Servicios en comunicación Intercultural

Colombia: El gobierno de Uribe arremete contra el pueblo U'wa denuncia ONIC

Ante la embestida del Gobierno del Presidente Uribe en territorios ancestrales y recientes del Pueblo Uwa para la exploración y explotación petrolera, la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) rechaza categóricamente esta acción.

Asimismo, ratifica en todas sus partes la posición del Pueblo Uwa, estructurada alrededor de su organización Asou'wa, presentada al Gobierno Colombiano el 12 de octubre de 2006, en el documento titulado No a la consulta previa (www.onic.org.co/documento).

La posición de los Uwa podría decirse, se resume en el siguiente párrafo: Como Pueblo Indígena Autóctono y milenario tenemos el derecho a la libre autodeterminación (Naciones Unidas 2006, Jun 29; y Ley 21 de 1991), por lo tanto vetamos de plano el proyecto petrolero Siriri y Catleya y de todo proyecto de explotación de recursos naturales renovables y no renovables que se piense ejecutar en nuestro territorio sagrado Kerachikara.

El Pueblo Uwa y su organización indígena no esta reclamando la autodeterminación como independencia, es ejerciendo el pleno derecho a la autodeterminación que el pueblo Uwa practica su derecho como autonomía dentro del ámbito nacional.

Si no existe la facultad de elección y decisión, no puede concebirse la libre determinación. A este respecto, quizás sea útil hacer una clara distinción. Una cosa es definir a priori y arbitrariamente que, para los indígenas, la libre determinación es sólo "interna", y otra es decir que el pleno derecho de libre determinación puede ejercerse internamente, como régimen de autonomía aceptado libremente por las partes.

En cada caso, las premisas y las consecuencias son diferentes. Ciertamente, no hay propósito separatista en el reclamo del pueblo indígena Uwa de que se les reconozca su derecho a la autodeterminación; pero so pretexto del "peligro" separatista es inadmisible e injusto que se quiera limitar un derecho fundamental de todos los pueblos.

El Pueblo indígena Uwa ha entendido claramente que la consulta previa es una negociación de impactos ambientales, sociales, económicos y culturales; aceptarla, es aceptar que las multinacionales y el Gobierno saquen el petróleo de sus territorios, cuando su lucha desde otrora ha sido no a la exploración y explotación petrolera.

El Gobierno Colombiano no puede seguir engañando a los indígenas y a la sociedad nacional bajo el sofisma que el interés general prima sobre el particular, cuando todos sabemos y conocemos que los que usufructúan estas riquezas son las grandes multinacionales petrolíferas con un puñado de oligarcas que venden nuestra patria. Esta frase se ha convertido en los últimos tiempos en una cortina de humo para usurparnos los recursos naturales renovables y no renovales de los Pueblos indígenas del País.

No puede un argumento falaz y engañoso como este, estar por encima del Estado Social de Derecho, donde lo que prima es la vida y esta intervención que el presidente Uribe esta realizando en territorio Uwa atenta contra la vida física y cultural de los Uwa y los condena a desparecer como cultura, como pueblo, con unas leyes propias.

La argumentación histórica, constitucional, legal, social, económica, ambiental y cultural de la Asociación Uwa, para objetar los argumentos del gobierno nacional frente al proyecto de exploración y explotación petrolera en territorio Uwa, y solicitar su cancelación definitiva, es una posición política autónoma, ejercida en el marco de la libre determinación de los pueblos, fundada en el pluralismo jurídico reconocido por el artículo 7 de la constitución política, en defensa de los derechos de los pueblos indígenas, fundamentalmente en amparo al derecho al territorio donde están escritas las leyes naturales, la memoria y la historia del Pueblo Uwa.

La ONIC condena esta intervención del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez y convoca al movimiento indígena nacional e internacional, a las organizaciones sociales afines con la lucha por la defensa de los derechos humanos, a la comunidad internacional a pronunciarse contundente y solidariamente frente a este hecho que viola la autonomía de nuestros hermanos Uwas.

Exigimos al Gobierno Colombiano que abandone las actividades de transporte de material de perforación en jurisdicción del territorio U´wa iniciadas el pasado 17 de enero, con más de 150 tractomulas transportando el equipo que perforara y destruirá el corazón de la madre tierra en el Pozo Gibraltar 3.

Con esta acción de hecho se confirma la decisión arbitraria, inconstitucional e ilegal del Presidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez de intervenir el territorio Uwa a pesar de que el Consejo de Estado en concepto del 2 de febrero de 2006 exigió tener en cuenta las objeciones y observaciones que presentase el Pueblo Uwa y que las mismas fueron entregadas el 12 de octubre de 2006 y que hasta la fecha no hemos recibido respuesta oficial pero si esta interviniendo el territorio Uwa.

Por lo tanto los Uwa denunciamos públicamente al gobierno colombiano por desconocer y violar flagrantemente los derechos humanos y fundamentales de nuestro Pueblo a través de una decisión arbitraria y autoritaria impulsando el genocidio de nuestra cultura ratificaron en comunicado las autoridades Uwas.

Le solicitamos a la Procuraduría General de la Nación y a la Defensoría del Pueblo, que en el término de la distancia se programe una comisión de verificación y control en territorio U´wa para constatar ocular y testimonial los graves hechos que están ocurriendo y las irreversibles consecuencias de esta agresión.

Instamos a la comunidad internacional, a los organismos defensores de los derechos humanos a rechazar este etnocidio contra el Pueblo U´wa y a exigirle al Gobierno Colombiano que acate los tratados internacionales sobre derechos humanos y de los pueblos indígenas y las leyes de origen del Pueblo U´wa.

Finalmente responsabilizamos al Gobierno Nacional ante las instancias políticas y jurídicas internacionales, las graves violaciones a los derechos del Pueblo U´wa, partiendo como premisa el sistemático exterminio al que esta sometido, como un verdadero genocidio físico y cultural de un Pueblo que clama por su autonomía.

¡Somos pueblos para la vida,

Somos hijos de la tierra.

Somos pueblos en resistencia!

Organización Nacional Indígena de Colombia - ONIC.

Enero, 22 del 2007

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario