Servicios en comunicación Intercultural

Santiago Manuin deslinda con De Soto

- "Nosotros no aceptamos la parcelación de comunidades pero sí la titulación comunal porque el territorio es comunitario".

En una entrevista efectuada por CooperAcción a Santiago Manuin Valera, representante de la Comisión Especial Permanente de los Pueblos Awajún – Wampis, éste aclara su participación en la reunión con Hernando de Soto, habla sobre el reclamo de los pueblos indígenas al Estado y deja claro que ellos no permitirán la entrada de empresas mineras en la amazonía.

- En la conferencia de prensa que realizó con Hernando de Soto, usted señaló que si su comunidad no asegura su territorio, no podrán tener libertad ni familia. ¿A qué se refiere con asegurar?

A la comunidad se le da un área titulada para la agricultura pero nos han quitado el subsuelo y el área forestal, o sea, son la propiedad del Estado y se lo pueden entregar a cualquiera.

En varias oportunidades hemos reclamado pero el Estado no nos escucha. No hay un diálogo sincero entre ellos y el indígena. Nosotros somos pobres, vivimos en esa tierra y si no aseguramos ese territorio, perdemos todo. Las grandes empresas amenazan nuestra tierra, explotan el oro, el bosque y también a nosotros como si fuéramos objetos. Los indígenas somos vulnerables, ya que cualquier empresa puede arrasar con nosotros. ¿A dónde podremos ir si el Estado no nos garantiza el territorio?

- ¿Puede explicarnos qué significa la propiedad comunal?

En el área de mi comunidad yo puedo vivir con mis hijos y sus familias si se casan, pero yo no puedo vender la propiedad porque el territorio es comunitario.

- La propuesta que planteó Hernando de Soto era que cada comunero tenga su propiedad privada, ¿no hay conflicto con la visión de ustedes?

Nosotros no vamos a aceptar esa propuesta y se lo dije a Hernando de Soto. Esto es un riesgo porque podemos perder el territorio. Es verdad que esto facilitaría el acceso a un préstamo en el banco, pero si yo no pago y me quitan la tierra, ¿a dónde voy? Nosotros no aceptamos la parcelación de comunidades pero sí la titulación comunal donde la junta directiva tiene potestad.

Lamentablemente, el Estado facilita que la directiva comunal pueda entrar en trato con la empresa sin consultar a la comunidad. Esto es una traba para los indígenas y comprometen nuestro territorio porque ceden el área a las empresas y en esto está el área forestal en sesión de uso.

- ¿La reunión con Hernando de Soto es una estrategia de protección del territorio comunal y planteas que todo el territorio se titule y que el estado no siga cogiendo la parte del bosque?

Fue Hernando de Soto quien insistió en conversar conmigo. Ahí hablamos de titulación del área comunal incluido el bosque y el subsuelo. Esta propuesta está en la mesa de trabajo. También hablamos de la pequeña minería artesanal (el Estado habla de ilegal) que pase a la formalización.

Nosotros no podemos trabajar el oro de forma artesanal, que siempre lo hemos hecho, porque la tierra ya es de alguien. A 50 metros del borde del río Marañón, toda esa área ya está concesionada y nosotros no sabemos quién es el dueño.

- ¿Ustedes usan mercurio o cianuro para trabajar el oro?

Nosotros no utilizamos ni cianuro ni mercurio. Lo que sí usamos son franelas y telas que puedan absorber la arena que queda con oro. Después se lava cuidadosamente y se pasa a una batea donde la arenilla se va eliminando para luego con un imán sacarla por completo y va quedando el oro. Sacamos 5, 6 o 7 gramos y con eso los indígenas compran los cuadernos de sus hijos y cubren sus gastos. Esto es artesanal y ahora nos dicen que es ilegal, lo que no puede ser porque nosotros somos dueños del territorio. Yo y mis hermanos indígenas vivimos de nuestro trabajo en la chacra y necesitamos que la minería artesanal se legalice, sino no podremos cubrir nuestras necesidades. ¿Qué está esperando el gobierno, que vayamos a sembrar coca o traficar PBC?

