Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Participación ciudadana en políticas públicas forestales

Por Rodrigo Arce Rojas

25 de octubre, 2010.- Aunque la formulación de políticas públicas corresponde a los gobiernos su construcción requiere necesariamente de la participación activa de todas y todos los involucrados con la finalidad de negociar y conciliar los diversos intereses que están en juego.

Con la evolución conceptual de la gobernabilidad ya no estamos hablando únicamente sobre la forma cómo se ejerce el poder sino, fundamentalmente, de la forma cómo se definen arreglos estructurales y procedimientos apropiados para la toma de decisiones donde tanto las autoridades y los gobernados tienen la posibilidad de establecer acuerdos y consensos. Esta forma de vinculación y proceder permite que el sistema político se dé en un marco de eficiencia, legitimidad y estabilidad.

FAO-ECE-ILO (2000) definen la participación pública en cuestiones forestales como “Varias formas de inclusión del público donde la gente, en forma individual o a través de grupos organizados, puede intercambiar información, expresar opiniones y articular intereses, y tiene el potencial de influenciar decisiones o la resolución de cuestiones forestales específicas.

Desde la perspectiva de Derecho Ambiente y Recursos Naturales y Global Witness (2010) la participación ciudadana en los procesos de formulación de políticas públicas facilita la equidad en la toma de decisiones entre agentes con desiguales cuotas de poder; y mejora el nivel de conocimiento, influencia y control sobre los medios de vida de la población, incluyendo las iniciativas de desarrollo que los afectan.

Con la puesta en marcha de las audiencias públicas y los procesos de consulta sobre propuestas normativas forestales se presenta una oportunidad para que los actores involucrados puedan revisar la consistencia y pertinencia no sólo de los contenidos sino también del espíritu de la propuesta de norma. Este es un proceso complejo que busca lograr coherencia e integración de las diversas perspectivas de los actores. Para el efecto se requiere que todos los actores participantes del proceso actúen de buena fe y de manera constructiva. En tal sentido existe una orientación sinergética donde la participación de las partes permite enriquecer la norma y lograr sintonía con las diferentes realidades con las que interactúa.

Es interesante capitalizar las experiencias existentes sobre procesos de participación ciudadana en la formulación de políticas públicas. Al respecto la Estrategia Nacional Forestal de Canadá para el quinquenio 1998-2003 (citado por Connor, 1999) establece tres principios fundamentales:

    - la participación ciudadana en políticas forestales y procesos de planificación es esencial, y significa obligaciones y responsabilidades para todos los involucrados

    - para que la participación ciudadana sea efectiva se requiere de un proceso abierto, justo y claramente definido, con procedimientos aceptados y plazos específicos para tomar decisiones

    - para que la participación ciudadana sea efectiva se requiere contar con información actualizada de una variedad de fuentes, incluyendo bases de datos forestales del sector público.

      En esa misma dirección según la incorporación de la participación ciudadana en la gestión pública de la Corporación Nacional Forestal de Chile se fundamenta en los siguientes ejes programáticos: i) Derecho ciudadano a la información pública, ii) Gestión pública participativa, iii) Fortalecimiento de la sociedad civil, y iv) No discriminación arbitraria y respeto a la diversidad (CONAF, 2009).

      La participación ciudadana es un ejercicio de profundización de la democracia y apunta a fortalecer los esquemas de buen gobierno. El papel de las autoridades es generar condiciones objetivas y subjetivas para favorecer genuinos procesos participativos. Por ello, como se ha visto en las experiencias internacionales, la información es clave. Contribuye además un enfoque intercultural, asociada a una activa capacidad de escucha, para entender los diferentes significados, símbolos y sentidos que fluyen en procesos de gestión de la diversidad.

      Los factores que dificultan la participación ciudadana no refieren únicamente a la falta de comunicación o debilidad de la información. La percepción de corrupción, ineficiencia, intolerancia, insensibilidad o impertinencia en el accionar de las autoridades aparecen como factores disuasivos de la participación o en el espíritu de la participación ciudadana. Por tal razón la transparencia del proceso es un aspecto central.

