Colombia: ¿Los indígenas se pueden vestir de verde?

- ¿Es el partido verde una opción política para los pueblos indígenas y afrocolombianos?

    Por Efraín Jaramillo Jaramillo, Colectivo de Trabajo Jenzera

    10 de abril, 2010.- El genocidio de la conquista, las epidemias, la aculturación forzada y la espiritualidad reprimida por la manipulación misionera, condujeron en lapsos de tiempo relativamente cortos, a que se desplomaran las sociedades indígenas. Estos colapsos fueron tan desastrosos que impidieron a estos pueblos reponerse y repensarse durante toda la era colonial. Cinco siglos después, tenemos una larga lista de pueblos indígenas desaparecidos en América.

    Pero los que sobrevivieron no salieron ilesos. Fuera de algunos grupos que permanecieron por razones geográficas en un absoluto aislamiento (algunas regiones del Amazonas), la mayoría sufrió la política de los imperios coloniales, perdiendo bienes y territorios. Ante todo su libertad.

    Algo similar sucedió a los pueblos afrocolombianos, que fueron arrancados de sus territorios en África. Todos, indios y negros fueron confinados en minas y haciendas para sostener con su mano de obra esclava los imperios coloniales que los subyugaron y forjar la acumulación básica del naciente capitalismo. No se ha reconocido, fuera de algunos discursos de plaza pública, el verdadero aporte que han hecho estos pueblos a Colombia, a su independencia y a la construcción de la nacionalidad.

    Como resultado de esta historia de violencia, opresión y humillación, hoy perduran muchos pueblos, comunidades y familias indígenas y negras viviendo en la miseria, sin tierras suficientes y fértiles, algunos por fuera de sus territorios, la mayoría de ellos subsistiendo en condiciones indignas y con identidades ‘reprimidas’. Indudablemente una situación que avergüenza a todos los colombianos.

    * * * * *

    La historia política de Antanas Mockus y de Sergio Fajardo está, desde sus orígenes, vinculada a los pueblos indígenas. Para las dos alcaldías más importantes que ha tenido el país, la de Mockus en Bogotá y la de Fajardo en Medellín, fue la Alianza Social Indígena la que colocó el aval, cuando ningún partido político daba un peso por estas candidaturas. Cuando se inicia este recorrido por conquistar un espacio de gobierno alternativo en las dos más importantes ciudades de Colombia, Mockus y Fajardo contaron con la confianza y el apoyo de los pueblos indígenas. Esa amistad ha persistido. Y consideramos que debe seguir madurando y ampliandose, más allá de los compromisos históricos que unen a Antanas y a Sergio con los indígenas, buscando una alianza más orgánica, donde los intereses de los indígenas se sientan representados en el partido verde. Pero esto, como toda construcción política, es un proceso que se forja en el diario trajinar.

    También a los pueblos afrocolombianos los une con Antanas y Mockus una vieja amistad, pues ninguno de los dos se imagina a una Colombia sin indígenas y afrocolombianos. Ante todo no conciben una Colombia donde estos dos pueblos no puedan ejercer el derecho de gobernar sus comunidades y decidir sobre los destinos de sus regiones, que fue el espíritu de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991, que también por primera vez en la historia republicana, puso las bases para superar la negación de estas áreas de civilización y cultura, básicas para construir en Colombia una nueva institucionalidad humanista que reconozca el valor y el aporte de todos los grupos socio-culturales en la construcción de la Nación. De no poder estos pueblos ejercer estos derechos, seguiríamos encubriendo y reprimiendo sus identidades, manteniendo abiertas las puertas a toda clase de ignominias, aplazando la posibilidad de construir un país moderno, realmente pluricultural y tolerante.

    Peor aún, bloqueando la perspectiva de transformar lo que ha sido violencia y opresión en un nuevo encuentro fértil. Más que encuentro, un reencuentro del país mestizo con esa extraordinaria riqueza de proposiciones espirituales, ideológicas y políticas, que han manifestado los pueblos indígenas y afrocolombianos en estos últimos años.

    * * * * *

    Abogamos entonces, porque este año 2010 sea el año del cambio para todos los colombianos. Sea el año de ruptura. Sea el año en que demos unos pasos firmes en la búsqueda de una combinación acertada, tolerante e igualitaria de las diferentes experiencias políticas y vías históricas de los diferentes pueblos y grupos sociales que conforman la Nación colombiana, incluida la mestiza y blanca, como punto de partida en la producción de nuevas condiciones para el desarrollo social, económico y político que garanticen la convivencia.

    Los logros alcanzados en la Constituyente por el movimiento indígena y la emergencia del movimiento negro, hacen hoy día imposible seguir pensando e identificando a la Nación colombiana sólo con la tradición espiritual de occidente, por grande y fértil que ésta sea.

    * * * * *

    No obstante, las masacres a indígenas y afrocolombianos para apoderarse de sus territorios y sus riquezas, han abierto grandes heridas en estos pueblos y pone en evidencia la incapacidad de aquellos intereses económicos egoístas, intolerantes e intransigentes, que tienen el poder en Colombia, para entender un propósito civilizatorio nuevo, diferente a los anteriores, basado en la coexistencia y no en la eliminación de las diferencias culturales. Un proceso civilizatorio amplio y cargado de humanismo que evite la homogenización y empobrecimiento de la diversidad social, política y cultural.

    Estamos convencidos que Antanas y Sergio van a iniciar este proceso civilizatorio. Es una nueva oportunidad que tiene Colombia. De no iniciarse este proceso, estaríamos persistiendo en la actitud ramplona y suicida que ya ha tomado rumbos irreversibles, si vemos la multitud de expresiones culturales que han desaparecido para siempre.

    Pero los intereses económicos, que han gobernado a Colombia, últimamente ligados a poderes mafiosos no conocen, ni aceptan un mundo diverso y múltiple. Y van a tratar de impedir que se haga realidad ese otro mundo posible de la multiculturalidad y del desarrollo con inclusión social y respeto a todas las formas de vida.

    La Asamblea Nacional Constituyente de 1991, atípica en su conformación, como hoy día sabemos, estuvo en gran parte dispuesta a renovar los instrumentos legales en favor de los grupos étnicos. Estos logros, no obstante, están todavía lejos de realizarse y vienen siendo sistemáticamente abolidos por las políticas neoliberales de las administraciones posteriores. Dependerá de la capacidad política del movimiento indígena y del afrocolombiano y su fuerza ideológica, para que estos logros constitucionales, que tanto esfuerzo costaron, se traduzcan en beneficios para sus pueblos. Ante todo para evitar que estos derechos sean derogados, como es la tendencia del momento.

    La Alianza Social Indígena recoge la experiencia de lucha y perfil ideológico más destacado del movimiento indígena, que ha colocado como divisas de sus luchas lo más valioso de sus comunidades: el estilo de vida comunitario, el apego a la tierra, el respeto a la naturaleza, la reciprocidad, modestia y sobriedad en el manejo de las relaciones de producción y consumo. Estos son valores que son apreciados y son motivo de orgullo para todos los colombianos. Tienen los indígenas un ascendiente ético para mostrarle el camino a Antanas y Sergio. Es por eso que creemos que en la coyuntura política actual, el partido verde es la mejor tribuna que tienen los indígenas para exponerle al país el tipo de sociedad que quieren construir.

    Es la hora de que entremos a la ofensiva para avanzar, por lo menos para superar el gobierno que ha posibilitado que indígenas, afrocolombianos y campesinos sean desarraigados de sus territorios. Para recuperar la legalidad, para recuperarle el Estado a las pandillas que hoy gobiernan en todas las regiones del país. Para construir el país que todos los colombianos queremos, incluyente en lo económico y político, pero también en lo social y cultural.

    Los indígenas han estado actuando en el plano de la resistencia y de la defensa de sus territorios. Pero es la hora de actuar también para cambiar al país y las formas clientelistas de hacer política. Esta es una dimensión política e ideológica de mayor envergadura, pues abre la perspectiva de realizar en la práctica y unidos, una opción de desarrollo regional y nacional que reconozca la participación activa de los grupos étnicos, con sus experiencias, sus conocimientos, sus soluciones, sus organizaciones y sus aspiraciones, dentro de una política general que establezca y garantice un margen de autonomía en la gestión de sus intereses. Esa es una opción política que podemos ayudar a construir en el partido verde, pues no queremos que los indígenas tengan que repetir las palabras del Jefe Seathl advirtiendo contra la inutilidad de más violencia:

    Cuando nuestros jóvenes se enojan

    por alguna mala acción

    y desfiguran sus rostros con pintura,

    sus corazones también se desfiguran.

    Entonces su crueldad es incansable

    y no conoce límites

    y nuestros ancianos no pueden detenerlos.

    Pero tengamos la esperanza de que las

    hostilidades entre el hombre rojo y

    sus hermanos blancos no regresen jamás.

    Tenemos todo para perder y nada para ganar….

    Después de todo, podemos ser hermanos”

    Abril de 2010

    Escucha nuestro podcast


    AÑADE UN COMENTARIO
    CAPTCHA
    This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.