Servicios en comunicación Intercultural

La mitad de la Amazonía actual desaparecería si no se frenan presiones y amenazas

Servindi, 6 de diciembre, 2012.- Organizaciones que integran la Red Amazónica de Información Socioambiental Georreferenciada (RAISG) lanzaron el martes el Atlas “Amazonía bajo presión”. En este se advierte que si las amenazas identificadas para proyectos viales (carreteras o multimodales), de petróleo y gas, minería o hidroeléctricas se convierten en presiones en el futuro próximo podría desaparecer hasta la mitad del bosque amazónico actual.

"Si todos los intereses económicos que se superponen en los próximos años se concretizasen, la Amazonía se convertirá en una sabana con islas de bosque", dice el coordinador general de RAISG, Beto Ricardo, del Instituto Socioambiental (Brasil).

Se evidencia un arco de deforestación que se extiende desde Brasil hasta Bolivia, una zona de presión hídrica y explotación petrolera en la Amazonía andina y un anillo minero periférico.

Las presiones y amenazas que pesan sobre la Amazonía llevan a que los paisajes de selva, diversidad socioambiental y agua dulce sean reemplazados por paisajes degradados, sabanizados, zonas más secas y más homogéneas. Entre 2000 y 2010 se suprimieron cerca de 240.000 km2 de bosque amazónico.

La publicación tiene como objetivo principal superar visiones fragmentadas de la Amazonía y brindar un panorama amplio de presiones y amenazas para toda la región.

Seis presiones y amenazas

El Atlas trae información sobre un conjunto de seis presiones y amenazas sobre la Amazonía en la última década: carreteras, petróleo y gas, hidroeléctricas, minería, focos de calor y deforestación.

Dichos análisis tienen sustento en 55 mapas, 61 tablas, 23 gráficos, 16 recuadros y 73 fotografías. Toda esta información y análisis está organizada en capítulos temáticos, con un total de 68 páginas.

En esta oportunidad no fue posible incluir el análisis sobre temas tan relevantes como la minería ilegal, extracción maderera y agropecuaria, debido a la falta de información calificada y representable cartográficamente para toda la Amazonía. Cuando estos factores se incluyan el vistazo general puede ser aún más adverso.

Esta publicación es una contribución de la sociedad civil al debate democrático sobre las presiones en la Amazonía y particularmente sobre la deforestación, tema que actualmente está en proceso de evaluación por parte de varios gobiernos nacionales, así como en el ámbito intergubernamental de la OTCA.

La Amazonía que se presenta en esta publicación es un territorio de altísima diversidad socioambiental en proceso de cambio acelerado.

Cubre una extensión de 7,8 millones de km2, sobre 12 macrocuencas y 158 subcuencas, compartidos por 1.497 municipios, 68 departamentos/estados/provincias de ocho países: Bolivia (6,2%), Brasil (64,3%), Colombia (6,2%), Ecuador (1,5%), Guyana (2,8%), Perú (10,1%), Suriname (2,1%) y Venezuela (5,8%), además de Guyane Française (1,1%).

En la Amazonía viven cerca de 33 millones de personas, incluyendo 385 pueblos indígenas, además de algunos en situación de “aislamiento”.

Son 610 áreas naturales protegidas y 2.344 territorios indígenas que ocupan el 45% de la superficie amazónica, sin contar los pequeños, medios y grandes propietarios rurales, empresas de varios tipos, instituciones de investigación y fomento, además de organizaciones religiosas y de la sociedad civil.

RAISG

El principal objetivo de RAISG, desde su fundación, es estimular y facilitar la cooperación entre instituciones que ya trabajan con sistemas de informaciones socioambientales georreferenciadas en los ocho países de Amazonía, además la Guiana Francesa.

La red tiene hoy 11 instituciones asociadas. Desde su inicio, la propuesta de RAISG fue construir un ambiente adecuado para desarrollar un proceso a largo plazo, acumulativo y descentralizado, que permitiese compilar, generar y publicar información y análisis sobre las dinámicas contemporáneas de la (Pan) Amazonía.

Este Atlas pretende consolidar una visión regional amplia e inclusiva donde la Amazonía vaya más allá de Brasil, y los países andinos y guayanenses también se consideren amazónicos. Es un esfuerzo histórico por analizar el tema de la deforestación en toda la Amazonía aplicando una metodología estandarizada.

El trabajo requirió la realización de varias reuniones presenciales en São Paulo, Lima, Belém, Bogotá y Quito, desde 2009 y tuvo el apoyo de instituciones como Rainforest Foundation Norway, Fundación Ford, Avina y Fundación Skoll.

Uno de los principales retos para las instituciones involucradas en RAISG va a ser calcular la deforestación acumulada antes de 2000, año adoptado como línea de base en la primera edición de Amazonía Bajo Presión.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

La Religión del Éxito Codicioso (madre de todas las creencias dizqué “espiritualistas”), está llevando a la Humanidad al abismo, pues ni siquiera se comprende la visión de futuro humanista (Mateo, 19:21, 23), la misión de servicio humanitario (Juan 13:4,13-14) y la construcción del socialismo (Mateo 19:18) de Jesús. Le adulan, no le imitan, a tan extraordinario humano.

El capitalismo, ya cumplió su ciclo de progreso para la Humanidad, luego de superar a la decadente Feudalidad. Ahora el capitalismo solo se perenniza por la demanda de herramientas y máquinas destructivas como bienes de consumo bélico y por los servicios de guerras.
Cada 4 o 5 años, en los paises, como el Perú, se da paso a la extensión del mercado hacia los territorios amazónicos; pues se renueva la ilusión popular con la “fiesta electoral”, que denigra a la república y a la democracia: “Se inculca una actitud competitiva exagerada … , … para adorar el éxito codicioso …(del ciudadano que origina y/o acrecienta su propiedad privada, robando la propiedad pública) … y esta mutilación (el éxito por lo que sea, como sea y por cuanto sea) de los individuos, es “el peor mal del capitalismo”. (Albert Einstein, Mayo 1949. Semanario “Hildebrandt…”,pgs 20-21, del 18/11/11).
Es urgente que superemos las creencias en que la destrucción a la amazonía será compensada en "el cielo", superemos el mal destino, construyamos un buen porvenir.

Destino, es la consecuencia heredada, a la generación nueva, de las acciones de una generación vieja. Con extractivismos, se ha destinado tendencias destructivas a los pueblos de Loreto. La destrucción de la calidad ambiental, por la contaminación, así como las crecientes extremas de los ríos amazónicos, hasta que se acaben los nevados andinos, por el calentamiento a la atmósfera. Y la destrucción a la calidad de vida, por prácticas alimenticias dañinas, prácticas urbanísticas anti-ecológicas, y supersticiones de que la desgracia de la amazonia será compensada en “el cielo”.
Porvenir, es el proyecto de vida que hemos decidido y lo realizamos en un mejor estilo de vida. Para los pueblos de Loreto, es el Proyecto de vida de Productividad de los RRNN renovables (valor agregado por transformación en producto), de Ciudadanidad de los deberes civiles(territorialidad indígena y campesina, ordenamiento territorial urbano y rural, y tránsito vehicular y peatonal), de los deberes políticos (honestidad representativa) y de los deberes sociales (educación y salud pública interculturales), y de Interculturalidad con los aportes ecológicos y culturales indígenas a las ciencias, tecnologías y costumbres urbano-industriales. Practiquemos el Estilo de Vida Productiva Hortícola-Pecuario-Forestal industrial-Turístico, para estimar la república y la democracia.

Añadir nuevo comentario