Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Mañana presentan libro sobre violencia y pacificación en cuenca del rÃo Chicha

Ayacucho, Sucre testimonios

Teresa Huachaca (46) una de las informantes

Servindi.- Mañana viernes 28 de septiembre se presentará el libro: "Memorias: Construyendo la Paz en la cuenca del Río Chicha". El acto tendrá lugar a las 3 de la tarde en la Sala Grau del Congreso de la República. El libro recoge testimonios y sucesos que no fueron incorporados en el Informe Final de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (CVR).

El texto será presentado por la congresista ayacuchana Juana Huancahuari Páucar y los representantes de las municipalidades distritales de Soras, San Pedro de Larcay, Santiago de Paucaray y Paico, pertenecientes a la provincia de Sucre, al sur de la región Ayacucho.

Tras los más de veinte años de violencia política dichos distritos sufren hasta hoy las secuelas de la violencia a la que se unen la exclusión, la pobreza y altos índices de analfabetismo, desnutrición infantil y alcoholismo.

"Las audiencias que realizó la CVR en Ayacucho no fueron suficientes para recoger la avalancha de testimonios y sucesos que ocurrieron en la zona sur del departamento", señaló la legisladora Huancahuari.

"Por tal motivo, este libro recoge esos testimonios para que la nación y el Estado tengan conocimiento y se comprometan a revertir esta situación, como parte de las reparaciones colectivas", puntualizó.

Como ejemplo, Huancahuari recordó la infausta noche del 16 de julio de 1984 en el distrito de Soras, cuando alrededor de 140 comuneros fueron asesinados impunemente por los subversivos. Este hecho provocó la desaparición de varios centros poblados y la emigración masiva de sus habitantes.

Sin Estado, los pocos pobladores que se quedaron formaron la relevante "Alianza de los 23 pueblos", que contribuyó decididamente a derrotar al terrorismo, aún a costa de vidas de valerosos líderes y dirigentes en la defensa de sus pueblos.

El proyecto para recoger los testimonios fue posible al financiamiento del Fondo Perú Alemania, y es el resultado de un informe cuya entidad ejecutora fue la Municipalidad Distrital de Santiago de Paucaray y el Centro para el Desarrollo Rural Agroacción Andina.

----

Frase quechua, del libro

Hablan las víctimas

Vivienda en alturas de Ayacucho, cuenca rio Cachi, provincia Sucre

Vivienda típica de las alturas de la cuenca del río Cachi

"Un día de 1990, llegaron los militares, trayendo una relación de terrucos. El gobernador de Paico me dijo vete de aquí, yo dije tengo mi conciencia tranquila y no tengo por qué escapar y me quedé. Los militares cerraron la plaza y no dejaron salir a nadie; empezaron a llamar, primero a Manuel Escalante, que tenía un hijo sargento, luego me llamaron y yo dije 'presente, entonces el teniente dijo 'agarren a ese terruco' y me llevaron hasta mi casa 'conchatumadre diciendo, entraron y buscaron todo, preguntando '¿donde están las propagandas, donde están las armas?, yo respondí 'no sé nada, soy una persona limpia, encontraron mi credencial de Juez de Paz dado por la Corte Superior de Ica, y dijeron ajá terruco y autoridad había sido, rompieron mi credencial en pedazos y me volvieron a llevar a la plaza, me sentaron en una banca, después con cable de corriente del cuello me ahorcaron, vi estrellas y recién tuve miedo.

El capitán 'Cobra' me dijo que iba a morir, delante de mis hijitos y mi esposa que estaba gestando, que lloraban junto con mi viejita, los militares me amarraron manos atrás colgado a un molle y me querían disparar, la señora Elsa Escalante invitando una gaseosa al teniente le decía ese señor es inocente, están llorando sus hijos y su esposa está gestando.

Me llevaron a Paico, montado en caballo, mirando atrás y con los ojos vendados. Durante la noche no pude dormir, al día siguiente, luego de un Cabildo me trajeron a Paucaray, mientras mi esposa suplicaba llorando. Había preparado caldito matando su gallina, los militares dijeron no, a ese terruco vamos a matar en Soras o por ahí. Ante las súplicas de mi familia y la gente, los militares dijeron 'si quieres quedarte tienes que dar carnero, gallinas; mi esposa entregó su carnerito que tenía para dar luz, también sus gallinitas, los militares me llevaron hasta Atihuara, mi esposa me seguía llorando, allí me dejaron; mi hijo Lucho estaba desesperado, como loco, desde ahí empezó a sentirse mal del corazón y durante ocho años estuvo mal luego falleció, igual yo tengo reacciones muy violentas, me ataco de nervios y me descontrolo totalmente. (Fidel)"

....

Cuenca rio Cachi, Sucre, Ayacucho

En las alturas de Larcay, Soras, Paucaray y Paico comunidades viven en completo abandono, margen izquierda de la cuenca del río Chicha

...estábamos jugando fútbol, allí aparecieron hombres vestidos de guardia y nos detuvieron, ordenaron a los alumnos a llamar a las Autoridades y a la gente, diciendo que venían de Puquio, para capturar a los terroristas, luego nos encerraron en la escuela. Después dijeron ser terroristas, nos insultaron, nos acusaron de soplones y nos mentaban a la madre, en medio de gran confusión; empezaron a matarnos, me golpearon y me dieron por muerto, reaccioné después de varias horas arrastrándome hasta un pequeño riachuelo cerca a la escuela, algunos niños me llevaron a una choza, de ahí no recuerdo más; me habían llevado al hospital de Andahuaylas para ser atendido.

Cuando regresé después de un tiempo, los sinchis de Pampachiri, me avisaron de la muerte de mi esposa, y mi madre había atendido a mis tres hijitos que estaban abandonados. Ahora la gente de esta zona, vivimos traumados, mi hijitos como otros niños no reciben educación, yo me encuentro muy mal, peor aún con el fallecimiento de mi madre. Nuestra condición está peor, muchos han muerto de tristeza por sus seres queridos

....

...Una tarde llegan los terroristas a Chaupihuasi, a gritos e insultos reúnen a la gente y nos amenazan, a mi me patean burlándose, me manosean, se ríen, me llevan dentro de mi casa, no escuchan mis ruegos de embarazada y abusan de mí, después me encierran. Cuando se fueron pude abrir la puerta y encontré muertos a mi esposo y mi hermana, en medio de un charco de sangre. Habían matado a pedradas a 37 personas, pedí auxilio, no podía gritar, me había quedado sin voz, reaccioné y fui hasta Choccepata (a 30 minutos de distancia), allí avisé a la gente quienes se ocultaron tras un cerro antes que llegaran los terrucos, salvando sus vidas, si no todos hubieran muerto

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

La violencia generada por parte del ejecito, ha sido una las peores desacierto del Gobierno de turno, por pretender eliminar a grupos subversivos, que por cierto es el producto del abandono del Estado a la poblaciòn mas humilde y pobre.
Todos las familias peruanas que hemos perdido nuestros seres queridos, nunca dejaremos al olvido la aberrante practica del "Gobierno" para eliminar inocentes, con el supuesto "terrorista".

Si bien es cierto se cometieron algunos errores, pero en aquella epoca no sabiamos kien era nuestro vecino, es mas mi madre murio asesinada por sendero y kienes la entregaron fueron sus propias "amigas".Creo q lo q nos kda hacer ahora es star unidos para no dejar q se repita el horror y la incertdumbre en la q viviamos.Ademas de pedir q el gobierno reconosca a los verdaderos luchadores por la paz, q sus vidas sirvieron para vivir con trankilidad y no q son un numero mas en la larga lista de victimas.

Reciba los saludos correspondientes, espero que este mensaje sea leida por la legisladora. Acabo de leer el preambolo de su hermoso libro y debo manifestar que yo tambien soy un hijo más, que los causes del rio chicha me veo crecer, y tambien los he vevido la barbarie social los años 1980-1990 y muchos de mis familiares desaparecidos de lado de apurimac jamas estan contabilizados ni reconocidos...
gracias.

godofredo

no pasa nda aburrido

Añadir nuevo comentario