Servicios en comunicación Intercultural

Chile: La Libertad de Expresión en Chile

Mapuexpress, 09 de mayo, 2011 (publicado originalmente el 3 de mayo).- Hoy es el día de la libertad de expresión y el tratamiento que el pueblo Mapuche recibe en casi todos los medios de comunicación masivos y comerciales, resulta una de las mayores barreras que evitan su convivencia armoniosa con la sociedad chilena y en el caso puntual de estos medios escritos han servido además como instrumento constante para formular la cara política e ideológica de una dominación económica en sus distintas fases de expansión.

En Chile se viola sistemáticamente los Derechos humanos a la Libertad de expresión y Comunicación

La Organización de Naciones Unidas considera la libertad de información como un derecho humano fundamental y piedra angular de todas las libertades. Por su parte, Unesco estableció, en 1993, el día tres de mayo como “Día Mundial de la Libertad de Prensa” con la idea de “fomentar la libertad de prensa en el mundo, al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente, es un componente esencial en toda sociedad democrática”

En Chile, las permanentes noticias sobre la “violencia Mapuche”, que aunque luego resulte que los Mapuches no han sido los responsables o impulsores directos de los hechos relacionados, su relación, convertida ya en uso, acaba provocando una asociación terminológica Mapuche terrorista, dañando enormemente, generándose situaciones virtuales extremas y de gran peligrosidad.

En efecto, las organizaciones y Comunidades Mapuches se encuentran atropelladas con respecto a los Derechos de Libertad de expresión y de información, ya que las consecuencias de acciones políticas son tratadas subjetivamente por esta prensa, principalmente escrita, con espacios amplios y exclusivos de sectores empresariales y grupos de poder político.

Cuando por alguna razón, dirigentes, autoridad ancestral u organizaciones buscan dar sentido a una réplica por medio de comunicados o conferencias de prensa, con posterioridad a un titular en portada o noticia sensacionalista, ésta, si es que se publica, pasa a formar parte del acontecer noticioso secundario y rezagado. El tratamiento de la información Mapuche por esta prensa chilena, atenta contra toda posibilidad de un derecho a réplica y por ende a una sana convivencia e integridad cultural, ambiente que sin lugar a dudas es manipulada principalmente por grupos económicos de poderes fácticos al interior del estado chileno.

Con relación a los medios escritos, principalmente los diarios y prensa del empresario Edwards y su línea EMOL (El Mercurio), son un escollo para la buena convivencia social en este País llamado Chile. Son la cuna del fascismo, de la reproducción del racismo, del patriarcado y de la violencia estructural que han sufrido los mapuches históricamente.

Son asimismo instrumentos de montajes y de conspiraciones contra todos quienes cuestionan el nefasto capitalismo que ellos representan y defienden. Por lo general los medios masivos en Chile contribuyen al adormecimiento de una gran parte de la sociedad, ocultan las brechas de la desigualdad, justifican el racismo y la violencia de los agentes del estado y son cómplices del grave daño que las industrias extractivas y energéticas vienen causando a los bienes naturales y colectivos.

Simplemente no son medios de comunicación; son medios y herramientas de determinados grupos de poder, no de la gente. Basta ver a El Mercurio, estigmatizando con esto del “conflicto mapuche”, como si el mapuche fuera un problema o como si el mapuche hubiera generado unilateralmente los actuales conflictos. Basta ver lo que fue el programa contacto de canal 13 el año pasado sobre el denominado conflicto mapuche y una evidente influencia de los sectores empresariales. Basta ver el silencio de todos los medios comerciales frente a los abusos y aberraciones judiciales y criminalización a la protesta social Mapuche, como ocurre hoy ante la huelga de hambre.

----

Fuente: Informativo Mapuche: http://mapuexpress.net/?act=news&id=6863

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario