Servicios en comunicación Intercultural

Chile: ¿Mercenarios en la Araucanía? Incendios a campesinos pobres, furgón escolar y escuelas

Por Mapuexpress

03 de agosto, 2012.- No es primera vez que en medio de movilizaciones de comunidades por reclamaciones de tierras ancestrales aparezcan atentados incendiarios que afectan a inocentes y sectores vulnerables, que son utilizados mediáticamente para hacer entrever que se tratarían de móviles Mapuche, demonizando y estigmatizando las reclamaciones haciéndolas ver como salvajismo que no respeta a niños ni a campesinos chilenos pobres.

De la misma forma, no es primera vez que aparecen antecedentes de la existencia de operadores mercenarios en zonas de conflictos como insinúa recientemente la Alianza Territorial Mapuche en el marco de este tipo de atentados.

Desde finales de los año 90 han circulado una serie de denuncias por ataques incendiarios que en su totalidad, desde sectores políticos – empresariales conservadores, se han tratado de dirigir y acusar a las movilizaciones mapuche que reclaman tierras ancestrales, con gran impacto mediático, sin embargo, también, han circulado denuncias casi sin cobertura de prensa sobre vínculos de algunos ataques con empresas de seguridad prestadoras de servicios a las corporaciones forestales, donde, incluso, han actuado ex militares de inteligencia de la dictadura incluyendo a ex CNI.

Frente a esta realidad, existen antecedentes registrados por un Grupo de Trabajo de la ONU sobre Mercenarios y Guardias Privados, quien presentó su Informe de Misión a Chile en marzo del 2008 ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU donde dedica una sección especial al caso de violaciones de derechos humanos de comunidades mapuche cometidas por guardias forestales y en donde señala a modo de ejemplo que "le preocupa que se confunda la legítima protesta social con actividades delincuentes o terroristas y se acuse o se intimide a sus líderes y que en la cesión del uso de la fuerza y de la seguridad por parte del Estado a las empresas de seguridad puedan cometerse ilícitos"

Esta realidad en el presente no es distinta, donde hay atentados incendiarios de dudosa procedencia que sin embargo, todos los medios de información comercial y de circulación masiva que hace eco de esto son, indirectamente, acusatorios a movilizaciones mapuches, resultando ser una de las principales operaciones de estrategia para la condena pública y que reproducen formas de estigmatización y racismo.

A principios de junio del 2012 encapuchados quemaron un furgón escolar y luego se dieron a la fuga en Ercilla. Consecutivamente se perpetraron una seguidilla de ataque incendiarios a pequeños campesinos chilenos pobres en el sector Chihuaihue de Ercilla, lugar donde hace algún tiempo se incendió una escuela.

Cabe mencionar que estos modus operandi son muy similares a los realizados en diciembre del 2003, donde en medio de inverosímiles ataques incendiarios como a la Escuela Colonia Manuel Rodríguez en Malleco, los ataques a campesinos chilenos pobres y la de una retroexcavadora en desuso en el vertedero de Boyeco en Temuco, se efectuaban como formas mediáticas de presión para una mayor militarización de las comunidades Mapuche, una mayor intensificación en la aplicación de leyes especiales anti terrorista y a su vez un mayor poder en la criminalización ante las legítimas reclamaciones por tierras ancestrales, donde incluso, con posterioridad, desde ciertos sectores públicos se reconocía que no eran móviles mapuches, pero el daño mediático ya estaba instalado y sus objetivos cumplidos.

Ante estos últimos atentados de junio - julio, la Alianza Territorial Mapuche señala a través de un comunicado: “Hemos visto también que una serie de ataques a campesinos pobres han sido realizados por desconocidos (¿paramilitares?), para encender los ánimos de civiles organizados bajo la conocida fórmula de las guardias civiles armadas -llamadas en este caso juntas de vigilancia- y justificar también el estado de sitio no declarado, intensificado a partir del 25 de julio pasado en territorio mapuche con ataques diarios, patrullaje por aire, controles y empadronamientos en varios sectores y tecnología de guerra como la usada por las potencias en medio oriente. Luego de esta arremetida armada se terminaron por arte de magia los supuestos atentados, mientras los medios de comunicación y autoridades chilenas culpan sin pruebas a mapuche de la autoría, intentando legitimar así el control armado y la represión.

Cabe mencionar que a principios de año, el Gobierno, coludidamente con sectores empresariales levantó un montaje para encubrir la responsabilidad de Forestales en los mega incendios que afectó mayoritariamente a las regiones del Bio Bio y la Araucanía, donde se indujo a la opinión pública a que dichos desastres estarían involucrados a móviles Mapuche, e incluso aplicó la Ley antiterrorista en la Región de la Araucanía con posterioridad al fatal incendio en un predio forestal en la comuna de Carahue.

Ver también

Incendios “Intencionales”: Empresas Forestales o ¿Pueblo Mapuche? / En el marco de la aplicación de la Ley antiterrorista por los incendios forestales ¿Hay una imputación objetiva para la determinación de la causa a efecto? ¿Hay probidad por quienes están llevando las investigaciones? ¿Cuáles son las verdaderas conexiones que hay detrás de los llamados incendios “intencionales”? ¿Qué pasa con los conflictos de interés entre sectores de poder político y empresarial? / Las operaciones políticas y el efecto mediático gatillado desde el Gobierno han puesto irresponsablemente en el banquillo de los acusados a “Mapuches” y más allá de las “conjeturas” sobre una organización determinada, sus consecuencias son generalizadas.

Paralelamente, por fuera del cerco informativo impuesto por ciertos medios empresariales vinculados a sectores hiper ideologizados, crece con fuerza la tesis de los autoatentados, atendida por sectores democráticos y respetuosos de los Derechos Humanos, particularmente con relación a una plaga extendida en todas las plantaciones de pino en el centro sur de Chile. Las empresas guardan silencio, el gobierno y operadores políticos hablan por estas.

----

Fuente: Mapuexpress: http://www.mapuexpress.net/?act=news&;id=8103

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Los incendiarios son enviados por el gobierno y las empresas explotadoras de los araucanos, haciendo creer al mundo que los nativos son los autores.
Pero qué o cuales son los centros de las llamas? Son las vivien das y campos de los araucanos.....Don Sebastian: diga y explique quienes son? No se haga el cojudo, pues todos uds. son los criminales de la humanidad.

Añadir nuevo comentario