Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Dilemas de nunca acabar

Por José Mashingash Putsun*

17 de diciembre, 2012.- A fines de agosto del presente año, se cruzaban noticias que el Instituto Superior de Educación Público (ISEP) de Monterrico desarrollaría la segunda especialización en EIB, a raíz de una licitación otorgada por el MED. De esa manera, se generó una fiebre de inscripción, más que todo por docentes mestizos que laboran en las escuelas de las comunidades achuar, urarina y quichua del rio Corrientes.

La avalancha de inscripciones no tanto es porque los docentes quieren formarse en esa especialidad para mejorar sus prácticas pedagógicas y logros de aprendizaje en los niños, niñas y jóvenes de la cuenca antes señalada, sino para asegurar el puesto. Pues es sabido, las plazas bilingües son vistas como un botín de tesoro que debe repartirse a costa de los derechos de los niños y niñas indígenas.

Consecuente a lo descrito, la primera concentración de los docentes en la provincia de Nauta se realizó entre el 27 al 30 de setiembre. Contando los días de viaje de llegada y retorno, más los retrasos que han tenido, calculamos que los docentes se incorporaron en sus aulas hasta el 12 de octubre. De tal manera que la primera concentración genero una pérdida de 12 días hábiles.

La segunda concentración se realizó entre el 20 al 31 de octubre. Contando los días de viaje de llegada y retorno, calculamos una pérdida de 9 días hábiles.

Según reporte de los participantes, nos informan que en noviembre la concentración será del 22 al 25, contando los días de viaje calculamos una pérdida de 7 días hábiles. En resumen, entre septiembre y noviembre se habrán perdido 28 días hábiles de clase. Sumando los días perdidos en el marco de la huelga magisterial no se sabe cuántos días hábiles se han perdido. Entonces la pregunta es: ¿recuperaran los días perdidos los docentes que participan en este curso?, ¿la UGEL-Loreto Nauta tendrá en cuenta esta situación?

El cuestionamiento de la ausencia de los docentes por participar en este programa, no es porque no se quiere que se preparen. Entendemos que los docentes deberían actualizarse para mejorar sus prácticas pedagógicas y logros de aprendizaje de los niños y niñas, así como para sobrevivir en este mundo competitivo.

El meollo del asunto es que la instancia que desarrolla este programa no se ajusta al contexto donde los docentes trabajan. Los docentes participantes arriesgando su situación laboral y tal vez sin querer abandonar sus escuelas, caen en ese error. Tenemos información que en el caso de la cuenca del rio Corrientes, en la primera jornada asistieron 22 docentes. De esta cantidad, disminuyó a 11 y finalmente están asistiendo 7. La deserción es debido a que no tienen movilidad seguro para su retorno y viendo que pierden muchos días de clase, la mayoría tuvo que abandonar el curso antes que las autoridades comunales les informaran.

Además de la situación tratada, quiero presentar dos casos que suscitan en la cuenca del rio Corrientes.

1. Un caso particular es de los docentes nombrados y contratados que se resisten a planificar sus trabajos. En las acciones de monitoreo desarrollado en el marco del proyecto “El petróleo en la Selva” que ejecuta el FORMABIAP en coordinación con UGEL-Loreto Nauta y la FECONACO, se ha constatado que existe un grupo de docentes entre nombrados y contratados que no planifican sus trabajos y en efecto desarrollan sus clases de manera improvisada.

Estos, argumentan ser licenciados en educación o en todo caso ser nombrados, que ellos no necesitan planificar porque se valen del tiempo de servicio y experiencia acumulada. Estos mismos datos se evidencian en los diagnósticos sociolingüísticos y educativos realizados en la comunidad de Santa Isabel y en las comunidades Urarina. En opinión personal, estos docentes no deberían ser contratados porque desprestigian el magisterio y en el peor de los casos son profesionales que no merecen ser educadores.

2. El otro caso es de los docentes contratados que consideramos como no habidos. Los docentes que aparecen en el siguiente cuadro, han sido contratados en los niveles que se indican y nunca han llegado a los centros donde fueron asignados. Las comunidades y los directores de las IE nunca han sido informados la razón por la cual fueron reubicados, aun cuando en una de las cláusulas de la Directiva para los procesos de Contrato 2012 señala que los contratados están prohibidos a ser rotados, la UGEL-Loreto Nauta ha causado este desorden a su antojo.

3. Un tercer caso es de los docentes nombrados que nunca han llegado a sus centros de trabajo. Los docentes que en seguida se indican han utilizado argumentos sin fundamentos sólidos para convencer a las autoridades de la UGEL-Loreto Nauta y de esa manera han sido reubicados en otras escuelas, y en el peor de los casos es que ni la UGEL-Loreto Nauta se ha preocupado en cubrir estos vacíos. Finalmente son los niños y niñas los que pagan todo este desorden y enriendo que no tiene cuando acabar.

---

*José Mashingash Putsun es coordinador del Componente de Educación Formal del Proyecto “Petróleo en la Selva”. Ejecutado por FECONACO y FORMABIAP, con el apoyo de Operación Jornada-IBIS Dinamarca.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

La enseñanza en la selva es una triste realidad. En las escuelas fronterizas y Purus y Breu (Ucayali), la situacion es peor. Alli, los docentes ingresan en junio y salen en las fiestas patrias de julio. Luego vuelven a sus aulas en setiembre y salen de vacaciones en la primera semana de diciembre en el mejor de los casos. Todos se preocupan por los niños que estudian en escuelas urbanas, pero las escuelas de la selva, estan cada vez mas olvidados. Una triste realidad.

El abandono y las irregularidades que José presenta para el río Corrientes es casi lo mismo para otras cuencas de la Amazonía peruana. Ahora que el Ministerio de Educación tiene una visión diferente y mejor de la atención a las comunidades de la Amazonía a través de la DIGEIBIR, en las UGEL y las Direcciones Regionales de Educación sigue habiendo un conjunto de mafiosos que se prestan a todo tipo de irregularidades con las plazas docentes de comunidades indígenas. Hasta cuando podremos soportar esta situación en el caso de la UGEL Nauta que es la peor muestra de la corrupción y de la delincuencia organizada y disfrazada de "funcionarios". Tenemos la palabra los indígenas con sangre en la cara para poner esto en la agenda de todos los funcionarios del gobierno regional y del gobierno nacional.
Atentamente, Fernando Antonio García

ta xvr la pagina 10 puntos

Añadir nuevo comentario