Servicios en comunicación Intercultural

Chile: Decretan zona de catástrofe en 8 comunas del país Mapuche por "terremoto blanco"

Foto: Agencias

Azkintuwe, 27 de julio, 2011.-  La medida fue anunciada el pasado miércoles por el Presidente Sebastián Piñera, quien informó que esto permitirá contar con "más instrumentos" para ir en ayuda de los habitantes de la zona. Cientos de comunidades pewenche en completo aislamiento.

Ante los graves efectos de las intensas nevazones que han afectado el sector cordillerano del País Mapuche, el Gobierno decidió decretar zona de catástrofe en ocho comunas, para contar con mayores recursos para ayudar a la población.

Se trata de Lonquimay, Curarrehue, Melipeuco, Curacautín, Cunco, Vilcún, Pucón y Villarrica, ubicadas en el interior de la región, donde en total habría unas 16 mil personas aisladas.

"El Gobierno ha resuelto ir en ayuda de los damnificados, especialmente de Lonquimay, declarando esa zona como zona de catástrofe, lo cual nos permite más instrumentos para ayudar a esos chilenos que hoy día están viviendo tiempos de adversidad", informó el Presidente Sebastián Piñera, de visita en Nacimiento, en la Región del Biobío.

En la oportunidad, Piñera señaló que "la región de Arauco está pasando por momentos muy difíciles" debido a "los estragos que han causado estas tremendas nevazones, después de haber sido afectada también por la erupción de un volcán (el Cordón Caulle) que sigue tirando cenizas".

En tanto, el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, informó en La Moneda que también solicitaron al Ministerio de Defensa que, a través de las Fuerzas Armadas, ayude a tender "un puente aéreo que permita rescatar o ayudar a los cerca de 16 mil compatriotas que en distintas zonas de estas comunas se encuentran aislados" debido a la nieve.

Indicó que también instruyeron al Ministerio de Obras Públicas para que "agilice y disponga toda la capacidad de maquinaria disponible y arrendemos toda la que sea necesaria para que las rutas, los caminos principales, secundarios y vecinales, también sean despejados con la mayor prontitud posible" para restablecer la conectividad.

Durante esta tarde se espera que el ministro de Defensa, Andrés Allamand, junto a los subsecretarios del Interior, Rodrigo Ubilla, y de Agricultura (s), Gustavo Rojas, arriben a Lonquimay para analizar en terreno la situación.

Producto de las fuertes nevazones que han afectado a la zona, más de cinco mil personas permanecen aisladas. Además la onda polar de los últimos días –con temperaturas mínimas de hasta 15 grados bajo cero– ha congelado el agua de las cañerías y hasta el combustible de los vehículos. Para hoy se esperaba un nuevo sistema frontal.

Tregua de dos días

Sólo dos días de tregua les dio el mal tiempo a los habitantes de Lonquimay que están enfrentando los efectos de las peores nevazones de los últimos 16 años. Sin embargo, y luego de que a comienzos de semana dejara de nevar, el pronóstico indica que un nuevo frente afectará a la zona.

No obstante, estos dos días despejados han ayudado en algo a mejorar la situación, especialmente de las miles de personas que se encuentran aisladas debido a la gran acumulación de nieve en los distintos caminos, que en algunos casos supera los dos metros de altura.

El director de Onemi de La Araucanía, Freddy Rivas, informó que ya se han reabierto las rutas más importantes de la comuna y se sigue trabajando –con maquinaria de Vialidad y otra dispuesta con fondos del Ministerio del Interior– para restablecer la conectividad en los caminos vecinales.

De acuerdo a las estimaciones de Onemi, cerca de cinco mil personas continúan en situación de aislamiento. "A medida que se abren los caminos se va reduciendo el número de aislados. Van a ir disminuyendo a medida que las máquinas vayan despejando las rutas", señaló.

El funcionario indicó además que se trabaja en establecer un "puente aéreo" con las zonas que se encuentran más aisladas para poder enviarles cajas con alimentos a través de helicópteros de Carabineros y de la Fuerza Aérea.

A medida que se habilitan las rutas, también se ha ido reestableciendo la electricidad en la zona, debido a que las brigadas han logrado llegar a las zonas de más difícil acceso que permanecían sin suministro debido al mal tiempo.

Rivas indicó que la electricidad ha retornado a cerca del 90% de la comuna de Lonquimay y que cerca de 500 personas todavía se encuentran sin servicio, la mayoría de las cuales reside en los lugares más apartados.

Reabren paso fronterizo

Durante esta mañana también fue reabierto el paso fronterizo de Pino Hachado, lo que permitió que cerca de 500 camiones que permanecían varados en el sector pudieran transitar desde y hacia Argentina. Rivas destacó la importancia de reabrir el paso debido a que por ahí transita gran parte de la carga que abastece a la zona austral de Chile, tras el cierre del paso Cardenal Samoré debido a la erupción del Cordón Caulle.

No obstante, a partir de mañana se espera la llegada de un nuevo frente de mal tiempo a la zona. Según el pronóstico de la Dirección Meteorológica, éste llegaría la tarde del miércoles y se extendería durante todo el jueves.

Aunque están pronosticadas nuevas nevazones, se espera que sean un poco menos intensas que las del pasado fin de semana, en que, según los habitantes, nevó más que en 1995, cuando se produjo el "terremoto blanco".

Sobre este nuevo panorama, el director regional de Onemi comentó que "uno quisiera decir que lo peor ya ha pasado, pero éstos son fenómenos que se pueden predecir con apenas dos o tres días de anticipación, así que no hay nada más que hacer que esperar a que termine de nevar".

Consultado sobre si se debería decretar zona de catástrofe, señaló que en las actuales condiciones "no es necesario" ya que se cuenta con los "instrumentos adecuados" para enfrentar esta situación.

"Colocar estas comunas en alerta roja permite concentrar todos los recursos para dar una respuesta frente a esta emergencia, así que creo que estamos con el instrumento adecuado para poder enfrentar la emergencia", subrayó.

Niños de Quinquen

El Director Regional de la Junaeb, Ricardo Barría, informó que de los 30 albergados en los recintos habilitados de Lonquimay ya fueron trasladados a sus hogares la mayoría de los niños y adultos que permanecieron desde el fin de semana en la Casa de Acogida y Escuela Fronteriza de la comuna, sin embargo, siete niños de la localidad de Quinquén aún continúan refugiados en el establecimiento, luego de un infructuoso intento por retornar a sus hogares producto del nuevo frente de mal tiempo.

Barría indicó al periódico La Opinión que durante su permanencia en los hospedajes transitorios, los niños han recibido sus comidas diarias completas gracias al Programa de Alimentación de Emergencia de Junaeb, a la espera de poder volver a sus casas a pasar las vacaciones de invierno.

“Afortunadamente algunos niños ya pudieron retornar junto a sus familias luego de quedar imposibilitados de continuar camino a sus hogares producto el corte de caminos interiores, situación que está siendo subsanada gracias al trabajo coordinado del Comité de Emergencia del Gobierno que desde el primer día ha desplegado sus fuerzas en la zona cordillerana. Mientras tanto, Junaeb continúa entregando su servicio a los siete niños que quedan en el albergue de la Escuela Fronteriza” puntualizó Ricardo Barría.

El Director Regional de Junaeb manifestó su satisfacción por la labor realizada por la Institución durante los días en que les ha correspondido proporcionar comida caliente a las personas damnificadas por el terremoto blanco y a su vez reiteró que el Programa de Alimentación de Emergencia estará operativo durante el tiempo que sea necesario “estamos preparados para recibir más albergados si se necesita, con alimentación disponible de inmediato, ya sea en Lonquimay o en las comunas que lo requieran".

Solicitan visita de Piñera

El alcalde de Lonquimay, Guillermo Vásquez, valoró que el Gobierno finalmente haya declarado a la comuna como zona de catástrofe debido a los efectos de las intensas nevazones, aunque sostuvo que se perdieron varios días "valiosos" antes de ir en ayuda de la población.

"Queremos reconocer la voluntad del señor Presidente de declarar a estas comunas en zona de catástrofe. La reacción ahora está siendo oportuna, ahora todo el mundo está coordinándose y nos parece bien", señaló el edil a 24 horas. No obstante, remarcó que "hemos perdido cuatro a cinco días, que son valiosos, pero aún estamos a tiempo y tenemos la confianza de que juntos vamos a salir adelante".

Además de la declaración de zona de catástrofe, el alcalde pidió que el Presidente de la República y sus ministros se trasladen al lugar de la emergencia para que coordinen desde allí todas las operaciones y la ayuda a la población. "Este decreto de catástrofe debe sumarse a la visita del señor Presidente con su equipo de ministros, especialmente a Lonquimay, que es la zona más afectada. El Gobierno debe instalarse en Lonquimay con todo su aparataje", indicó.

Sostuvo que "así como rescataron a los 33 mineros, hoy día el Gobierno debe venir a rescatar a los pehuenches y colonos que estamos sepultados bajo la nieve". Detalló que en Lonquimay urbano -donde viven cuatro mil personas- las bajas temperaturas han reventado una gran cantidad de cañerías, "dificultando aún más nuestra sobrevivencia porque ya el hielo es insoportable".

Mientras que en el sector rural el mayor problema es la conectividad debido a que la nieve ha bloqueado las rutas, por lo que se requiere con urgencia trasladar a la zona más maquinaria para despejar los caminos. "Tenemos zonas con acumulación de nieve de más de dos metros y medio, hemos tenidos hasta 23 grados bajo cero, éste es un verdadero tsunami blanco", remarcó el alcalde.

El edil dijo esperar que "esto no sea una noticia de un minuto", sino que el Gobierno desarrolle un plan a largo plazo para ayudar a la comuna, la que pide que sea declarada "zona extrema".

----

Fuente: Azkintuwe: http://www.azkintuwe.org/20110720_002.htm

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario