Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Seguridad alimentaria: Buscando alternativas para acabar con el hambre

Por Revista Agraria

31 de octubre, 2010.- El 42.7 % de la población rural del país sufre de déficit calórico en su alimentación. Aunque estudios internacionales dicen que la agricultura orgánica es una buena alternativa para mejorar la producción alimentaria, en el Perú hay trabas para su promoción.

Según datos de 2009, casi la tercera parte de la población nacional (29.1%) sufre de déficit calórico en su alimentación, proporción que llega al 42.7% entre la población rural (ver Agrodata). Es decir, un gran porcentaje de los hogares en el ámbito rural no llegan a consumir un nivel mínimo de calorías para vivir.

Mientras tanto, estudios internacionales demuestran que la agricultura orgánica puede ser una buena alternativa para mejorar la producción de alimentos. A continuación, un repaso del estado de la seguridad alimentaria y de la viabilidad de la agricultura ecológica como alternativa para luchar contra el hambre en el Perú.

La falta de políticas y de ejecución de estrategias sólidas en seguridad alimentaria impide que se acabe con el hambre y la desnutrición en cada rincón del país. Y las adversas consecuencias de esta situación para el futuro, no solo alcanzan al individuo mal alimentado, sino que también afectan profundamente la economía nacional (incremento de los costos de salud, de educación, y disminución de la productividad de la población y de sus capacidades de desarrollo socioeconómico) (1).

En un estudio publicado por la Cepal, se determinó que el costo que ocasionará la desnutrición de los niños que en 2005 son menores de cinco años alcanzará los US$345.7 millones, cifra que resulta, en gran medida, de la estimación de pérdidas potenciales de productividad durante la vida laboral (cuando estos niños tengan entre 15 y 64 años) (2).

¿Pero de qué se habla al mencionar el término seguridad alimentaria? Según la definición que brinda la FAO, hay seguridad alimentaria cuando

«todas las personas tienen en todo momento acceso físico, social y económico a los alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfagan sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida sana y activa».

Según el Minag, los principales problemas de inseguridad alimentaria se dan por el acceso: específicamente, los niveles de ingreso.

En ese sentido, la seguridad alimentaria está estrechamente vinculada a la evolución de la pobreza, y, de manera especial, de la pobreza extrema; y como la gran mayoría de pobres extremos aún se con centra en el sector rural, entre los grupos de mayor riesgo en términos de seguridad alimentaria están los agricultores de subsistencia y los trabajadores agrícolas sin tierra (3).

«La falta de políticas y de ejecución de estrategias sólidas en seguridad alimentaria impide que se acabe con el hambre y la desnutrición en cada rincón del país.»

Actualmente, el 42.7% de la población rural sufre de déficit calórico en su alimentación. Una de las formas de enfrentar la inseguridad alimentaria es aumentando la productividad del agro.

La competencia por el agua —muy en boga en los últimos tiempos— y la tendencia a concentrar la propiedad rural en desmedro de la pequeña propiedad, intensifican la vulnerabilidad de estos grupos.

«Pese a que en 2004 se aprobó la Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria 2004-2015 (D.S. 0662004-PCM), este documento parece dormir el sueño de los justos.»

Una de las mayores limitaciones para la seguridad alimentaria es la falta de políticas nacionales y sectoriales adecuadamente coordinadas. Pese a que en 2004 se aprobó la Estrategia Nacional de Seguridad Alimentaria 2004-2015 (D.S. 0662004-PCM), este documento parece dormir el sueño de los justos.

Las responsabilidades están diluidas en el Consejo Interministerial de Asuntos Sociales (CIAS), pero actualmente no se vienen trabajando los ejes estratégicos planteados en el documento (4). Si bien se están ejecutando programas sociales, como Crecer y Juntos, estos no son lo mismo que la aplicación de una estrategia. Pero la ausencia de una política en torno a este tema no sorprende, dada la opinión del presidente Alan García al respecto: «Es una idea [la seguridad alimentaria] que ya no sirve en el mundo» (5).

Para el economista Eduardo Zegarra, lo que se requiere es un Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria Multisectorial, y con participación de los gobiernos regionales y locales, más representantes elegidos de la sociedad civil. Este consejo debe orientar al presidente y los ministros en las medidas más apropiadas, usando la mejor información disponible y calibrando en forma adecuada los criterios de eficiencia y equidad.

En contraposición, Hugo Wiener —experto en políticas agrarias y desarrollo rural— señala que, si lo que se busca es enfrentar episodios de inseguridad alimentaria y carestía que afectan más allá de la población en inseguridad permanente, se requeriría de un grupo de tarea que administre el balance de la oferta y demanda alimentaria. «Probablemente, la responsabilidad política podría recaer en alguna dependencia especializada en Agricultura. Creo que hay que actuar en ambos frentes, pero nada conseguiríamos con un grupo consejero de políticas, cuando hay tantos espacios para las acciones multisectoriales».

Agricultura ecológica como alternativa

Según el estudio publicado por Catherine Badgley en Renewable Agricultura and Food Systems, de la Universidad de Michigan (2007), el sistema utilizado por la agricultura orgánica llega, en promedio, al 92% del rendimiento de la agricultura moderna (que utiliza agroquímicos), pero produce 80 % más que la agricultura tradicional.

A decir de estos investigadores, los métodos orgánicos podrían producir suficientes alimentos para mantener a la población mundial, y quizá a una mayor, sin agregar más tierras a la producción.

Asimismo, conforme a un estudio sobre métodos agroecológicos (6), el rendimiento medio de los cultivos ecológicos alcanza el 79%. Esta investigación fue la que llevó a Olivier de Shutter —relator especial de la ONU— a afirmar que «en lo que a seguridad alimentaria mundial se refiere, el rendimiento de la agroecología supera ya al de la agricultura industrial de gran escala».

La desnutrición afecta profundamente la economía nacional porque disminuye la productividad de la población y sus capacidades de desarrollo socioeconómico.

Estos estudios echarían por los suelos la creencia de que la agricultura orgánica no puede hacer crecer la productividad agrícola, pero ¿qué tan viable es la transición de agricultura tradicional a agricultura orgánica en nuestro país?

Según Fernando Alvarado —uno de los principales impulsores de este tipo de agricultura en el Perú—, son evidentes las bondades de este sistema: mejora la nutrición y la salud, se adapta a condiciones climatológicas difíciles, fortalece la agro-biodiversidad, es adecuada para la pequeña agricultura (porque ahí desarrolla su capacidad), tiene como base el conocimiento campesino, etc. Sin embargo, actualmente hay barreras para la transición de un mayor número de agricultores tradicionales al sistema ecológico u orgánico.

«Tenemos como unos 50 mil productores ecológicos en 300 mil hectáreas. Para lograr una mayor transición, necesitamos tecnología y asesoría técnica suficientes para todos los agricultores que quieren hacer el cambio a agricultura orgánica», revela. Asimismo, cuenta Alvarado, si bien hay una Ley de Fomento y Promoción de la Agricultura Ecológica, aprobada en 2008, aún no se ha aprobado su reglamento.

«Gracias a la Comisión Nacional de Productos Orgánicos (Conapo) pudimos trabajar esta ley, pero ya la Conapo se desactivó, y tampoco tenemos la ley. Entonces, nos quedamos sin instancias, desde el gobierno, para discutir y promover la agricultura orgánica», añade.

La agricultura orgánica podría ser una alternativa para mejorar la productividad de la agricultura tradicional —y, por ende, agregar su granito de arena en el tratamiento de la seguridad alimentaria—, pero para ello se requiere un mayor compromiso del Estado y de diversos sectores. Por lo pronto, según Wiener, la única forma de satisfacer una mayor demanda de alimentos es aumentando la productividad:

«Si se incorporan miles de hectáreas con nuevas irrigaciones; si esa mediana y pequeña agricultura viable encuentran más mercado con el crecimiento de las ciudades y desarrollan su propio nicho exportador, no tendríamos por qué angustiarnos por lo que pueda ocurrir en los siguientes diez años.»

Notas:

(1) El costo del hambre. Impacto social y económico de la desnutrición infantil en el Perú. Cepal, 2005: http://www.onu.org.pe/upload/documentos/pma_costodelhambre_resumen.pdf.

(2) El costo del hambre. Impacto social y económico de la desnutrición infantil en el Perú. Cepal, 2005.

(3) Informe nacional de seguridad alimentaria 2002. Dirección General de Información Agraria - Minag: http://www.lib.utexas.edu/benson/ lagovdocs/peru/federal/agricultura/ Informe%20Nacional%202002.pdf.

(4) Protección social de los grupos vulnerables; competitividad de la oferta alimentaria nacional; fortalecimiento de las capacidades para el manejo de riesgos en seguridad alimentaria a nivel local, regional y nacional; y marco institucional a nivel local, regional y nacional, para modernizar la gestión en seguridad alimentaria.

(5) Entrevista en el diario Expreso, 6 de setiembre de 2010

(6) Jules Pretty, Universidad de Essex (Reino Unido).

----

Fuente: La Revista Agraria. Año 11, No. 123, octubre 2010.  Publicación del Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES). Se distribuye gratuitamente con La Republica el último miércoles de cada mes.

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario