Servicios en comunicación Intercultural

Internacional: Redes indígenas articulan propuestas ante la Cumbre de Cancún

Servindi, 26 de noviembre, 2010.- Organizaciones indígenas del continente articuladas en el Foro Indígena de Abya Yala sobre Cambio Climático, se reunieron en Cancún, México, los días 24 y 25 de noviembre para analizar y consensuar sus propuestas.

Los participantes concluyeron que después del fracaso de Copenhague es imperativo que la Conferencia de las Partes Nº 16 del Convenio sobre Cambio Climático tome medidas efectivas para restablecer la confianza en el proceso.

Hicieron un llamado a las Partes para que den pasos concretos y se pase de las palabras vacías a la acción en temas claves como la Visión Compartida, el Protocolo de Kyoto, cambio de uso de la tierra y silvicultura y financiamiento, entre otros.

Otra de las demandas comprende el cumplimiento del consentimiento previo, libre e informado como requisito mínimo para el diseño e implementación de programas relacionados a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Asimismo, se cuestionaron los mecanismos de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD) en países en vías de desarrollo (REDD).

El objetivo del cónclave fue afianzar el rol de los pueblos indígenas en la conservación de la biodiversidad y la necesidad de respetar sus derechos al territorio, a la autonomía, a la consulta y al consentimiento libre previo e informado.

La reunión se efectuó a poco de iniciarse la 16 Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) que se realizará del 29 de noviembre al 16 de diciembre de 2010.

Organizaciones participantes

Participaron en la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), el Consejo Indígena de Centro América (CICA), la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) y la Red de Mujeres Indígenas sobre Biodiversidad (RMIB).

También la Iniciativa Indígena de Evaluaciones Bioculturales sobre Cambio Climático (IPCCA), la Alianza Mundial de los Pueblos Indígenas y Tribales de los Bosques Tropicales, el Consejo Indígena de Mesoamérica (CIMA) y la Red Indígena de Turismo de México (RITA), organización anfitriona local.

Los delegados subrayaron que los principales países emisores de gases de efecto invernadero no solo deben asumir compromisos serios de reducir sus emisiones y transferir recursos a las comunidades impactadas sino que fundamentalmente deben cambiar su modelo de desarrollo.

Destacaron que dicho modelo está basado en la ilusión de un crecimiento sin límites y que es causante de esta grave crisis global.

Los participantes enfatizaron que a pesar que los pueblos indígenas albergan en sus territorios la mayor biodiversidad y por miles de años han sabido vivir en armonía con ella, hoy son los más afectados por el calentamiento global.

El cambio climático se está convirtiendo en la peor crisis de la historia humana y amenaza con exterminar toda forma de vida en el planeta, afirmaron.

Hicieron un llamado a defender los derechos de los pueblos indígenas y de la Madre Tierra y compartir con la sociedad en general sus saberes y prácticas ancestrales para reconstruir estrategias viables e incluyentes frente al cambio climático.

COICA, punto focal

El Foro designó a Juan Carlos Jintiach, de la COICA, como punto focal indígena ante el Secretariado del Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climatico.

Asimismo, se decidió apoyar a las organizaciones indígenas mexicanas para anunciar a un(a) representante que asumirá la co-presidencia del Foro internacional de los Pueblos Indígenas sobre Cambio Climático y para leer la intervención de los pueblos indígenas en la apertura de la COP16.

Los pueblos indígenas y sus organizaciones se comprometieron a participar de manera activa en las deliberaciones de la COP 16 y MOP6, articulando propuestas locales y globales para enfrentar los impactos de la crisis global y la inequidad en las negociaciones globales.

---

Agradecemos el envío de la información a Florina López M.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

HOLA AMIGOS LES ENVIAMOS UNA COLABORACION, QUE HEMOS PROPUESTO A NUESTRO GOBIERNO COMO UNA ALTERNATIVA PARA CONTRIBUIR EN LA OBTENCION DE AGUA Y REVERTIR EL CAMBIO CLIMATICO, BASADO EN EL CONOCIMIENTO DE NUESTROS ANTEPASADOS ZAPOTECOS (BINNIZAA). LES SALUDAMOS AFECTUOSAMENTE.
COLECTIVO ECOCHAC

“La estrategia del pie de la montaña”
EL AGUA. UN PROBLEMA PARA QUIEN MIRA SIN VER… POR LOS DEMAS
Por: Juan de Dios Gómez. ECOCHAC

Las civilizaciones antiguas y su relación con el agua
Desde nuestras primeras incursiones escolares a la historia de las civilizaciones del mundo antiguo, se nos ha explicado repetitivamente que estas tuvieron lugar, gracias a que los hombres que entonces aprovecharon las bondades de grandes ríos que irrigaban sus riveras, propiciándoles las condiciones favorables para el surgimiento y el desarrollo posterior de sistemas de producción agrícola intensiva, para saciar grandes concentraciones humanas.
Con estos innegables argumentos, lograron desarrollar ciudades cuya magnificencia llenan de admiración generaciones, años después de sus hallazgos. Los asirios y después los babilonios con sus ríos Tigris y Éufrates, los egipcios con el río Nilo, los hindúes con los ríos Indo y Ganges, así como los chinos con sus ríos el Hoang-Ho y el Yang-tse-Kiang. Un proceso semejante ocurrió posteriormente en Europa con otras civilizaciones, que nos han impuesto como modelos de desarrollo civilizatorio.
Sin embargo, en Mesoamérica, este proceso de desarrollo cultural, sólo se presentó en muy pocas regiones, como en la zona alta maya, donde floreció Yaxchilán, Piedras Negras a orillas del río Usumacinta; Copán y Quiriguá en la riveras del río Motagua, entre las de mayor importancia. Los pueblos surgidos en el Valle de Anáhuac, hicieron un aprovechamiento lacustre, estableciéndose en torno de grandes lagos en una región por encima de los 2,500 metros sobre el nivel del mar.
Oaxaca en la génesis de las culturas mesoamericanas
Se ha tomado como lugar común que la cultura madre mesoamericana es la olmeca, aunque las evidencias arqueológicas señalan a los Valles Centrales de Oaxaca, la región donde surgen las primeras aldeas sedentarias, con un sistema bien establecido de agricultura, por lo menos 2 sistemas calendáricos y el primer centro urbano de Mesoamérica hasta ahora documentado: Monte Albán, entre otros adelantos científicos y arquitectónicos.
No es posible ser concluyentes con estas afirmaciones, pues posteriores investigaciones podrán confirmarlas o desecharlas, sin embargo el punto es que la cultura zapoteca construyó una acrópolis en la cima de unos cerros; unos 400 metros sobre los Valles, alrededor del año 500 antes de nuestra Era. Para ese entonces, señalan las investigaciones, se registran la existencia de 261 comunidades, 192 de ellas, incluyendo a Monte Albán, de reciente fundación con una población aproximada de 5 mil habitantes.
Este desarrollo de la organización social se dio sin contar con un gran río, como las culturas antiguas del gran Continente Euroasiticoafricano, que les permitió transportar grandes masas de rocas para construir sus ciudades o desarrollar una agricultura intensiva en sus amplias riveras fertilizadas por el limo de sus avenidas y que les permitieron navegar grandes distancias comerciando con productos de otras latitudes. En los Valles Centrales de Oaxaca el río Atoyac, según las crónicas, ha sido caudaloso durante los períodos de lluvias y con un hilo de agua durante el período de estiaje.
Qué es la estrategia del pie de la montaña
Y si el pueblo fundador de la gran acrópolis de Monte Albán no contó con un gran río, ¿cómo se las arreglo para mantener una gran población en constante crecimiento y actividad constructiva por más 1,500 años de ocupación permanente?, ¿Qué ingeniosa idea les permitió desarrollar una agricultura intensiva, que abasteció de agua y alimentos a un gran ejército de constructores, guerreros, sacerdotes y campesinos, sin valerse de un sistema esclavista, medieval y basado en la propiedad privada?
La respuesta la encontramos en las investigaciones arqueológicas realizadas en Valles Centrales por Kent Flannery en los años 70s y otros estudios posteriores. Este autor señala a la región central de Oaxaca como la cuna del surgimiento del maíz y de la agricultura, la que probablemente comienza a dar sus primeros pasos alrededor de 4 mil años a.C. Y establece el complejo agrícola de la milpa tal como lo conocemos actualmente de maíz-frijol-calabaza ya establecido entre los años 2 mil y 1,600 a.C., permitiendo la fundación de las primeras aldeas permanentes, el desarrollo de la cerámica y otras tecnologías.
Este importante logro cultural y técnico se debió gracias al manejo eficiente del agua que bajaba de las montañas por los arroyos tributarios del río Atoyac, por medio de canales de riego de fácil manejo en sus sementeras del piedemonte. “Muchas de aquellas corrientes se pueden desviar a bajo costo de mano de obra mediante el uso de represas de hierba y canto rodado. Todos estos sistemas son pequeños, pues habitualmente sólo sirven para las tierras de una o dos comunidades.” (Flannery. 2001)
Y agrega en el párrafo siguiente “Por consiguiente, el Valle de Oaxaca es una región de numerosos sistemas de canales pequeños, en vez de un solo gran sistema. En contraste con otras regiones, como el sur de Mesopotamia.” Este manejo hidráulico permitió, desarrollarlo a gran escala en los Valles Centrales, logrando una gran civilización, que los europeos no lograron comprenden a su arribo a estas regiones, porque encontraron agua suficiente.
El caso de los canales debajo de Monte Albán
En 1982 Michael O’Brien publicó, haber hallado un pequeño sistema de riego en la ladera oriental de Monte Albán. El cual consistió en una represa que atraviesa un barranco; la estructura tuvo unos 10 metros de altura en la parte más alta y unos 80 metros de longitud rellena de piedras, cubierta con bloques de piedra caliza. Ésta se encontraba unida a un canal que se extendió 2 kilómetros hacia el oriente, hasta la comunidad de Xoxocotlán, permitiendo regar durante su trayecto terrenos de siembra acondicionados en pequeñas terrazas, aprovechando el declive del terreno.
El investigador menciona que el canal surtió de agua a la población fundada en el período de Monte Albán I, es decir alrededor los años 500 a 200 a.C. De acuerdo con O’Brien, pudo abastecer a 250 personas y 50 hectáreas de cultivo, pero no debe pensarse que era la única fuente de abastecimiento para Monte Albán y las comunidades establecidas en su entorno. Pues “es importante asumir que era sólo uno de los muchos sistemas de canales de la época, uno de los pocos que se conservaron.” (O’Brien. 1982). Kowalewky, estudió otro sistema similar en los años 70s, al oriente de Tlacolula (Kowalewsky.1989.)
El desabasto de agua y un conocimiento histórico soslayado
Sin embargo, nos preguntaremos, ¿hasta cuánta población puede abastecer de agua esta estrategia y si ella pueda ser implementada en el presente para resolver la problemática de abasto de agua potable a la gran población asentada actualmente en la ciudad de Oaxaca y los de Valles Centrales?
Flannery, concluye, basado en estudios de los patrones de asentamiento de Monte Albán realizados por Richard Blanton en 1976, que este importante centro rector de la vida social de la historia antigua de Mesoamérica, alcanzó a mantener una población estimada en 24 mil personas, abarcando los cerros del Gallo y Atzompa, en un área calculada de 6 Km2, y que la población de Valles Centrales, “indudablemente superaba los 100.000 habitantes.”
El mismo autor menciona que a la llegada de los españoles en 1521 a esta región de Valles Centrales, se calculaba una población de 300,000 hablantes de zapoteco (Un poco más de la población concentrada actualmente en la capital del Estado), en ese período se registran alrededor de 2,445 asentamientos en la misma área geográfica (Kowalewski. 1990).
Estos hallazgos arqueológicos, nos deben permitir comprender que ahondando los pozos profundos o construyendo enormes presas para obtener el agua, no son las soluciones definitivas a la carencia de este preciado recurso natural y si representa jugosas ganancias de empresas y funcionarios gubernamentales que aspiran a enriquecerse rápidamente, como ha sido la tendencia, dentro del modelo de “desarrollo” impuesto, aprovechando las necesidades vitales de la población y realizando obras de relumbrón.
Hacía un abasto de agua con sustentabilidad y congruencia
El desarrollar un modelo “mesoamericano” del manejo de los recursos hidráulicos, permitirá grandes ventajas, primero evitar los escurrimientos rápidos de las aguas pluviales, que erosionan los piedemonte y provocan catástrofes en los asentamientos humanos (desgajamientos de cerros, inundaciones, desbordamientos de ríos y presas, etc.); Permitirá una mejor preservación de la flora y la fauna silvestre, privilegiando aquellas que son favorecidas por los microclimas de las cañadas; contribuirá a la recarga de los mantos acuíferos del subsuelo, los cuales alimentan los pozos; evitará sustancialmente gran evaporación de agua que ocurre en los vasos de las grandes presas; amortiguará en gran medida el proceso de calentamiento del ambiente por la desertificación de los valles centrales; y finalmente contribuirá a la preservación de la pocas áreas que quedan destinadas a la agricultura de pie de monte y del lecho de los valles.
Es verdad, que esta “estrategia del pie de la montaña”, como lo denomina Flannery, no es la panacea para la solución de fondo por la escases del agua, pero combinada con otros sistemas eficientes de ahorro y tratamiento de aguas residuales, permitirá en un mediano y largo plazo afrontar un problema en el que todos los ciudadanos nos vemos involucrados y afectados. Sólo me falta agregar que, vale la pena volver la mirada a nuestro pasado histórico y retomar lo que vale la pena y desechar lo que nos viene perjudicando social e individualmente, antes de seguir adelante, mirando sin ver… por los demás.
Xoxocotlán, Oaxaca 6 de noviembre de 2010.

LECTURAS
FLANNERY, Kent y MARCUS, Joyce. LA CIVILIZACION ZAPOTECA. Cómo evolucionó la sociedad urbana en el valle de Oaxaca. FCE. México. 2002
O’BRIEN, Michael, MASON, Roger y otros. LATE FORMATIVEIRRIGATION SETTLEMENT BELOW MONTE ALBAN: Survaey and Excavation on the Xoxocotlan Piedmont, Oaxaca. Tesis. 1982
KOWALEWSKI, Stephen y otros. PANORAMA ARQUEOLÓGICO DEL VALLE DE OAXACA. En: WINTER, Marcus (Compilador). “lecturas históricas de Oaxaca” Vol. 1. INAH-GEO. 1990.
KIRKBY, Anne. EL USO DE LOS RECURSOS DE LA TIERRA Y EL AGUA EN EL VALLE DE OAXACA EN EL PASADO Y EL PRESENTE. ENAH. 1996.
CHANC, John. RAZAS Y CLASES DE LA OAXACA COLONIAL. INI. MEXICO 1978.

Saludos, hermanos de Oaxaca.
Hemos publicadol vuestro texto en nuestra página de http://clajadep.lahaine.org

Abrazos desde el sur

Jaime Yovanovic
Profesor J

Añadir nuevo comentario