- ¿Qué diferencias sustantivas hay entre la propuesta de Hernando de Soto y la percepción que tienen las comunidades indígenas?

Yo he venido a entender la propuesta e iré a mi pueblo a explicarles cuál es y qué se pretende llevar al estado peruano. Si hemos protestado para defender nuestro territorio, nos uniremos a otras personas que nos permitan asegurar nuestra propiedad comunal. La titulación de tierra nos permitirá asegurar nuestro territorio donde están todos los recursos naturales con los que vivimos porque nosotros somos parte de la naturaleza. El oro entra en todo este juego. Si se regularizan las licencias, que a nosotros también nos la den porque somos artesanales y podemos hacer nuestras propias empresas mineras sin dañar, como si hacen las grandes empresas como las madereras y otros.

- Hernando de Soto plantea que, como ha sucedido en Estados Unidos y en otros lugares, los indígenas se conviertan en socios accionistas de las grandes empresas, algo así como por ejemplo en vez de estar defendiendo sus territorios de las empresas, ganarían dinero juntos. ¿Qué piensas de esta propuesta?

No aceptamos esta propuesta. Lo discutí con él y nos dio tres ejemplos en el mundo. Cómo quieren trabajar con nosotros los Awajún si hemos visto que las empresas no cumplen con las normas internacionales como es el caso del petróleo y el gobierno no nos garantiza nada. El Estado y las empresas no son sinceros con nosotros.

- Y el petróleo ¿contamina o no, destruye al bosque?

Sí, por los derrames tóxicos aunque no lo quieran reconocer.

- ¿Ustedes se unen a la causa de los mineros del sur, como dice el anuncio de ILD de Hernando de Soto?

Yo quiero ser bien claro, nosotros peleamos por el interés de mi pueblo de la provincia de Condorcanqui en Bagua y lo que queremos es que la minería artesanal del pueblo Awajún se formalice, por lo cual hemos trabajado una propuesta de ordenanza.

Cada pueblo es autónomo, si los de la sierra quieren destruir su tierra con su mercurio, que lo hagan pero que no se metan a nuestro territorio.

- Y los valores compartidos, ¿no hay una contradicción entre un medio ambiente limpio y de una inversión constante?

Tiene que haber contradicción. En este Perú informal, tú no puedes soñar que todo es bonito, menos en la amazonia que tiene todos sus problemas, pero en este enredo, como Awajún debemos resolverlos. Ahí está nuestro trabajo.

- Perú país de propietarios, dice el slogan. ¿Ese es el Perú? ¿Cómo Awajún Wampis, ustedes se definen como propietarios?

Cada vez más, el Perú va entregando la tierra. Queremos ser propietarios comunales y asegurar nuestros territorios ancestrales, que no solo nos den un pedacito y concesionen el resto. El Awajún lucha por esto y los aliados tendrán que respetar la decisión de nuestro pueblo.

Keiko Fujimori quiere ser nuestra presidente pero ella no sabe cómo es, no vive con nosotros, ella tiene dinero, nunca se va a la chacra a traer yuca ni caña ni cocona para a sus hijos. Alan García no va con su escopeta a cazar ni a pescar para sus hijos pero come bien, porque ha puesto una inversión muy fuerte ¿y nosotros los Awajún? No podemos permitir que estos presidentes sigan vendiendo nuestra Amazonía, porque nosotros también terminamos siendo parte de esa venta.

- Queda claro que lo que tú quieres es asegurar la propiedad del territorio del pueblo Awajún - Wampis

Yo no busco popularidad ni protagonismo, busco el interés del indígena, por eso mismo estuve en el gobierno regional, para enfrentar los problemas frente a nuestro territorio, salud y educación. Seguimos buscando otras alianzas, otras propuestas más específicas para los pueblos. Mi compromiso es seguir formando a líderes para que se concienticen en la defensa de nuestro bosque, de nuestra identidad cultural. Hay que vivir con el pueblo, trabajar con el pueblo.

- Hernando de Soto dice que se va a elaborar una propuesta para la mesa de trabajo y será consultada. ¿Es así?

Todavía no es muy claro. Después del evento en Juliaca, ellos tienen que venir y trabajar en la propuesta, luego se verá. Este es solo un primer encuentro. Yo debo regresar a mi base y contar lo conversado, luego consultaré con ellos. El pueblo es el que tiene que decidir.

- ¿Con quienes harás alianzas?

Con quienes vayan en la línea de lo que piensa el pueblo Awajún y si no lo cumplen, cortaremos la alianza. Esta entrevista con Hernando de Soto no es definitiva ni aceptaremos todo lo que se conversó, yo tengo que consultarlo primero.

- ¿Y si se te dicen que esto es una propuesta para la plancha de Keiko Fujimori o de Pedro Pablo Kuczynsk?

No participaríamos. Donde ellos no cazan ni pesca, pretenden gobernar.

Que quede claro que todo se hace según la perspectiva del pueblo y no aceptaremos la parcelación, queremos el territorio con todo, no concesionada ni con cesión de uso. Es por esta misma razón que el 2009 se cerró la conversación con De Soto. Ahora la retomamos porque se planteó la tierra comunal.

 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Pizango ya está viejo para no darse cuenta quién es De Soto y asumir el riesgo de aparecer detrás o junto a él y medir los riesgos que esto implica. En todo caso el tiro le salió por la culata (por decir lo menos). El que ahora quiera (o quieran) lavarse (lavarle) la cara y recuperar la pureza virginal de sus planteamientos es asunto de otro costal. En todo caso su periodo para hablar a nombre de Aidesep ya pasó.

El sr. Hernando de Soto ha sido claro que de lo que se trata es de garantizar el territorio, ya sea comunal o individual. Aqui lo que se tiene que entender bien es eso y generar alianzas que ayuden a incluir a los desfavorecidos!!!

Parcelación territorial= mercantilismo

SANTIAGO HA SIDO UTILIZADO POR EL JUDAS DE PIZANGO AHORA POR MAS QUE INTENTE JUSTIFICAR SUS ACTOS YA ESTA QUEMADITO LOS DOS LOBOS COMO DE SOTO Y PIZANGO LO HAN UTILIZADO PARA LA FOTO.

Será necesario ir más allá de lo aparente y circunstancial, y abordar sobre los "medios-titulos" indígenas, como lo plantea Alberto Pizango, en nota en "la Mula" del 22.3.15, que sigue a continuación

Los “medio-títulos” y la gran acción de libre determinación
Por: Alberto Piznago

LA MULA 2015-03-22

Es necesario reabrir el debate y soluciones a los derechos territoriales colectivos, comunales, por pueblos e integrales de los pueblos indígenas amazónicos. Opino como comunero Kampupiyawi miembro de un Pueblo Indígena.

La realidad actual es de abuso, discriminación y desastres. Los títulos de propiedad son comunales, no por pueblos, porque así se decidió en un golpe militar. Los títulos son parciales, no completos, porque excluyen el control de los bosques, el llamado “vuelo” forestal. Tampoco nos defienden frente a la invasión y destrucción minera, porque encima de ese título comunal, nos imponen concesionarios de terceros. Tampoco defienden frente a la misma invasión petrolera, porque esas empresas solo pagan servidumbres y “reparan” tuberías, pero no la contaminación ni la salud humana, y los beneficios son para el estado y un canon inútil.

La cuestión de fondo es: los pueblos indígenas vivimos en paz durante milenios manejando bien amplios territorios; y la república, hereda de la colonia, la expropiación de ese nuestro control pleno, nos arrinconan a “parcelas comunales”, nos dicen que el subsuelo y los bosques (vuelo forestal) son ahora de la nación, que es representada por el estado, y éste por el gobierno, y éste por el partido de turno, y que un grupito de funcionarios desde Lima que nunca nos han visto deben decidir, que por el “interés nacional”, el “bien común nacional” del subsuelo y vuelo forestal, debe ser entregado a grandes empresas petroleras, mineras, de palma aceitera, y de cualquier otra cosa, y que nosotros, los que hemos cuidado estas selvas, debemos resignarnos a mendigar la “ayuda social” estatal o privada. En resumen: de lo colectivo, pasamos a su “estatización”, y luego este mismo estado, lo privatiza y nos destruye a los que lo cuidamos siempre. ¿Hay que “resignarse” a todo esto? Silenciarlo, esconderlo ? A pesar de que ya no funciona, que no sirve, que produce más de 200 conflictos sociales por mes ?

