Servicios en comunicación Intercultural

Perú: El "capitán Carlos" y la incapacidad moral, por Carlos BasombrÃo

Ollanta.jpgEs verdad que en los cinco movimientos que encabezan las preferencias electorales hay techo de vidrio en temas de derechos humanos. El más notorio es el caso del APRA, por lo ocurrido durante su gobierno y porque el almirante Luis Giampietri es el vocero público de los más virulentos ataques de la CVR. No se diga nada de Martha Chávez, la candidata del fujimorismo, quien justifica los peores crímenes del pasado sin que se le mueva una pestaña. Por su parte, algunos en Unidad Nacional e incluso en el Frente de Centro creen que sintonizan con el electorado al denostar de la CVR. Es verdad también que varios de los medios de comunicación que han difundido los casos, lo han hecho por motivaciones electorales y que el drama de esa gente les importa un comino.

Pero nada de lo anterior altera un ápice el asunto de fondo. Al candidato Ollanta Humala se le acusa de ser el 'capitán Carlos', quien en la base antisubversiva de Madre Mía, en el año 1992, habría sido responsable de crímenes atroces.

Las acusaciones son muy concretas. Norvil Estela Vásquez lo responsabiliza de haber asesinado a su hijo Hermes y torturado a sus hijos Ramiro y Nicanor. Áurea Felipa Hermosilla lo acusa de la desaparición de su esposo Miguel Herrera Ortiz. Carmen Ávila identifica a Humala como el responsable de las torturas, violación y desaparición de su hermana Natividad y del asesinato de su cuñado Benigno Sullca. A su vez Jorge, el hermano de Benigno, fue torturado pero sobrevivió y sindicó a efectivos al mando del 'capitán Carlos' como los responsables. Además, Sonia Luis Cristóbal acusa a Humala de haberla torturado, rapado y de saquear su propiedad. Su esposo, Cirilo Rosales Tabraj, fue torturado, golpeado y amenazado con una pistola en la boca delante de su familia. A lo anterior se suma la acusación de Miqueas Tuesta Rengifo, ex narcotraficante del Alto Huallaga, hoy convertido a la fe evangélica, quien dice haberle pagado cupos al 'capitán Carlos', para proteger su cargamento de droga.

A los testimonios de las víctimas que afirman que Ollanta Humala es el 'capitán Carlos' (lo que finalmente él mismo ha tenido que admitir en Univisión), hay que sumarle que La República ha publicado dos documentos del Ejército que lo confirman. Por un lado está la relación del personal de oficiales de la base contrasubversiva 313, en la que aparece su nombre y su firma y, del otro, la declaración del mayor Jorge Flores Tello, en una investigación sobre vinculaciones de personal militar de esa base con el tráfico de drogas, donde se consigna textualmente que el 'capitán Carlos' era el entonces capitán Ollanta Humala.

El asunto tiene cuatro patas, mueve la cola y ladra, pero la respuesta de Humala es que se trata de una paloma. Es verdad que todos somos inocentes hasta que se pruebe judicialmente lo contrario, pero hay casos en que el peso de las evidencias es abrumador.

Sin duda es un grave problema para el proceso electoral que uno de los principales contendores enfrente cargos de este calibre; pero el único culpable es quien ocultó intencionalmente su pasado y creyó ingenuamente que el país nunca se enteraría de lo ocurrido.

Mañana lunes la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos -que tiene una trayectoria de décadas y que solo mentes delirantes la pueden acusar de "conspirar con la derecha" - acompañará a los testigos a hacer las denuncias contra Ollanta Humala ante la fiscalía de Tocache.

Nada formal le impide a Humala seguir siendo candidato, pero, dada la contundencia, abundancia, verosimilitud y gravedad de las acusaciones, estaría ya -en mi opinión- incapacitado moralmente para ejercer la Presidencia de la República. No olvidemos que por acusaciones en asuntos muchísimo, pero muchísimo menos graves, Toledo estuvo a punto de perderla en el 2004.

Fuente: Diario Perú21.com, 12 de febrero 2006

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

El señor BasombrÃo al que vi por T.V. en el marco de la millonaria campaña mediática montada para impedir que Humala llegue a la presidencia, en el anterior artÃculo, se ha vuelto nada menos que juez. Peor aún, ¡juez moral! Si nadie es culpable mientras no se compruebe su culpabilidad, el señor BasombrÃo no puede condenar moralmente al candidato Humala, asà haya sido el tan promocionado capitán Carlos.

BasombrÃo no tiene ni la capacidad jurÃrica ni menos moral, para afirmar que los testimonios que cita son verosÃmiles y contundentes; aunque sean abundantes (los falsos testimonios se pueden comprar a manos llenas, cuando se tiene mucho dinero y temor que se revisen los contratos con las transnacionales, como lo ha prometido Humala).
Personalmente creo, que si hubo abuso militar en el marco de la guerra contra Sendero, no fue una situación personal de los oficiales que lo cometieron, sino de procedimientos establecidos y ordenados, precisamente por paÃses que como USA se rasgan las vestiduras por violaciones de los derechos humanos, cuando otros las comenten y les conviene repudiarlas.
Yo también quiero que se esclarezcan plenamente los hechos, pero no en este momento, ni menos con subalternos fines electorales. Lo deseo aunque con excepticismo, no sólo por el tiempo transcurrido, sino porque el ejército se encargó de borrar las huellas (por eso, estos supuestos casos no figuran en el informe de la comisión de la verdad). Y el Sr. BasombrÃo también debe percibir lo mismo, por eso no quiere que haya formalmente un juicio, que seguro no llegará a nada, prefiriendo hacer él mismo de juez y condenarlo moralmente. Con ello BasobrÃo pierde toda autoridad moral, se hace cómplide de la campaña de los poderosos asustados por el fantasma del nacionalismo y trata de crear condiciones para que se anule la elección de Ollanta, torciendo la voluntad popular.
Finalmente, la gente no votará por Humala o el candiato preferido por BasobrÃo, en razón de sus supuestas virtudes y castidad, sino por motivaciones étnicas. SÃ, étnicas y de intereses económicos y culturales, aunque también porque está aburrida por la manipulación mediática, como la que se hizo contra Fujimori (haciéndo crer que era evangélico. En Arequipa los curas hicieron procesiones en su contra) cuando fue candidato, o contra Toledo, demostrando que no era creÃble. A pesar de ello, los andinos y los cholos, prefirieron elegirlo presidente antes que a los limeños y criollos Alan GarcÃa, o la Flores Nano...
Buendo, cuando Ollanta gane las elecciones, si el Sr. BasombrÃo insiste en que lo investiguen y lo juzguen, estoy dispuesto a secundarlo, pero mientras tanto, mucho le agradeceré que se deje de jugar al juez. Ni menos de conciencia moral del Perú.
PABLO MASÃAS
AREQUIPA - PERÚ

Investigar casos que tienen que ver con los derechos humanos es muy importante,como es importante conocer la trayectoria de quienes hipoteticamente han de asumir la conducción de los destinos del pais.Lo que preocupa en estas elecciones generales es que ahora y solo ahora salgan acusaciones contra los candidatos,particularmente contra el señor Ollanta Humala.Si este señor cometió crimenes de lesa humanidad como lo sindican sus acusadores entonces porqué no lo acusaron antes y no ahora?.Es muy triste constatar que en el Perú ha falta de ideas, de propuestas para sacar adelante al Perú se tenga que recurrir a acusaciones,de repente muchas de ellas calumniosas.En esta hora queremos propuestas de cambio y no cortinas de humo.Queremos ver un Perú desarrollado,industrializado,con oportunidad para todos,con una auténtica democracia,con un congreso totalmente renovado y no solamente como candidatos al mismo a quienes tienen dinero y hacen de la politica un negocio.Nos preocupa que el Perú siga siendo el pais de las discriminaciones y exclusiones.Las comunidades indigenas de la sierra y de la selva están marginadas.Es muy triste ver esto,como ver que siempre en el congreso de la república están siempre las mismas personas.Nos preocupa que no exista una auténtica reforma del estado,que la gente del pueblo gane miserias y los señores del gobierno y de la administración pública perciban tremendos sueldos,que en sus vidas los ganarian en el sector privado.
Nos preocupa sobremanera que no hayan propuestas de cambio y desarrollo y solamente acusaciones y que hayan encuestas manipuladas,ajenas a los intereses del pueblo y que hayan candidatas que solamente ofrescan dar libertad a ciertos corruptos y no nos digan nada de sus planes de gobierno y nos venagan con el cuento que ellos ganarán las elecciones.El Perú es un pais de muchas injusticias e inequidades.esto es lo que saca roncha.Constatamos que el Perú desgraciadamente es de unos cuantos criollos avivatos,donde el pueblo está marginado.

Añadir nuevo comentario