Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Reflexiones sobre las donaciones mineras, por Julio E. DÃaz Palacios*

La minería siempre ha sido y seguirá siendo una cuestión muy importante tanto en campañas electorales como en la gestión gubernamental de las autoridades elegidas, a nivel nacional, regional y local.

Recordemos, por un lado, que en la campaña política para elegir Presidente y un nuevo Congreso de la República para el periodo 2006-2011, fue un eje central de las ofertas y debates entre los principales candidatos. Aun más, el debate entre los principales candidatos, fue construyendo algunos consensos en torno a la importancia de la minería, los contratos de estabilidad jurídica y las sobre ganancias mineras. Y, por otro lado, los territorios mineros del Perú son escenarios frecuentes de conflictos socio ambientales, que ha llevado a la actual Presidencia del Consejo de Ministros a crear una unidad que haga el estudio y el seguimiento de los mismos.

En este marco, desde hace más o menos un año se ha venido debatiendo que hacer con las sobre ganancias de las empresas mineras, los alcances de los derechos que tienen los peruanos de aprovechar de estos excedentes realmente excepcionales, la pertinencia y legitimidad de estas propuestas. Así como "dialogar no es pactar" como decía el líder aprista Ramiro Prialé, el Gobierno Nacional debería interiorizar también el pensamiento de que "proponer una renegociación no es ofender ni ahuyentar las inversiones". Todo indica, lamentablemente, que en esto el Gobierno terminó aceptando las ideas de las empresas mineras.

El tema en torno a qué hacer con las sobre ganancias mineras acaba de zanjarse, por decisión del Poder Ejecutivo.

En efecto, mediante el DS 071-206-PCM, el Gobierno de Alan García, ha aceptado un "aporte económico voluntario, extraordinario y temporal" de las empresas mineras, las que han decidido aportar el 3% de sus utilidades netas del año 2006 a dos Fondos Mineros, uno local y otro regional. Esto equivale a 500 millones de soles por año, durante cinco años, es decir, 2500 millones de soles. Debe destacarse que según el analista Humberto Campodónico que las utilidades netas de las gran empresas mineras (Buena Ventura, Cerro Verde, Southern, Yanacocha, Shougan, Antamina y Barrick) es del orden de los 14, 883 millones de nuevos soles; y que según Jurgen Schuldt, las ganancias netas de todas las empresas para el año 2006 llegarían s S/.16,944 millones.

Es evidente que ha prevalecido la voluntad de las empresas mineras de ofrecer una donacion, frente a la necesidad de un Estado soberano de fijar una política clara que responda con medidas excepcionales a una situación excepcional, como es el momento que se vive de ganancias extraordinarias por los altos precios de los minerales en el mercado internacional. La incertidumbre reinará en el cumplimiento de esta donación, pues los voceros de los empresarios mineros han señalado reiteradamente que este aporte es variable, pues dependerá del comportamiento de los precios internacionales.

¿Por qué ha ocurrido esto?

Leamos lo que José Carrasco Távara, actual congresista aprista por Piura y anteriormente Ministro de Energía y Minas, en el régimen anterior del APRA (1985-1990), quien afirma: "Los empresarios mineros abusan de la seriedad del Gobierno de Alan García, que es respetuoso de los contratos. Si las empresas aceptan dar una donación es porque tiene unan excesiva sobre ganancia. Lo que pasa es que no nos dan lo que nos corresponde. Han negociado de manera amenazante. Han dicho los grandes mineros que si el impuesto a las sobre ganancias se aplica no va el aporte voluntario ¿Qué les pasa? Ellos no son dueños de los minerales".

Lo que ha pasado es pues muy claro, los mineros se han opuesto en todos los términos a un impuesto a las sobre ganancias, por lo tanto temporal, con un doble argumento: Primero si se establece tal impuesto no habrá donación, segundo, habrá una retracción en las inversiones privadas. Una lástima que el congresista Carrasco Távara, no haya dado la batalla en su partido para defender su enfoque y posición.

