Servicios en comunicación Intercultural

Mundo: Los Pueblos Indígenas y Elinor Ostrom, Nobel de Economía 2009

Por Javier Ugaz*

Servindi, 13 de noviembre, 2009.- La distinción de la Academia Sueca a Elinor Ostrom como Premio Nobel de Economía 2009 por sus aportes a la gobernanza económica, en especial, de los recursos compartidos, es también un reconocimiento a los pueblos indígenas del mundo.

Los aportes de la politóloga estadounidense Ostrom se basan en haber señalado que no existe tragedia –como lo sostenía Hardin- en la gestión de bienes y recursos comunales si no que, en la mayoría de casos, es la más efectiva y la única posible. Ostrom también propone mecanismos para mejorar su eficiencia y productividad.

Las comunidades campesinas y comunidades nativas, entonces, no estaban equivocadas en las formas y procedimientos que emplean desde hace cientos de años para establecer una óptima convivencia con el entorno destinado también a preservar los recursos naturales, sean bosques, pastizales, tierras, fuentes de agua, fauna, flora, es decir, naturaleza y biodiversidad.

Los trágicos

Para entender la propuesta sobre los bienes comunales, y el sustento por el cual la Academia eligió a la politóloga Elinor Ostrom, es necesario conocer el planteamiento de quienes vieron este tema como un drama.

La tragedia de la libertad sobre los recursos comunes fue propuesta por Garrett Hardin a mediados de los sesenta, al cuestionar la falta de valores, autocontrol y responsabilidad de una colectividad sobre los bienes de todos, que ocasionan la sobreexplotación o su extinción.

Cada hombre está encerrado en un sistema que lo impulsa a incrementar su ganado [deseos de mejoría] ilimitadamente, en un mundo limitado. La ruina es el destino hacia el cual corren todos los hombres, cada uno buscando su mejor provecho en un mundo que cree en la libertad de los recursos comunes. La libertad de los recursos comunes resulta la ruina para todos.

Las soluciones, por lo general, son dos: ejercer control sobre el bien mediante la legislación, o asignar derechos de propiedad.

¿Qué debemos hacer? Tenemos varias opciones. Podemos venderlos como propiedad privada. Podemos mantenerlos como propiedad pública, pero asignando adecuadamente quien ha de entrar, escribió Hardin.

Estas medidas presuponen que una propiedad privada promueve el interés del propietario sobre el futuro de su bien, una mayor inversión con miras a la rentabilidad y, globalización y mercado de por medio, la obtención de ganancias.

¿No es una tragedia que un bien de todos sea también de nadie y por tanto se carezca de responsabilidad individual sobre el futuro del recurso?, se preguntan los estudiosos que cuestionan que un bosque o las tierras queden a cargo de una colectividad.

¿No es mejor eliminar la propiedad comunal para dar paso a una moderna propiedad individual, más responsable con el futuro e incluso, más rentable?, piensan quienes promueven la inversión privada sobre los recursos naturales y en territorios comunales.

Evidentemente, esta visión mercantil y liberal de las cosas, es también discriminatoria por cuanto las personas, especialmente las que conviven en estrecha relación con los recursos, al parecer, no tienen capacidad de organizarse para gestionarlas, para sacarles provecho y, por si fuera poco, son amorales y caóticos.

García y su ideología del perro del hortelano se baten en retirada

Mientras que para la mayoría de economistas, políticos y gobernantes de vientre neoliberal, léase Alan García, Hernando de Soto, Mario Vargas Llosa, etc., la propiedad comunal es un lastre para los estados modernos porque dependen de las inversiones que haga el Estado para promover su desarrollo, aparece el aporte de Elinor Ostrom con una visión más serena, realista y sin tragedias de ningún tipo que sostiene la defensa de la gestión comunal sobre los recursos.

Ahí donde Alan García sostiene que las comunidades campesinas y amazónicas, en fin, los perros del hortelano, carecen de iniciativa, de recursos económicos, de capacidad para gestionar adecuadamente los bienes y recursos naturales y encima de ello, se oponen a la inversión privada, el análisis de Elinor Ostrom profundiza en los comportamientos y compromisos sociales que conlleva la gestión de los recursos como alternativa a la privatización o el estatismo.

De su análisis sobre la tragedia de los bienes comunales, Ostrom lanza varias conclusiones y propuestas:

1. Hay comunidades, no solo campesinas, nativas, distritales o provinciales, sino colectivos como el internet, que gestionan adecuadamente recursos comunales, por tanto la teoría de la tragedia, basada en extremos supuestos, no es válida en todos los casos.

2. Los individuos se comunican continuamente e interactúan entre sí en un entorno físico determinado, con códigos de confianza, respeto y responsabilidad, individual y colectiva, para obtener beneficios y superar las adversidades. Esto significa que el pretendido caos sobre la gestión comunal no es cierta.

3. Pretender intervenir desde fuera (con leyes, con nuevas instancias de regulación), para arreglar una situación-problema en la gestión comunal, como lo viene haciendo el gobierno peruano con una serie de decretos legislativos que vulneran los derechos territoriales y de consulta de las comunidades amazónicas, que incluye la repartija del territorio en concesiones mineras e hidrocarburíferas, generalmente ocasiona el efecto contrario: el remedio puede ser peor que la enfermedad. Esas leyes carecen de los aportes de las poblaciones locales, y con frecuencia, son propuestas traídas de otras realidades.

