Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Un dÃa en las vidas de Evo Morales y Toledo, por Rodrigo Montoya

Montoya_Rodrigo.jpgEn su primer día de gobierno Evo Morales, presidente de Bolivia, redujo el salario del presidente y de los congresistas a la mitad; creó un ministerio del agua; anunció que por encargo de su pueblo Bolivia sería la propietaria de sus recursos naturales y una media docena de indígenas, probados en múltiples luchas, son ahora ministros. En su primer día de gobierno, Alejandro Toledo multiplicó por cuatro o por cinco su sueldo de presidente, nombró lo que llamó un gabinete “de Todas las sangres” integrado por políticos de derecha, centro y alguien de la izquierda y, en particular, llamó a un ciudadano norteamericano, hombre de confianza de la banca internacional para ocuparse de la economía.

No hubo en el caso de Evo Morales ruptura alguna ni olvido de sus promesas electorales. Los mismos vientos que comenzaron en las grandes marchas en “El Alto o en Cochabamba en defensa del agua, o en La Paz para que el gas boliviano beneficie a los bolivianos antes que a las empresas multinacionales, soplaron también en la plaza Murillo y en las voces de millones de bolivianos y bolivianas felices por la victoria de un hombre como ellos y ellas, por primera vez en la historia. Los mismos rostros que dirigieron las marchas gobernarán el país. No hubo contrabando alguno. Por su lado, Toledo olvidó sus promesas, escondió en el ropero su cara andina y su historia de lustrabotas para lucir su felicidad de gringo, y su saber en materia de economía que aprendió sirviendo a los bancos. No tomó ni una sola medida de fondo y sustantiva a favor del mundo andino o amazónico o peruano en general para tratar de torcer el rumbo norteamericano de la política peruana. Sin entender nada de la propuesta arguediana de Todas las sangres usó esa metáfora sólo para ganar las elecciones.

Luego de su primer día, Evo Morales sigue siendo el mismo hombre andino de base, simple y sencillo. Su horizonte político pinta muy bien. Luego de su primer día, Alejandro Toledo fue una decepción, una persona que no estuvo nunca a la altura de su personaje. Bolivia acaba de darnos una nueva lección: el componente indígena de ese hermano país ganó con mucha sangre derramada una cuota de poder que nunca tuvo. Comienza ahora a ejercerla mientras los racistas de dentro y de fuera se esconden debajo de la cama después de haber anunciado la desaparición de Bolivia si Evo Morales ganaba.

Fuente: Diario La República, domingo 29 de enero 2006 

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Esta a simple vista pareciera una ironización, pero es real y sobre todo cierto muy cierto (y eso lo sabemos bien todos los peruano)ahora solo nos queda construir un mejor paÃs, pero todos, porque los problemas son de todos y a todos nos afectan.
Un fuerte abrazo al Dr. Montoya, que siempre nos hace ver claramente nuestro panorama.
Narda

Felicitaciones al tÃo Rodrigo. Esta buenazo su articulo y deja muy en claro quien es quien en el mundo de los cholos presidentes... sin ofensas por si acaso

Vamos amigos... no seamos tan pesimistas. Hay que pensar en lo que podemos hacer con los niños y jóvenes para que tengan una real voluntad de cambio... y por supuesto, no dejarlos solos y acompañarlos hasta el final.
El cambio verdadero tiene que empezar en nosotros mismos. Hagamos el esfuerzo porque nuestras vidas sean un ejemplo de honestidad. Si decimos que todos somos iguales estaremos verdaderamente jodidos en el pantano.

Es dramático ver como nuestra clase polÃtica, se burla siempre del pueblo. Aprovecha sus angustias y tuerce los resultados siempre a su favor. Es penoso ver que personajes de nuestro pueblo se venden por un plato de lentejas al poder del imperio.
Pero es bueno saber que hay esperanza, cuando un hijo del Pueblo Americano, asumen su compromiso con su Madre, su pueblo, su origen.
Ojalá llegue el dÃa que nuestra PatrÃa, para un HOMBRE (varón o mujer) que asuma ese compromiso con el Pueblo y no se venda al imperio. Lamentablemente, esto no sucederá ahora.

Siempre somos asà en la gran mayoria de los humanos mostramos diferenes mascaras seun el momeno o el tiempo que viavamos. Pero quiero alagar a Rodrigo Montoya por su objetividad en su apreciacion comparativa.

Todos queremos el gran cambio pero ,hoy por hoy el cambio la tenmos que dar nosotros ,cada uno de nosotros para que nuestros hijos sean personas diferentes ,con buenos valores morales,con sólida formación espiritual y el futuro sera diferente,hoy la mayorÃa esta corrompida, pero hay excelentes personas y es por ello que todavÃa no caemos al abismo ,esperanza es la que todos debemos tener y viendo ella debemos dar nuestro mejor esfuerzo.

No cabe duda que en el Perú se dan los más grandes casos de indensibilidad y de aprovechamiento politico.Pero el señor Toledo no es el único.Esto de los sueldos astronómicos viene desde la época del prófugo Fujimori,la gran corrupción que se registró en toda la década del 90.Recuerdo cuando a ese señor le preguntaban que cuánto ganaba,él respondÃa con una sonrisita cachacienta que solamente percibia dos mil nuevos soles al mes,en una total falta de transparencia.Luego, ese mismo señor(Fujimori) dijo igualmente que los congresistas iban a ganar el sueldo minimo,algo como dos mil nuevos soles.Y también fue un gran engaño y una burla al pais.Fujimori fue el presidente mejor pagado de la historia y los congresistas, de mil dólares que percibian en el gobierno de Alan Garcia Pérez,con la llegada de Fujimori al poder decuplicaron su sueldo y hasta inventaron gastos de escolaridad cuando la gran mayoria no la tenia.
Fue el gobierno de Fujimori que elevó desmesuradamente el sueldo de los congresistas y él mismo dio el mal ejemplo.Antes los congresistas solamente tenian dos locales,ahora tienen siete.Antes cada oficina era compartida por dos congresistas y no tenian muchos asesores como hoy.Ellos personalmente atendian a quienes requerian de sus servicios,ahora no.Son inubicables.Mayormente se hacen negar con sus asesores o secretarias.Pero todo esto surgió con Fujimori y ya no se ha podido cambiar.Luego cuando asumió el Gobierno de Transición,sabemos de buena fuente que el sueldo del presidente se habia fijado en 18 mil dólares,como si viviéramos en yunaites y totalmente desproporcionado para un pais que cuenta con muchos pobres.Y esto resulta poco,porque hay funcionarios del Banco Central de Reserva que incluso ganan mucho más que el presidente de la república y qué decir de los asesores,cuyos sueldos son igualmente superiores a la del mandatario.Este es un pais inicuo.
Cuando el señor Toledo asumió el poder y nos hablaba de cambio,yo personalmente me alegré mucho,porque pensé que un hombre como él, de extracción popular,que conoce de pobreza, iba a remediar esta situación,pero me equivoqué,porque no ha hecho nada para limitar esos sueldotes que son todo un escándalo.Creiamos de buena fe que iba igualmente a establecer un sistema único de remuneraciones para el sector público y tampoco ha podido hacer nada.Resulta incomprensible que en el sector público una enfermera o secretaria,dependiendo en que sector esté, que gane más o menos.La democracia debe ser justicia social,equidad,pero nada de esto hay.Y estas cosas son las que decepcionan a la población y le inducen a NO creer en el sistema demnocrático,que se desacredita por si sola.

bueno es una gran realidad en que se puede vivir en este pais lleno de corrupcion, y que no abra un evo morales en el peru, para cambiar pero si abra un alan garcia para matar al peruano de la pobresa en que se vive ala desgracia.
y yo como peruano les diria un consejo a todos mis compatriotas que sigamos luchando por que no habra un chapulin colorado para defendernos, sino viviremos toda nuestra vida asi como estamos y habra que seguir luchando para sobrevivir por que nuestro pais siempre sera un pais lleno de envidia, lleno de corrupcion, y matarnos a unos para otros gracias
me despido con esta frase ¡ viva el peru carajo...!

Añadir nuevo comentario