Imaginemos que las sobre ganancias continúen altas en el periodo 2006-2010 y que se mantenga la donación señalada, ello equivaldría que las mineras tendrían más de 80, 000 millones de soles de utilidades netas, en tanto que el aporte que darían al Perú seria de apenas 2500 millones. ¿Esto es proporcional y justo? La respuesta es obvia.

¿Qué conclusiones nos va dejando este desenlace?

1. Alan García está incumpliendo sus promesas electorales de revisar los contratos con estabilidad jurídica de las empresas transnacionales y más concretamente para establecer un impuesto a las sobre ganancias. Por mucha estabilidad jurídica que exista siempre es posible encontrar formulas para la revisión bilateral como hizo el Estado Peruano con Pluspetrol respecto a Camisea. Obviamente no correspondía una decisión unilateral de parte del Estado, pero si una estrategia de persuación y convencimiento, para que juntos Estado y empresas, procesar los acuerdos necesarios. Creemos que una vez más se otorga un duro golpe a la credibilidad en la ciudadanía sobre la política y los políticos. Que se tome esto en cuenta, para que después no se asusten ante la posibilidad de que acechan al poder los candidatos "antisistema". Lamentablemente en muchos aspectos las ofertas electorales siguen siendo propuestas para ser incumplidas.

2. Siempre se utiliza la Constitución Política vigente para sustentar o defender determinadas políticas. En este caso se ha preferido renunciar al ejercicio del derecho de establecer un impuesto a las sobre ganancias sobre la base de la norma constitucional que dice: "Los recursos naturales son patrimonio de la nación".

3. En términos políticos, el alineamiento del Poder Ejecutivo con la posición de los mineros no debería sorprendernos: El es consecuencia de que el Gobierno Nacional ha optado por mantener las políticas económicas hacia el 2011, en alianza con los grandes sectores económicos. Esto se refleja en el hecho de que casi el 100% de los empresarios respaldan su gestión, como lo reconoce la propia lidereza de Unidad Nacional, Lourdes Flores.

4. Es lamentable la falta de voluntad o la debilidad del Congreso de la República, para legislar y asumir la representación de los derechos e intereses de los ciudadanos. Se ha mandado al archivo el proyecto de ley orientado a establecer el impuesto a las sobre ganancias, sin debate alguno, sin recoger la opinión de los expertos, sin considerar los intereses de las poblaciones de las zonas mineras, sin considerar los consensos que se construyeron en la campaña electoral del primer semestre del 2006. Esto sin duda es un reflejo de que elegidos por cinco años, los ciudadanos no tienen ningún control sobre los congresistas. Distinto seria el comportamiento si hubiese renovación por tercios o mitades como también fue ofrecido en la campaña o se extendiera el derecho de revocatoria sobre los parlamentarios. Los congresistas que aun se mantienen leales con un proyecto de país, con la descentralización, con un Estado fuerte pero democrático, deberían buscar consensos para cumplir con sus ofertas. Un Poder Ejecutivo, sin contrapeso político condicionará muchos errores.

5. Es también preocupante la casi total indiferencia de los gobiernos regionales y locales en ejercicio, que frente al tema no han emitido opinión alguna, así como el hecho de que las organizaciones de la sociedad civil tan activas en otros temas y oportunidades, tampoco han tenido en este problema el protagonismo necesario.

Confiemos que los aportes de los mineros contribuyan a canalizar de manera efectiva inversiones para el desarrollo en los niveles locales y regionales, enfrentando los graves problemas de la pobreza y exclusión.

Lima, 30 de Diciembre del 2006

Julio E. Díaz Palacios, Red Perú - Iniciativas de Concertación

Fuente: Recibido por gentileza de Ernesto Fuentes Cole

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Totalmente acertado los comentarios de J. DÃaz p; opino que una vez mas los peruanos deben arrepentirse por a ver votado por el APRA a sabiendas que sus promesas eran meramente electoreras caso de la revisión de las contratas mineras, y no por debilidad del congreso sino la conplicidad del congreso. Es preucupante este tama y lo digo por que igual suerte corre Las Bambas, los apurimeños aun teniamos la esperanza de la revision del contrato con xtrata, pero como van las cosas y aun peor si el Gobierno Regional no no toma las cartas en el asunto.

Añadir nuevo comentario