4. Pretender privatizar una gestión comunal (como lo viene haciendo en las zonas rurales el Organismo de Formalización de la Propiedad Informal Cofopri- entidad eminentemente dedicada a la titulación de predios urbanos, tras la desintegración del Proyecto Especial de Titulación de Tierras –PETT), también puede resultar contraproducente: la degradación del ecosistema y el desmembramiento de las comunidades campesinas y amazónicas en pequeñas parcelas individuales, tiene como consecuencia inmediata la desaparición del ecosistema, sostenida por el interés común sobre ella, así como de las formas colectivas de trabajo, como la minga, el ayni).

5. La población puede dar solución por sí misma los problemas que se derivan de una gestión comunal, sin la ayuda ni intervención del Estado y que además, existen muchas soluciones a la hora de enfrentarse a muchos problemas diferentes. Las llamadas soluciones institucionales óptimas y la intervención de una autoridad externa no son las vías más rápidas ni las más correcta.

6. Lograr la institución adecuada es un proceso de múltiples factores que requiere de mucha organización, compromiso, y reglas.

Gobernanza de los bienes comunes

La complejidad de los recursos a niveles locales, regionales y nacionales requieren de sistemas complejos de gobernanza que involucren la contribución ciudadana de distintas formas (Elinor Ostrom).

Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) la gobernanza es el arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía.

La gobernanza es la forma en que interactúan los actores institucionales públicos, privados, y no gubernamentales, para mejorar la calidad de vida y contribuir al desarrollo del entorno.

Ostrom sostiene que los recursos y bienes en manos comunales han sido administrados satisfactoriamente gracias a los diversos mecanismos institucionales que han impedido la destrucción de muchos ecosistemas.

La gobernanza sobre los recursos y bienes, entonces, resulta siendo una de las mejores vías para la buena administración de las mismas.

En síntesis, Ostrom afirma que el vínculo social que conlleva la gestión de los bienes comunes es incompatible con la lógica de la valorización capitalista y del intervencionismo estatal exacerbado. Ni la economía de mercado ni la acción pública deben ampliarse para incluir aquellos ámbitos donde los modos de utilización social de los recursos pueden desarrollarse por sí mismos. Si eso sucediera las propias estructuras sociales se verían perjudicadas. (Juan Manuel Villasuso, en http://costaricahoy.info/opinion/foro/dialectica-gobernar-a-los-comunes/31202/)

---
* Javier Ugaz es comunicador social y colaborador de Servindi.

---
¿Que dice la Wikipedia de Elinor Ostrom?

Elinor Ostrom (7 de agosto de 1933) es una politóloga estadounidense. Ganó el Premio Nobel de Economía en 2009, compartido con Oliver E. Williamson, por "su análisis del gobierno económico, especialmente de los recursos compartidos". Es la primera mujer en ganar el premio en este campo.

Es también profesora de Ciencia política en la Universidad de Bentley, y codirectora del "Workshop in Political Theory and Policy Analysis" en la Universidad de Indiana, en Bloomington, Estados Unidos. También es la directora fundadora del centro de estudios de diversidad institucional en la Universidad Estatal de Arizona.

Premio Nobel

En 2009, Ostrom se convirtió en la primera mujer en recibir el prestigioso Premio Nobel de Economía. La Real Academia de las Ciencias de Suecia seleccionó a Ostrom "por su análisis de administración económica" afirmando que su trabajo demostró como los bienes comunes pueden ser administrados de forma efectiva por un grupo de usuarios." Ostrom y Williamson compartieron el premio de 10 millones de coronas suecas (aprox. 1,44 millones de dólares o 1 millón de euros) por sus trabajos independientes en administración económica.

Área de interés

Se considera que Ostrom es uno de los estudiantes más destacados en el área de recursos compartidos (commons, en ingles.- Ver Los comunes y Bien común (economía) - , en particular, el como los seres humanos interactuan a fin de mantener a largo plazo los niveles de producción de recursos comunes, tales como bosques, recursos hidrológicos incluyendo pesca y sistemas de irrigación, áreas de pastizales, etc.

Tradicionalmente los economistas han considerado que la mantención de tales recursos requiere ya sea intervención estatal o el interés privado individual (ver tragedia de los comunes). Ostrom ha estudiado la manera como diversas sociedades han desarrollado formas institucionales al respecto y casos concretos en los cuales las comunidades han instituido practicas comunales que han permitido la preservación de recursos comunes y evitado el colapso ecológico:

Elinor Ostrom ha desafiado la concepción tradicional que la propiedad común es mal manejada .. concluye que los resultados son, mas a menudo que no, mejores que los predichos por las teorías estándares. Observa que los utilizadores de los recursos frecuentemente desarrollan sofisticados mecanismos de decisión y enforzamiento de reglas para manejar conflictos de interés, y caracteriza las reglas que promueven resultados positivos

Los trabajos actuales de Ostrom enfatizan la naturaleza multivariada de la interacción entre humanos y sistemas ecológicos y busca crear un sistema formal general que permita identificar y estudiar los elementos o variables que influyen en la posibilidad de auto organización por parte de las comunidades en relación al desarrollo de relaciones socio-ecológicas sustentables.

La UNU-WIDER resalta que la Academia Real Sueca le otorgo el Premio Nobel por su análisis de la gobernanza ("governance") económica, especialmente los límites de la empresa.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Siendo muy interesante y plausible el "análisis de la gobernaza" desarrollado por Elinor Ostrom, Premio Nobel economÃa 2009" me gustarÃa saber cuales han sido los sitios que sustentan su análisis con resultados positivos.

Considero extraordinario este mensaje sobre la Sra. Elinor Ostrom, Premio Nobel de Economía 2009, que da esperanza y fuerza para acometer con éxito el desarrollo económico y social de las comunidades nativas de la selva desde su propia perspectiva ancestral.

Los felicito por este mensaje y les pido que lo divulguen en el Perú a todos los niveles sociales.

Alejandro Seminario Duany

Añadir nuevo comentario