      Desde la sociedad civil vemos diferentes grados de entendimiento de la participación, diferentes grados de involucramiento, así como diferentes grados de afecto al proceso. Según estos factores podríamos elaborar una compleja tipología de participantes. Lo interesante es evaluar en qué medida convertimos la participación periférica a una participación activa y comprometida sobre la base de la comunicación asertiva y profundo sentido constructivo para mejorar las propuestas que están en discusión.

      En esta discusión es importante mencionar que los derechos de los unos terminan donde comienzan los derechos de los otros. Es legítimo defender intereses de grupos particulares pero sensato es armonizar los intereses del grupo con los intereses del país. El reconocimiento de los derechos no se basa en una cuestión demográfica cuantitativa ni de innecesarias categorías de ciudadanía. Por tal razón tampoco es posible apelar al interés nacional cuando tácita o explícitamente se está buscando favorecer intereses económicos o políticos. La buena fe, como es obvio, debe darse desde ambos lados.

      Lo ideal en un proceso participativo es lograr consensos. El consenso se basa en la creencia fundamental de que cada individuo posee una parte de la solución, y que es posible, y de hecho necesario y beneficioso, que todos los actores tengan el espacio y la oportunidad de participar con su voz y perspectiva en la toma de decisiones que les afectan (Silberman, 2003).

      Hay que indicar, sin embargo, que los procesos de participación pública no son predeterminantes. Ayuda a que las autoridades puedan tomar finalmente las mejores decisiones tomando en cuenta los aportes recogidos en el proceso. Los resultados finales reflejarán la medida en que se ha producido entendimiento, el grado de respeto al proceso y a los actores participantes, el espíritu de inclusión y equidad y la visión de sostenibilidad de las autoridades. Así mismo, conoceremos la voluntad de fortalecer la democracia, el buen gobierno sobre la base de una cultura de diálogo generativo y una cultura de paz.

      Bibliografía revisada:

      CONAF, 2009. Resolución N° 152/2009: Aprueba Orientaciones Generales sobre Participación Ciudadana de la Corporación Nacional Forestal. Disponible en: http://otros.conaf.cl/?unidad=11&seccion_id=SitioPart_NormaGeneral. Acceso el 29 de octubre

      Connor, Desmond. 1999. Participación Ciudadana en la Actividad Forestal. Disponible en: http://www.islandnet.com/~connor/espanol/forestal.html. Acceso el 29 de octubre del 2010.

      Derecho Ambiente y Recursos Naturales y Global Witness. 2010. El Informe Anual 2009 sobre la Transparencia en el Sector Forestal Peruano. Mejorando la Gobernanza a través de la transparencia.

      FAO-ECE-ILO. 2000. Public Participation in Forestry in Europe and North America Committee on Forest Technology, Management and Training. Report of the Team of Specialists on Participation in Forestry. Forestry ILO Working Paper No 163. Ginebra: International Labour Organization.

      Silberman, Alejandra. 2003. Toma de decisiones por consenso: ¿una herramienta para mejorar la participación efectiva? En. Segundo Seminario Internacional. Procesos y mecanismos de participación y construcción de capital social para un efectivo manejo de los recursos naturales. Valdivia, pp: 263-268

      ---

      * Rodrigo Arce es Ingeniero Forestal. Su correo es: [email protected]

      Valoración: 
      0
      Sin votos (todavía)

      Comentarios

      Me parece bien que la sociedad civil participe, con politicas de propuestas fundamentadas en experiencias de otros paisas en temas forestales, pero aca deben estar los grandes autores materiales de esta deforestaciòn, los aserraderos, los industriales de la madera, los acopiadores, los sembradores de coca, todos aquellos que han contribuido en pelar nuestros bosques en provecho propio. El Estado deberia poner como los organizadores a las universidades que manejan estos temas de reforestaciòn, con presupuestos adicionales. No esperemos los ultimos momentos de la agonia de nuestra amazonia.

      Rodrigo Arce. te felicito por tu iniciativa, me parece bien que se haga algo por la selva, pero lo que indigna es la pasividad por parte de estado en la destrucciòn de Madre de Dios, es necesario politicas mas radicales con todo aquello que sea maquinaria que mueva LOS FONDOS DE LOS RIOS.

      Añadir nuevo comentario