de la propuesta azul han expresado estar interesados en las demandas y las preocupaciones de los pueblos indígenas.

Lo que ha llamado poderosamente la atención, es que, un partido político con enorme aceptación electoral, haya eliminado, sin ningún argumento, a dos destacados líderes indígenas que aspiraban el parlamento para reivindicar los derechos colectivos de sus pueblos.

Somos un país rico: somos un país pluricultural, multiliétnico y multilingüe, con una población de 27 millones de habitantes, en su mayoría mestiza. Nueve millones de peruanos son indígenas, 40 por ciento son quechuas y aimaras, mientras que en la amazonía existen más de 40 pueblos indígenas. A pesar de esta diversidad cultural, y de las recomendaciones de la CVR, el tema indígena prácticamente, está invisibilizado.

Los mestizos no debiéramos asustarnos de los indígenas. Por varios años, he venido trabajando con los pueblos indígenas sus propuestas y demandas más sensibles como territorialidad, conocimientos colectivos, recursos naturales, autonomía, y educación bilingüe y me he dado cuenta, que este movimiento social es esencialmente pacífico y democrático.

Estos pueblos reclaman sus derechos, a una identidad cultural propia, a ser incluidos dentro de las políticas de desarrollo sostenible de respeto a los conocimientos tradicionales, a vivir en sus territorios ancestrales como pueblo, entre otros.

Los partidos políticos debieran entender que la política indígena en nuestros países está orientada a reivindicar estos derechos. Coincidentes con la modernidad debieran renovarse y reconocer que la diversidad cultural es fundamental para el fortalecimiento de la democracia y la ciudadana. A estas alturas del siglo XXI, es necesario que los pueblos indígenas se conviertan en protagonistas con derechos plenos, planteen nuevos temas y participen en la agenda nacional.

El movimiento indígena peruano todavía es frágil, debiera de trabajar una propuesta política. En este momento de agitación electoral, los líderes indígenas no debieran ser furgón de cola de los partidos políticos que todavía no toman conciencia de la trascendencia de la interculturalidad. Capaz, lo más acertado, en el agitado momento electoral, sea que los líderes alcancen la propuesta indígena a los partidos, como lo han hecho los Mapuches del país del sur.

Lima, 31 de enero de 2006

Nota: Linda Lema Tucker es Socióloga egresada de la Universidad Nacional de San Marcos con trayectoria en el trabajo de género, pueblos indígenas, paz y desarme internacional. Investigadora y escritora fue convocada a integrar el Comité Ejecutivo Internacional de Women’s International League for Peace and Freedom y elegida como Presidenta Nacional de Sección Peruana de la Liga Internacional de Mujeres por Paz y Libertad. Es miembro del Fondo Contravalor Perú Francia y actualmente escribe un libro denominado “El movimiento indígena en el Perú y sus perspectivas”.  Es consejera del despacho de la Primera dama del Perú Eliane Karp.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

En realidad a la clase criolla no le conviene que los nativos estén representados en el Congreso de la República y en otras instancias del estado Peruano,porque eso irÃa en contra de sus intereses.Ahora mismo vemos que muchos de los congresistas se resisten a dejar la mamadera,quieren seguir colgados de las tetas del estado y asi se llaman demócratas.Algunos ya llevan 26 años en el congreso y es una manera de vivir muy cómoda y holgazana,que les ha permitido salir de la miseria,viajar por el exterior como turistas,comprar casas de playa y mandar a sus hijos a estudiar en el extranjero,en universidades caras y privadas de Estados Unidos y Europa.De modo que los hijos de estos congresistas y otros altos funcionarios viven alienados,sin ese sentimiento de amor por el Perú.Las leyes electorales se han hecho en el Perú de tal manera que no permiten que estos indÃgenas accedan a representar a sus pueblos en el congreso. Y aqui voy a referir un caso.En las elecciones del 2001,el grupo aguaruna tomo parte en las elecciónes.Este grupo étnico habita en la provincia de Condorcanqui,departamento de Amazonas.Aunque el aguaruna fue voceado como ganador de las elecciones y cuando ya se disponia a venir a Lima para participar en el Congreso recibió la mala noticia de que no habia ganado la elección.El problema radica en que los grupos nativos no cuentan con partidos propios,sino que deben presentarse en los partidos politicos de los avivatos criollos,donde no tienen posibilidades de ganar una elección,ya que los mestizos NUNCA votarian por un candidato aguaruna o de cualquier otro grupo étnico.Esto por un lado,pero por el otro,aunque todos los nativos de una determinada etnia voten por su candidato,tampoco ganarian la elección en un partido criollo y tradicional,ya que siempre serán minoria frente a los meztizos.La verdad es que entre nativos y mestizos hay una gran brecha que los separa y que no los identifica.El mestizo no se identifica con el nativo y éste a la inversa.Los aguarunas,los shipibos,los campas,etc. tienen su propia lengua y cosmovisión,que los hace diferentes de los mestizos.Por este motivo serÃa bueno que los grupos étnicos tuvieran sus propias organizaciones polÃticas,donde los candidatos sean salidos de su grupo,asi como los votantes y solamente asi podrÃan ganar una elección al Congreso de la República.Lamentablemente este problema no les interesa a los que supuestamente les preocupa el problema indÃgena,ya que si esto sucediera los indigenistas lo pasarÃan muy mal,porque ellos viven de los nativos.Gracia a ellos pueden ganar dinero montando onegés,etc.

Los diferentes grupos y personajes polÃticos que han tenido alguna vez responsabilidad polÃtica, han hecho muy poco o nada por dar espacio al movimiento indÃgena. Los partidos polÃticos, son una creación occidental de organización que hay que tener en cuenta para entender la forma en que el movimiento indÃgena institucionaliza sus actividades.

Para contribuir a su participación en la vida polÃtica, desde nuestro punto de vista occidentalizada, debemos bregar por su autodeterminación. Eso significa que el cambio debe venir de los mismos interesados.

A medida que estos grupos humanos se organicen, y que afortunadamente lo vienen haciendo, serán capaces de plantear propuestas de soluciones a sus problemas y tal vez a los nuestros. En tales condiciones, se podrán hacer negociaciones equitativas y no como en el presente en la que se imponen cláusulas leoninas, dejando como recurso la violencia.

La realidad de nuestra diversidad etnica no se conoce ni siquiera por la mayorÃa de peruanos, que vivimos en la ignorancia más absurda en cuanto al indigenismo que aun ahora existe en nuestro paÃs y es parte viva y constante de nuestra realidad.
DeberÃamos empezar por nosotros mismos aceptando esta diversidad de cultura interna que tenemos, para luego tomar conciencia de lo que representa y asà poder juntos como pueblo rico en diversidades sociales, culturales , salir adelante, y no aprovechandonos de ellos ni explotandolos como si vivieramos en siglos anteriores. No debemos olvidar de donde venimos y quienes somos, cuando todos entendamos esos, no sólo la realidad indigena cambiará, sino el paÃs mismo avanzara. ¡Piensenlo ..!

Añadir nuevo comentario