Argentina: El legado de don Sixto Doroteo Palavecino, patriarca del quechua sureño

sixto_palavecinoServindi, 30 de abril, 2009.- El viernes 24 de abril de 2009, a los 94 años de edad, falleció don Sixto Doroteo Palavecino, cantor, poeta y compositor argentino, que difundió toda su vida el folklore santiagueño y la lengua quichua. A él va nuestro homenaje.

- El legado de don Sixto Palavecino (Mp3, 6 minutos, 41 segundos, descargar con un clic derecho y seleccionar "guardar como")

Sixto Doroteo Palavecino, cantor, poeta y compositor Argentino, difundió toda su vida el folklore santiagueño y la lengua quichua, una variedad del quechua sureño, que amó desde su cuna.

Nació un 15 de marzo de 1915 en la localidad de Barrancas, Departamento Salavina, en la provincia de Santiago del Estero, Argentina.

Palavecino fue un tenaz defensor no sólo del idioma quichua sino de todo el universo cultural santiagueño, en el que el Quichua es una de sus marcas de identidad.

Una de sus más grandes empresas fue traducir íntegramente la célebre obra: Martín Fierro, de José Hernández, al quichua, para distribuirlo en todas las escuelas de Santiago del Estero. En vida recibió numerosos homenajes y reconocimientos por su labor pionera educativa y cultural.

"Dulzura quichua", "La callejera", "Folklorear" son muestras de la vena creativa de un prolífico músico que compuso más de 350 canciones, que llevan su firma como autor o compositor.

Ya se trate de milongas, chacareras, vidalas, zambas, gatos, escondidos, triunfos o villancicos, canciones "overitas"y en quichua, Palavecino fue un genuino intérprete del sentimiento popular.

El universo del monte se dibujó con todos sus colores en su canto y en su música. La flora y la fauna, los mitos y costumbres, las pasiones y devociones, el elogio y el respeto a la mujer, o sabios consejos para sus paisanos.

Junto a su violín"sachero" o del monte, su inseparable compañero desde los 10 años, Palavecino, músico autodidacta, paseó su arte por diversos escenarios, desde los más célebres hasta los más humildes.

Compartió escenario con artistas como Chico Buarque, Pablo Milanés, Pete Seeger, Milton Nascimento, Mercedes Sosa y León Gieco, su gran amigo.

El viernes 24 de Abril de 2009, a los 94 años de edad, Doroteo Palavecino falleció luego de una convalecencia de varias semanas por problemas cardiacos.

Una multitud de miles de voces acompañaron el velatorio de don Sixto que retumbó en el Coliseo Mayor de la Provincia, cantando sus ya tradicionales composiciones.

El cortejo fue impresionante. Una caravana de muchas cuadras partió del centro santiagueño hasta el barrio Almirante Brown, en el sur de la ciudad, en donde Sixto vivió sus últimos años. La muchedumbre participó cantando, bailando y portando como emblema algún instrumento musical.

El epílogo se dio en el Cementerio Parque de la Paz, en donde se cantó y bailó al ritmo de la música típica de esta provincia, por la que Sixto Palavecino tanto hizo.

Don Sixto, el "qari", Patriarca del Quechua Santiagueño, nos abandonó físicamente pero su legado, vive y vivirá en los corazones de los santiagueños y argentinos de esta generación y las que vendrán.

Escucha nuestro podcast


Comentarios (1)
Alonso Fernandez (no verificado) Vie, 01/05/2009 - 19:31
Muy buen artÃculo y sobre todo el audio. Gracias a él, podemos escuchar el quichua argentino (quechua en Bolivia y el Perú, que en quechua se escribe: qichwa o qhichwa; y quichua en la Argentina y el Ecuador). Primera vez que escucho este quechua, cosa que anhelaba mucho poder hacerlo. Por fin. Luego, poder sentir con ello, el genio y alma particulares de los "santiago quichua rimaqkuna" y tambien constatar los aspectos culturales comunes con el resto del Tawantinsuyu actual. Pasó a otra vida el "qari", maestro o amawta Sixto Palavecino. Sixtucha lo llamarÃamos en el sur del Perú. Pero, al igual que pasó con el taytacha J.M. Arguedas, por cada amawta que nos deja, aparecen miles de sus cachorros que siguen el camino de luchar por todos los pueblos andino-costeño-amazónicos-afroindoamericanos y criollos que forman el Tawantinsuyu de hoy, separados en las repúblicas hermanas de la Argentina, Bolivia, Chile, el Ecuador y el Perú. Si los polÃticos no nos unen con la eficacia que debieran, nuestros pueblos sà cumplen con unir cada vez más al Tawantinsuyu, con su arte, economÃa, trabajo y cultura.
AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.