Hay más. Un ciudadano de la ciudad, tiene una propiedad donde hay árboles, y su título incluye el uso y manejo de esos árboles. Otro ciudadano rural, como un colono o agricultor, igualmente recibe títulos “completos” sobre sus propiedades. ¿Qué justifica que otros ciudadanos (¿iguales?) indígenas amazónicos tengamos un trato diferente y desigual?. La comunidad recibe un título de propiedad, pero recortado, incompleto. La parte forestal que suele ser alrededor de la mitad o más, a pesar de figurar dentro del título, sigue siendo “controlada” por el Estado, lo que no sucede en casos de otros “ciudadanos”. ¿Detrás de títulos desiguales, está eso de que hay ciudadanos de primera clase, y otros de segunda o tercera? también hay que callar eso?

Hay más racismo intelectual, tecnocrático, jurídico, políticos de todos los colores, aunque claro muy solapado. En Colombia, Bolivia, Brasil, Ecuador los pueblos indígenas, tienen y manejan amplios territorios, parecidos a los que siempre manejaron y cuidaron por milenios. Por ejemplo, el resguardo del predio putumayo en Colombia, tiene 3 millones de has, y no pasa nada, nada de “secesión, separatismo” y demás actos de mala fe, inventadas para negar derechos. Pero en Perú, bastó que un general (Velasco) decidiera que no aquí no hay pueblos, sino pedacitos comunales, y nos dividieron y arrinconaron a las parcelas comunales, y nadie mueve esa imposición ilegal que lleva ya 50 años. Encima todavía, esos pedazos comunales, no terminan de titularse. ¿Hasta cuándo hay que esperar que atiendan a las 1166 comunidades que faltan reconocerse, titularse o ampliarse por más de 20 millones de hás.? ¿ Esperar hasta después de la repartija: la de 730,000 colonos en la amazonía, las 7 mills has en concesiones madereras, las más de 200,000 has en plantaciones del desierto verde de palma aceitera, los millones de has en lotes petroleros congelando titulaciones ?

Encima de todo eso, vino, no solo Hernando de Soto, sino muchos técnicos e intelectuales, de los gobiernos de Fujimori, Toledo, Apra, Ollanta; sumados a los del BID, Banco Mundial, PETT, COFOPRI, y ahora PTRT3 y muchas ONGs con el cuento de pasar a una nueva división: el pueblo partido en comunidades y ahora en títulos individuales para sacar crédito, sembrar papaya o palma aceitera, y vivir “felices” en medio de la selva sin bosque y con millones de zancudos. Algo pasó que avanzaron en esa destrucción “individualista” en las comunidades de costa y muchas de la sierra, pero en la selva, los hemos detenido y los seguiremos deteniendo. Porque es un absurdo de consecuencias trágicas.

Recientemente los miles de mineros informales, han reabierto debates como los anteriores. ¿ Cuál es la razón o la justicia, para que un cerro de una comunidad andina sea explotado y saqueado por una transnacional, y no se permita que sus comuneros puedan hacer una extracción en su beneficio, y cuidadosa de su “pachamama” y de su salud ?. ¿Es esa razón “estatista-privatista” “De desprecio a la vida plena amazonica”, de herencia colonial, corrupta y racista ?

Hablamos de mineros andinos en sus zonas andinas ya que cosa muy distinta es cuando invaden la amazonía, atropellan a las comunidades amazónicas, y nos llenan de dragas, huecos gigantescos, mares de mercurio y prostitución y males sociales inacabables. Eso lo rechazamos y debe detenerse.

Pensando todo esto, estuvimos en una reunión con esos hermanos andinos en su tierra de Juliaca, reabriendo esos debates. Y está grabado lo que dijimos. Nada de parcelas individuales y otras cosas, al contrario, insistimos en como reabrir esas herencias coloniales sobre los pueblos y territorios indígenas que la república no logra liberarse todavía. H. De Soto y el ILD ahora dice que acepta que los títulos de propiedad comunales indígenas deben ser completos e incluyan todos sus recursos. Dicen que debe haber mayores derechos para los llamados informales mineros andinos, con lo cual se abre también derechos para los amazónicos sobre el oro aluvial y el subsuelo, hoy invadidos por el que le da la gana. ¿ Después de decirlo De Soto que más ocurrirá? ¿ Persistirá, cambiará, negociará ?. Nadie lo sabe. Pero si sabemos que le falta a De Soto e ILD rectificarse y aceptar otras cosas más: entender que la parcelación individual no es la vision de desarrollo para la amazonia, respaldar que se titule las 1166 comunidades que faltan y los 12 territorios integrales por pueblos colectivos que suman 20 milones de Has; creo que hay que abrir el debate la propuesta de desarrollo para la amazonia sobre el derecho de propiedad comunal y por pueblos de acuerdo a nuestro plan de vida; abandonar el cuento de la agroindustria, papaya, palma aceitera, etc. Si lo hace, bien, mejor que se corrijan errores y aumente la opinión pública sobre todo eso. Sino lo hace, es asunto suyo, porque nosotros, los indígenas seguiremos en nuestro mismo camino de siempre: Territorios completos, integrales por pueblos, libre determinación para vivir en paz y que la selva siga enviando gigantescos ríos aéreos de agua a la costa y la sierra… y a esa gigantesca Lima, tan seca, lejana, y felizmente menos racista, gracias a la juventud que la está cambiando.

Pero hay más en debate. ¿Los indígenas amazónicos debemos, tenemos, podemos…tener una vida mejor, más plena, usando los recursos de nuestros territorios y propiedades ? o eso es un pecado, ilusión, “desviación”, sacrilegio ? ¿ Entonces es “mejor” que las empresas ajenas, se enriquezcan con la madera, la castaña, el petróleo, gas, oro y hasta los peces ornamentales, y nosotros seguir en la sobrevivencia ? ¿ Hay algo, ley, acción, plan, que permita ilusionarse en que eso cambiará, que efectivamente vamos a vivir de nuestros territorios, y no solo tener el título de papel, y que vivan del título otros, que “nos vivan” los de siempre ?. Lamentablemente vemos poco o nada al respecto. No sirven para lograrlo, ni el canon, ni la ayuda social, ni las “alianzas empresariales” ni tampoco el apoyo de las ONGs (que agradecemos claro). Incluso algunos insisten en el otro cuento de que la locomotora son las grandes empresas amazónicas… que jalarán a las comunidades que somos como los cochecitos detrás de ellos… siempre detrás, claro.

Basta ya. Nuestra urgente acción es vivir libres, vivir de nuestros territorios, de todos los recursos del suelo, subsuelo, vuelo forestal, aguas. Vivir en paz, cuidándolos, pero usándolos intensamente, porque sabemos cómo hacer eso, como usar y cuidar por siglos, para que disfruten nuestras futuras genraciones para siempre. Sabemos hacerlo, porque tenemos los idiomas de la selva, de las plantas madre… donde no sirve ni el castellano ni menos el inglés. Porque a pesar de toda la humillación, somos pueblos orgullosos, muy orgullosos de lo que fuimos, somos y seremos. Porque téngalo muy claro, caminamos al futuro sobre la huella de nuestros antepasados. Y porque somos orgullosos, no aceptaremos jamás depender de nadie, ni de empresas, ministerios, intelectuales, políticos, iglesias. Aunque claro, como ellos lo hacen también, sabremos cómo “usarlos” para nuestra propia agenda…. Y mucho mejor si algún día, cambian, y podamos dialogar y actuar de igual a igual..

Entonces falta precisamente esa gran acción de vivir de nuestros territorios y culturas, no a la cola de otros. La gran acción de la libre determinación para vivir en paz y que nuestros hijos y nietos sigan viviendo y disfrutando esa hermosa selva (¿para que venir al infierno de Lima?), con una vida plena de alimentos, agua, tranquilidad, alegría, familia, y a la vez, puedan tener y seleccionar lo mejor del mundo moderno, y no su basura.

Habrá que aprender de los hermanos de tantos sitios, que ya no regalan su madera por centavos, sino que venden tablones y hasta muebles escolares. Aprender de quienes se dan el lujo de dejar la caoba en pié, y viven bien de los aromas de las flores convertidas en perfumes. Aprender de quienes frenaron la avalancha minera, y junto a su título comunal, tienen la concesión minera, y como dueños de todo el bosque, buscan tecnología que no deprede ni contamine.

Increíble, que cuando hablamos de pasar de la protesta a la propuesta y de ahí a la gran acción, muchos imaginaron más laberinto. No nos entienden. La gran acción es la libre determinación para reconstituir la alegría plena en nuestros pueblos. Reconstituir nuestros territorios ancestrales, amplios, completos, con el control pleno de nuestros recursos, del suelo, subsuelo, vuelo forestal, para cuidarlos viviendo de ellos, no para destruirlos, y eso implica planes de economía indígena de vida plena, que ya no pueden ni deben ser sostenidos solo por el sacrificio de las comunidades aisladas, ni tampoco de la ayuda social o de cooperación que aunque agradecemos es siempre insuficiente. Le toca poner de la suya al estado y las empresas. Así como han subsidiado por décadas y millones a las grandes empresas, ahora el Estado debe financiar el impulso de la economía indígena, que junto a la economía de todos los pequeños, somos los que movemos efectivamente el empleo y la vida del país. Estado y ganancias de empresas, deben servir para financiar de verdad, y no solo con abracitos o con el “papel aguanta todo” (y tampoco con créditos peligrosos para que nos embarguen la tierra) las iniciativas de economía indígena sobre castaña, shiringa, aceites, esencias, paiches, peces ornamentales, madera, tablones, muebles, oro sin contaminar, nuevos alimentos, nuevas medicinas y cientos de cosas más que sabemos que existen (antes que los biopiratas lo saqueen) y que son alternativas económicas para los indígenas y también para el Perú en su conjunto, ya que no sirve de nada ese “desarrollo” facilista de vender piedras toda la vida.

Claro, no será extraño, que lo que venimos diciendo tantos indígenas, de humildes y “raros” apellidos no tenga acogida, ni tribuna, …. pero cuando aparecemos diciendo lo mismo, pero al lado del señor De soto, ahí sí, recién hay “noticia”, “debate” y hasta escándalo. Nada extraño, que se olviden de las propuestas indígenas de fondo, y se vayan por el chismorreo de competencias electorales. Suponen que los “bien pensantes” son los opinólogos de siempre. Normal nomás, así funciona la vieja colonialidad que tarda en despedirse. Pero aún hay esperanza, esperando nos entiendan quienes se atreven a pensar libremente, a pensarlo todo de nuevo con el lenguaje del orgullo cultural y la accion para la vida plena.

Qué alivio saber, Santiago, que mantienes tus convicciones, las que siempre te escuché expresar y que no has sido engañado por quien busca la parcelación de las tierras para que estas puedan ser luego adquiridas por las grandes empresas. Sin territorio sano, y tú lo sabes mejor que yo, Santiago, porque tú y tu pueblo caza y pesca, y va al monte y las mujeres a la chacra, ustedes no tienen futuro. Un consejo Santiago aléjate del vendedor de sebo de culebra y de la culebra misma que siempre va a tratar de enredar las cosas y salir a la prensa a decir que ha logrado importantes acuerdos con líderes indígenas para "capitalizar" sus tierras. Va a presentar sus intentos como triunfos de su visión mercantilista.
Un abrazo fraterno,
Alberto Chirif

El asunto de los derechos de propiedad, que es lo que plantea el Sr. Manuin, trasciende el interés de todo el país por que lo que plantea en el fondo es que se cambie un régimen de propiedad del territorio traído por los españoles hace 500 años y que el estado republicano heredó, un aspecto central de esto es dirimir si efectivamente el Estado puede seguir manteniendo el derecho de propiedad del subsuelo y del espacio aéreo, incluso por sobre el derecho de control particular de la superficie de un propietario particular. ¿Se discutirá este asunto en algún momento en el parlamento?

Añadir nuevo comentario