Perú: Pasivos del "Kingsmill Junior" siguen contaminando el RÃo Mantaro

Por Héctor Abraham Bonilla Espinal (Proyecto Mantaro Revive)

Hasta ahora nadie dice nada, y mucho menos se hace responsable por uno de los más preocupantes pasivos ambientales con los que cuenta la región Junín. Hablamos del segundo pasivo más grande que contamina el río Mantaro, la mina 1300.

Carhuacayán es un distrito de la provincia de Yauli - La Oroya, una alejada zona con la apariencia de un pueblito cuya presencia pasa desapercibida entre los cerros que la rodean.

Sin embargo, en su interior están los pasivos ambientales de lo que un día fue la mina Santa Bárbara, de propiedad de la compañía Volcan. La producción principal era el zinc y el plomo.

Son dos los peligros latentes que existen: el primero, el denominado "túnel 1300" o "Kingsmill Junior" que es una bocamina -abandonada hace más de 10 años- por la que discurren aguas con residuos de azufre, plomo y zinc contaminando el río Pallanga, afluente del río Mantaro y fuente importante para la producción de las comunidades campesinas aledañas.

No hay vida en esas aguas, y las aguas con las que se juntan, también quedan sin el oxígeno suficiente para albergar más vida, afirma Paula Meza Porta, directora del Proyecto El Mantaro Revive.

El segundo contaminante que produce el "Kingsmill Junior" es el botadero de relaves que dejó la mina -actualmente en desuso- y que abarca un área de aproximadamente 1,200m².

En este lugar se acumula el mineral desechado, incumpliendo así con uno de los principales pasos del proceso de cierre, como es el "cubrimiento del relave". Todo indica que no se cumplió con el proceso previo del colocado de geomembranas para evitar la contaminación del subsuelo.

Según el gobierno central para el 2009 se ha previsto la entrega de la planta que descontaminará el "Túnel Kingsmill", principal contaminador del Río Mantaro.

Sin embargo, es necesario hacer algo al respecto, pues existe el rumor de que la mina será reactivada cuanto antes. Por ello es necesario que el gobierno regional, la empresa minera y la sociedad civil se preocupen por iniciar la etapa de descontaminación.

Paula Meza Porta sostiene que para descontaminar las aguas del túnel 1300 la cifra a gastar debe ser similar a lo que se está invirtiendo en el túnel Kingsmill, es decir, un fideicomiso de 15 millones de dólares.

Los peruanos tenemos que hacer una economía integral; saber cuánto ganamos con la minería o cuánto perdemos, evaluar el costo-beneficio, es decir, hacer una economía más completa que beneficie a la mayoría, puntualizó.

----

Fuente: Noticias aliadas

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.