Servicios en comunicación Intercultural

El mandato Petro: de la destitución amañada a la refrendación popular

Por Guillermo Segovia Mora

"Ahora vendrá la movilización clientelista del voto y la campaña de desprestigio de los medios para coadyuvar a generar un ambiente desfavorable. No aprenden la lección de lo de Ordoñez, la gente no traga entero, por eso, si no se presenta alguna emboscada, Bogotá está ad portas de la refrendación del mandato popular de Petro y su programa Bogotá Humana”.

24 de diciembre, 2013.- Corre el rumor de que en vista de la rebelión ciudadana de repudio a la guachada del Procurador de destituir e inhabilitar por 15 años a Gustavo Petro, aquel y sus compinches estarían pensando en la desfachatez -sí, el descaro fascista- de ratificar el fallo entre el 30 de diciembre, límite de la notificación y el 10 de enero, día de la nueva toma de la Plaza de Bolívar por la Democracia y la Paz, para sacarlo del camino de una vez, ante el riesgo de que, en la remota posibilidad de que el referendo -ya viabilizado por la Registraduría y que podría realizarse a finales de febrero- alcance el umbral, el mandato de la Bogotá Humana sea ratificado o que se active alguna de las varias alternativas jurídicas que han aflorado para enfrentar la crisis institucional desatada por la decisión política de la Procuraduría, entidad desde donde se cocina hace rato la imposición de un régimen autoritario en el país. Ojalá solo sean rumores, aunque en esos conciliábulos extremistas se dicen secretos en voz alta, como se comprobó con la determinación de destitución. Si generar el fallo fue una provocación grotesca, ratificarlo a la fuerza sería una estupidez.

Fallo grotesco, jurídicamente cuestionado y de efectos caóticos

Están apurados. La vía más expedita y segura se les desbarató, no obstante la tibieza conveniente del gobierno para definir su papel en la crisis. En apariencia, el Procurador podía tomar la decisión y al Presidente solo le quedaba protocolizar la echada. Algunos constitucionalistas dijeron que podía deliberar, el Ministro de Justicia alelado dijo que no. Otros explicaron que la facultad constitucional del Presidente se debe concordar con el Estatuto de Bogotá y que lo limita a firmar si el Procurador o una sentencia judicial lo determinan. Petro blandió el bloque de constitucionalidad para hacer valer la Convención Americana de los Derechos Humanos que restringe la suspensión de derechos políticos a que haya sentencia judicial, e internacionalizó su defensa. No obstante el multitudinario rechazo a los abusos de Ordoñez, llevados al reto desvergonzado a amplios sectores con la destitución, parecía que la pelea de alcalde tenía que darse fuera de la Alcaldía. Afortunadamente hay funcionarios que no han perdido todavía el horizonte y saben las consecuencias de desafiar al pueblo.

El Fiscal General recordó que la Corte Constitucional, a través de varias sentencias, validó la facultad del ente acusador de suspender este tipo de decisiones cuando hay irregularidades o desconocimiento de derechos. De otra parte, los actos administrativos, como los ejecutados por Petro para el funcionamiento del nuevo esquema de basuras, gozan de presunción de legalidad y cuestionarla constituye una extralimitación con implicaciones penales. Montealegre llama al gobierno a optar por el consecuencialismo y darle una interpretación sustancial a su misión constitucional para ir más allá y aplazar la determinación mientras las instancias judiciales se pronuncian. Daniel Samper, quien reclama el derecho de desempolvar el cartón de abogado -como lo reclamo yo- para ir más allá de la letra, le pide a Santos no ser un simple firmón y darle a su decisión el peso de una determinación en favor de la democracia. De manera que Ordoñez tendrá que sopesar si le da tiempo al tiempo o pasa de acusador a acusado transitando por varios tipos penales.

En la acción disciplinaria contra la desprivatización del servicio de recolección de basura se encontraron los adeptos del neoliberalismo y de la democracia tutelada, para fabricar causas y revestir de legalidad una decisión ideológica de defensa del mercado y el catecismo conservador que se profesa desde la Procuraduría. En la batalla judicial y política les han fracasado otras tinterilladas como la demanda de pérdida de investidura de Petro por una supuesta condena por porte ilegal de armas no cubierta por la amnistía judicial a su pasado guerrillero, interpuesta por uno de los acusados en el robo a Bogotá, eufemísticamente llamado “cartel de la contratación”, para edulcorar algunos implicados. Se les olvida que un amigo del Procurador, que defraudó a la nación, amenaza con coser a tiros al perro que ose meterse con su can. Padecen de moralismo bipolar. Y en este frente la estrategia les cojea.

Repudian y hostigan la Bogotá Humana

La victoria electoral de Petro tomó por sorpresa al establecimiento capitalino y nacional, y ante su programa centrado en visibilizar y dignificar a los pobres, parar la corrupción, priorizar el interés público por encima de los dictados del mercado y reorientar el curso futuro de la ciudad, desataron todas las formas de lucha, que incluyen medios de comunicación, manipulación de mecanismos de participación y distorsión de la función de los organismos constitucionales. La animadversión de los medios ha sido manifiesta y la manipulación de la audiencia asquerosa; no tengo en la memoria un caso de distorsión más mezquino que la forma como se presentó el Plan de Ordenamiento Territorial, entresacando medidas, descontextualizando, engrandeciendo especialistas adversarios, editorializando de forma parcializada, hasta que le metieron a la gente en la cabeza la idea de que quedaban habilitados los prostíbulos al frente de sus casas.

Mientras que urbanistas, gobiernos y organismos internacionales resaltaban la coherencia del POT con los lineamientos modernizadores para el crecimiento, la sostenibilidad ambiental y desarrollo con equidad en las grandes ciudades, aquí lo despedazaban. Lo de fondo es que le hacen el mandado a algunas de las grandes firmas constructoras que no quieren ceder algo de sus jugosas plusvalías. Al tempo que se desprestigia en la prensa, no cesan las presiones a la jurisdicción contencioso-administrativa, desde el sector privado y hasta del gobierno nacional, para que declare ilegal el acto que lo adoptó. Y tienen razón, Petro lo planteó con claridad, en la ciudad como en el campo la tierra es un asunto de poder.

En otro de los flancos, sin aprobarse siquiera el Plan de Desarrollo ya estaban pagando firmas para la revocatoria, no tanto porque se esté incumpliendo como porque a la élite y al conservadurismo beato, e inclusive a los menesterosos engañados por el clientelismo o el partido mediático -la indigencia mental es la más grave-, les da prurito que se privilegie a los pobres, las mujeres, los indígenas, la comunidad LGBTI, los afros, la niñez desamparada, los drogodependientes, los vendedores ambulantes, los desplazados y víctimas que la violencia de la parapolítica en alianza con el narcotráfico arrojaron a la intemperie a Bogotá, los derechos de los animales, los cerros, los árboles, el aire y el agua. Están “de muerte” porque el Alcalde visibilizó una realidad que sus antecesores mantuvieron oculta tras el muro mental de que Bogotá existe del estrato 3 para arriba y lo demás es población desechable que ojalá un día se acabe, como sea. En esa mentalidad elitista se cultiva el electorado de la extrema derecha que aplaude a Ordoñez y a Uribe.

El partido de los medios vota en los titulares

Por el contario, si se hace una lectura sin la influencia manipuladora de los medios, lo que se evidencia es que Petro está cumpliendo y que a la altura de presentación del informe “Bogotá, cómo vamos” – que El Tiempo, uno de su patrocinadores, interpretó a su acomodo-, a finales de noviembre, la administración comenzaba a mostrar índices positivos luego de sacar a la ciudad de cuidados intensivos debido al saqueo criminal a la que fue sometida por los Moreno y compañía, con la complicidad, por acción u omisión, de todos los partidos políticos que hacen presencia en el Concejo Distrital y se oponen a Petro. En lo negativo, la matriz mediática cumple su papel. La forma como se presenta la información judicial sobre el llamado “cartel de la contratación”, genera tal confusión en la opinión que en el informe señalado, aumenta la percepción de corrupción en el último año, precisamente en el gobierno de quien la denunció, motivó la judicialización y le cerró la puerta a una buena cantidad de bandidos.

En aspectos como movilidad, a sabiendas de que los resultados se verán en el largo plazo, la oposición fustiga y la prensa calla. Ocultan que por fin el Metro será una realidad -las estaciones fueron presentadas tras conocerse el fallo de destitución en primera instancia-, el SITP, a pesar de los tropiezos y la mala herencia, podría estar funcionando con regularidad a mediados del año entrante -el esquema tarifario con subsidios populares se dio a conocer luego del fallo-, Ciudad Bolívar contará con metro cable, se iniciará la construcción de vías en Suba y Bosa y la troncal de TransMilenio en la avenida Boyacá; la recuperación de la malla vial, con un retraso de décadas, avanza. Pero lo riquitos quieren que pavimenten los humedales para pasearse en autos de alta gama con sus chicas de goma y de malas, o repensamos la ciudad en función de la supervivencia o nos jodemos todos.

De los $ 14,7 billones del presupuesto 2014, sancionado por Petro tras la decisión de la Procuraduría, $3,2 billones de pesos, cifra histórica, se invertirán en educación, $ 2,4 billones en salud y $ 2,3 billones de pesos en movilidad, rubros que suman el 55% del total de inversión (83%). A ello se agregan un sinnúmero de acciones de carácter social en curso como los jardines Acunar, los centro juveniles de artes en las localidades, el mínimo vital de agua, el millón de raciones alimentarias para niños pobres, los territorios saludables, los subsidios al transporte, la formalización de 2.700 trabajadores del aseo, la integración de la población recicladora al modelo de recolección de basuras ordenada por la Corte Constitucional (una de las causas del lío disciplinario de Petro), un canal público de televisión que se posiciona como alternativa y un largo etcétera que la paupérrima, egoísta, arribista, atrasada y sectaria mentalidad de la dirigencia tradicional -clientelista y corrupta como la que más- califica de populismo chavista, marxismo, propaganda y oportunismo -como si no la usaran con descaro.

Si la sacada a patadas de Petro les fracasó porque la pateada que les dio el pueblo desde la Plaza de Bolívar fue elocuente, solo les queda recurrir al referendo y, como en ese escenario también ahora se sienten derrotados, entonces, como malos perdedores que son, de antemano quieren deslegitimarlo. Que por qué ahora Petro dice que sí y antes utilizó tantos recursos para impedirlo. Como si fuera delito utilizar las instancias legales y más aún cuando se advierte un propósito perverso promovido con medios sórdidos.

Pero como de la encerrona parece el recurso menos cuestionable, se aferran a la revocatoria con la ilusión de habilitar el umbral y torcer las encuestas, que en medio de la crisis muestran a un Alcalde fortalecido, con una imagen en alza y una gestión con resultados. Ahora vendrá la movilización clientelista del voto y la campaña de desprestigio que ya se inició en Caracol, Blu radio, Semana y El Tiempo, que editorializando la salida en falso de Ordoñez comienzan a enfatizar en la descalificación de la administración de Petro (“El Procurador convirtió en mártir a un pésimo alcalde”) con lo que coadyuvan a generar un ambiente desfavorable. No aprenden la lección de lo de Ordoñez, la gente no traga entero, por eso, si no se presenta alguna emboscada, Bogotá está ad portas de la refrendación del mandato popular de Petro y su programa Bogotá Humana.

----

Fuente: Actualidad Urbana: http://www.actualidadurbana.com/el-mandato-petro-de-la-destitucion-amanada-a-la-refrendacion-popular/#.UrkZYgJI45A.gmail

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario