Servicios en comunicación Intercultural

¡Todavía no se acaba el mundo!

- ¿Apocalipsis? ¿Profecías mayas? ¿Transformación universal?

Por Equipo Radialistas

20 de diciembre, 2012.- En estas últimas semanas y meses nos han bombardeado con correos de alerta:  ¡El 21 de diciembre 2012 se acaba el mundo!

Dicen que los mayas lo profetizaron. Que estamos en el último baktún del ciclo solar. Que va a darse un cambio magnético en la Tierra, un desplazamiento de su eje de rotación que provocará un terrible cataclismo. Que el Sol recibirá un rayo sincronizador proveniente del centro de la galaxia. Que nos va a caer en la cabeza un asteroide similar al que acabó con los dinosaurios.

Y no ha pasado nada. Ni va a pasar. Nuestra Tierra seguirá dando vueltas como lo hace desde hace 4 mil 600 millones de años. Y le faltan todavía muchas vueltas que dar.

Hoy, 21 de diciembre 2012, solsticio de invierno en el Norte y de verano en el Sur, será un día como tantos. Y mañana el Sol se levantará en el horizonte y nos saludará con su luz y su calor.

Los mayas fueron muy sabios. Conocían los eclipses y el movimiento de los planetas. Fueron los mejores astrónomos y descubrieron el número cero. Pero no tenían instrumentos para medir las dimensiones descomunales que hoy conocemos del Universo (¿o Multiverso?).

Con las observaciones realizadas por el telescopio Hubble, la ciencia actual permite calcular que nuestra galaxia, la Vía Láctea, se estrellará con la galaxia vecina, Andrómeda, dentro de unos 4 mil millones de años. ¡O sea, podemos dormir tranquilos por un buen tiempo!

Lo que nos intranquiliza no son los estrellas ni los planetas que cumplen sus órbitas con rigurosa puntualidad. El problema somos nosotros, los seres humanos. En realidad, no necesitamos ninguna catástrofe de afuera porque la Humanidad se está destruyendo desde dentro.

El apocalipsis no viene del cielo ni de ningún meteorito. El apocalipsis lo estamos fabricando en los arsenales nucleares, en las transnacionales farmacéuticas y de transgénicos, en las empresas mineras a cielo abierto, en los bancos usureros y en las bolsas de antivalores.

Lo fabricamos en reuniones inútiles como la última de Doha donde los países ricos no quieren ceder ni un milímetro para enfrentar el cambio climático. Esos, los depredadores de la Pacha Mama, son los verdaderos arquitectos del fin del mundo.

Pero no nos pongamos tristes, que andamos de fiesta. El mundo no se acabó todavía. Y podemos decir con entusiasmo que hoy es el primer día del resto de nuestras vidas. Así que, con el permiso de malos agoreros, les mandamos esta linda felicitación.

----

Imagen cortesía de: Nuevodiarioweb.com.ar y Justdada.tumblr.com

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Psicosocial de mercado bèlico, para venta de armamentos como el negocio màs lucrativo del capitalismo. Pues los yanquis, han provocado guerras para activar su industria bèlica: el ataque a Pearl Harbor y la guerra yanky-nipona, el asesinato de Kennedy y la guerra de Vietnam, la demoliciòn de las Torres Gemelas y la guerra contra Irak. Los mercados de paz,con los bienes de consumo que sostienen la vida humana, ya no resultan de altas ganancias; ahora son el narcotràfico, las guerras y toda maldad. EL SOCIALISMO COMO ETAPA SUPERIOR DE LA HUMANIDAD, ESTÀ VIGENTE, ANUNCIEMOS EL SOCIALISMO SIN TEMOR QUE NOS CALUMNIEN DE "terroristas", ¡bah!

Añadir nuevo comentario