Servicios en comunicación Intercultural

Bolivia: ONU confirmó violación de Derechos Humanos en masacre de Pando

masacre-de-pandoServindi, 18 de febrero, 2009.- La delegación boliviana de la Organización de Naciones Unidas (ONU) corroboró la violación a los Derechos Humanos ocurrida durante la masacre perpetrada contra campesinos bolivianos en Pando.

Dennis Racicot, comisionado de Derechos Humanos de la ONU en Bolivia manifestó que nuestra función no es determinar quiénes fueron los responsables, la identificación de las responsabilidades de quienes estuvieron involucrados en los hechos".

El funcionario reafirmó los graves actos criminales cometidos contra simpatizantes del gobierno de Evo Morales en la denominada Masacre de El Porvenir", matanza que dejó 20 civiles muertos.

Racicot señaló que la función específica del informe fue establecer si hubo violación a los Derechos Humanos, más no establecer responsabilidades. "Eso corresponde a la justicia boliviana", afirmó.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Me intereza recibir informacion de manera imparcial sobre todo lo que acontece en Bolivia.
Por otro lado me llama mucho la declaracion de Dennis Racicot,creo que la investigacion debe ser completo.autores intelectuales,materiales,mas si se trata de Bolivia pais del jolgorio y la impunidad de los poderosos.
Saludos.

Esta cuestión nos lleva más allá de condiciones sociales, políticas o económicas, aunque pase y se enrede en ellas. La realidad de la ausencia de respuestas conscientes y adecuadas, nos conduce al interior de la persona humana, aunque esté disfrazada de exterioridades y circunstancias. Uno puede constatar que el fallo viene de adentro, que hay otras personas que en esas mismas condiciones no presentan esta debilidad o fractura interior.

Así, después de bregar por el laberinto de todas las razones externas que existen y condicionan el comportamiento humano, luego de un largo camino de callejones sin salida, llegamos a la más subterránea, íntima y fundamental de las causas que pueden provocar esa profunda incoherencia humana: el daño antropológico.

Podemos considerar este quebranto de la esencia de la persona humana como el más grave problema de nuestra sociedad hoy.

Aquí llamamos daño antropológico a la lesión infligida a una de las facetas estructurales del ser humano. Se trata también de la mutilación de una o varias de sus dimensiones fundamentales. Se trata, en fin, de ese deterioro de la subjetividad personal que se manifiesta, en ocasiones, en forma de atrofia o parálisis de una o varias de las capacidades de cada persona para ser ella misma y no una copia de otras.

En efecto, se causa un daño antropológico con secuelas imborrables cada vez que una persona o grupo de personas, es dañada en su cuerpo a causa de la violencia física, la tortura, el encierro en condiciones crueles o degradantes o el simple encierro en una celda o habitación, o se le destina a trabajar con las mejores condiciones pero, por decisiones injustas o intenciones aviesas, ese espacio se convierte en una “jaula de oro” que no deja de infligir un daño físico y psicológico al confinado sin que su conciencia personal ni la justicia verdadera le recrimine absolutamente algún crimen.

Cada vez que se provoca un aborto, la eutanasia y la pena de muerte, se comete el mayor y más irreversible daño antropológico contra el primero y más primitivo de los derechos: el derecho a la vida íntegra, en libertad y en paz desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

Cada vez que una persona deja de pensar con cabeza propia para repetir consignas por miedo o por conveniencia, es como si le hubieran mutilado su cabeza o su cerebro. Este es un daño antropológico porque destruye o limita la capacidad de estas personas para conocer libremente el mundo y usar sin miedo su inteligencia, para razonar con criterios independientes, sin manipulaciones o restricciones totalitarias.

Cada vez que una persona tiene que esconder sus sentimientos más sanos y veraces y comienza a vivir en la hipocresía y el disimulo, por miedo al qué dirán o a lo que me puede pasar, es como si le hubieran mutilado el corazón. Este es un daño antropológico porque destruye o paraliza la capacidad de estas personas para amar, vivir y expresar lo que sienten, sin que nada ni nadie manipule sus emociones con fines políticos, religiosos o de cualquier índole.

Cada vez que alguien tiene que actuar de modo diferente al que piensa o siente; cada vez que a una persona le confiscan su voluntad cotidianamente a nombre de un “voluntariado” impuesto desde arriba o por decreto; cada vez que una persona pierde su fuerza de voluntad y se convierte en una frágil marioneta movida desde afuera y desde arriba por los hilos del poder, del tener o del capricho, es como si le hubieran mutilado las manos. Este es un daño antropológico porque destruye o quiebra la voluntad humana hasta convertir a las personas en instrumentos sometidos a los deseos de otro.

Cada vez que alguien tiene que esconder su fe, o disimularla o se ve perseguido, perjudicado o presionado por aplicar sus convicciones religiosas al ámbito laboral, social, cultural, político o económico de su propio país; cada vez que una comunidad religiosa se ve sometida a un total y minucioso control político, económico, social, es como si a esa persona, o a esa Iglesia, le cortaran el agua y la luz, le impidieran el oxígeno con que respirar y la asfixiaran en un mar de trámites burocráticos y jurídicos sin sentido que se muerden su propia cola volviendo de regreso al mismo punto de salida, luego de una inhumana pérdida de tiempo, esfuerzos, credibilidad y confianza, es otra forma de daño antropológico, quizás uno de los más sutiles por imperceptibles a los grandes públicos pero de los más perniciosos porque asfixian la capacidad de las personas de trascender su propia existencia material y rastrera y le obstruye el camino y los medios para abrirse a lo espiritual, lo absoluto, que llamamos Dios. Quien limita esta dimensión humana que se llama libertad religiosa, afincada en la libertad de conciencia no solo daña la esencia del ser humano, sino que lo condena a vivir tejas abajo en el más absurdo de los sentidos: el sinsentido de una vida sin proyecto trascendente, sin futuro y sin esperanza. Aún más, cuando este daño se ejecuta por años y a nivel social, se bloquea el sagrario inviolable de la conciencia del ser humano y se usurpa, queriéndolo o no, el lugar y la autoridad del mismo y único Dios.

muchos de esta gente boliviana son complises de los abusos que comenten otros a los cuales hoy exite una demanda en contra del gobierno mismo y de sus complices que son la nacionalidad cubana los que sufren por la muerte de varios y por los desastres que quedan dentro de su cuerpo los abortos que realizan contra su propio cuerpo............................

En Bolivia no solo se esta violando los derechos humanos, se esta masacrando a gente inocente, aqui ya no hay derecho a la protesta, ni derecho a opinar, quien este en desacuerdo con el presidente o sus seguidores es acesinado o encarceldo, estamoS viviendo tiempos duros para la democracia boliviana, hoy mismo Bolivia entera esta de luto, han golpeado campesinos, matado criaturas y sin contar con mucha gente desaparecida, y niños que han quedado solos, hablo de los indigenas del TIPNIS, CLAMAMOS JUSTICIA, QUE EVO MORALES RENUNCIE Y SE ENTREGUE PUEJ EL LUGAR DONDE DEBE ESTAR ES LA CARCEL

Añadir nuevo comentario