Servicios en comunicación Intercultural

Humala, Presidente del Perú, brinda cortesía a la Amazonía con gira de buena voluntad de tres días

Por Darrin Mortenson*

25 de julio, 2012.- En un movimiento hábil, digno de las empresas de relaciones públicas más cínicas, el gobierno de Ollanta Humala y sus cohortes de los medios de comunicación han tratado de apropiarse de la historia del petróleo relacionada con el sufrimiento en el río Pastaza, al darle un giro a la historia como si fuera un desastre natural.

Después de que la Primera Dama peruana, Nadine Heredia, llegara la semana pasada en una visita sorpresa a Alianza Topal, una comunidad indígena quechua pequeña en una de las provincias más pobres y con más población indígena de la Amazonía peruana, el diario regional La Región informó que Heredia estaba allí para acompañar a los equipos médicos del gobierno en la entrega de "ayuda humanitaria" a los residentes "afectados por las inundaciones en la región."

El artículo - claramente examinado por supervisores oficiales - no hace ninguna mención al hecho de que, los equipos médicos fueron enviados a la Alianza Topal allí para cumplir promesas recientes de los principales Ministros de Humala para tratar y evaluar la salud de los residentes afectados por la contaminación por petróleo, después que los residentes se levantaran en señal de protesta el mes pasado, amenazando también con bloquear el río e interrumpir el flujo del petróleo.

No hace ninguna mención de los últimos 16 años en los que a la empresa petrolera argentina PlusPetrol se le ha permitido, en todos los niveles del gobierno peruano, operar sobre el petróleo barato, derramado y vertido, así como sobre otras toxinas y hábilmente dividir a los líderes, comunidades y pueblos, y ponerlos unos contra otros al situar dinero en efectivo estratégicamente.

No hace mención alguna de cómo el pueblo de Loreto, las comunidades indígenas a lo largo de los ríos Pastaza, Tigre, Corrientes y Marañón, han sufrido los efectos negativos de la producción de petróleo durante 40 años sin participar de ninguno de los beneficios que se recibieron en Lima y en los países donde las empresas petroleras multinacionales se repartieron el botín.

Si bien esa imagen de la Primera Dama visitando a los nativos amistosos vale más que mil palabras, es lo que no dice lo que me interesa. Pero también me han recordado recientemente que necesito mirar más el lado positivo de estas cosas.

Por lo tanto, en el espíritu de los lados positivos, aquí va.

Tomando fuera del contexto de los conflictos y los delitos ambientales que hicieron que la Alianza Topal visitara tal burdo ardid, la llegada poco común de una Primera Dama peruana a una comunidad amazónica tan aislada sería, de otra manera, una gran noticia. Los Presidentes peruanos rara vez prestan atención alguna a la región más grande y rica del país, excepto para asegurarse de que los recursos sigan fluyendo hacia fuera y que el dinero siga fluyendo hacia Lima.

De hecho, el último presidente, Alan García, caracterizó a los indígenas de la Amazonía como "perros del hortelano" - perros que custodian el jardín. Para explicar la metáfora, hace referencia a un perro que guarda celosamente la recompensa que no usará ni compartirá. García también se refirió públicamente a los pueblos indígenas como "atrasados" y "salvajes".

Por lo tanto, para satisfacer a mis colegas con un lado positivo del asunto, por lo menos Ollanta Humala está prestando atención a la región y no está llamando a los pueblos indígenas perros de alguien o salvajes.

Para ir un paso más allá - sin ceder un ápice en el truco de las relaciones públicas, pero tratando de ver el panorama completo aquí - Humala hizo un esfuerzo inusualmente serio la semana pasada para reconocer a las personas trabajadoras de la región con su visita de tres días: en primer lugar al enviar a su esposa a las comunidades; luego, mediante la supervisión de un grupo de Ministros del gobierno analizando sintácticamente los detalles de un plan regional de lucha contra la pobreza en su visita a Iquitos; y por último, al asistir a la Expo Amazónica en Pucallpa, donde prometió una nueva era de desarrollo para la región basada en la mejora de los productos locales y la promoción de ofertas únicas de la región para el mundo.

Si yo lo veo de esa manera, el Jefe peruano prometió aliviar el dolor infligido a los pueblos de la región por las multinacionales-siempre que todos ellos jueguen bien.

"Esto es algo que las personas, así como las empresas deben entender. A fin de que ellos (las empresas) trabajen en el Perú, deben respetar a nuestros ciudadanos, nuestra agua y nuestro medio ambiente ", dijo Humala a la audiencia en la Expo Amazónica el domingo, un mensaje transmitido a nivel nacional en directo a través de TV Perú.

"De la misma manera", dijo, "nuestros ciudadanos cultivarán un clima de paz para que, en este momento de crisis, el Perú pueda seguir siendo el país de crecimiento más rápido en el mundo."

Dándole el beneficio de la duda, solamente me uniré a sus críticos para pedirle, con todo el debido respeto, que ¨se deje de palabras y cumpla.¨

Mientras que la retórica es alentadora, uno debe tener en cuenta la estrategia de relaciones públicas en el trabajo: en términos de buenas relaciones públicas, la Administración de Humala se está poniendo por delante de una crisis.

Los conflictos latentes en el Amazonas representan amenazas latentes a la imagen de Humala, ya dañados por el manejo de su administración de otros conflictos socioambientales en otros lugares en el Perú, es decir, las batallas campales sobre el proyecto minero de EE.UU. de la mina Conga en Cajamarca, que ha costado cinco vidas en las últimas semanas.

Su recorrido es uno de "gestión de crisis", y su objetivo es darle un giro.

Bueno, como ya puedo escuchar a mis colegas riéndose amablemente de mi escepticismo, yo les doy esto: vamos a llamar a la visita de Humala un paso en la dirección correcta, una ruptura con el pasado, un signo de esperanza.

Al mismo tiempo, sin embargo, no debemos olvidar nunca que detrás de la imagen de la página frontal de la Primera Dama sonriendo - rodeada por simples pobladores indígenas pintando alegremente diseños tradicionales en su rostro – se trata de un pueblo que ha sufrido abusos por parte de una compañía petrolera con la complicidad total del gobierno, un pueblo que ha sufrido años de abandono y desprecio del gobierno antes que el Presidente apareciera para hacer nuevas promesas, y un pueblo que ha demostrado que está dispuesto a hacer todo lo posible para proteger su tierra y su cultura.

Nunca dejemos que el poder deje de rendir cuentas. Nunca nos demos por satisfechos. Nunca creamos en los giros aparentes de una situación sin haber visto los resultados y cambios primero.

---

* Darrin Mortenson es coordinador de programa de escritor y de Justicia Ambiental de la Alianza Arkana y el programa de Derechos Humanos. Antes de su participación en la Amazonía peruana, Darrin cubrió la reciente guerra en Irak para revistas, periódicos y la televisión, y se abordaron cuestiones de justicia ambiental en el Caribe, incluyendo el conflicto entre la Marina de los EE.UU. y el pueblo de Vieques, Puerto Rico. Ha recibido el Premio Sigma Delta Chi de la Sociedad de Periodistas Profesionales, el Premio Nacional Headliner, así como muchos otros nacionales de periodismo, honores estatales y locales. Originario de California del Sur, que ahora vive en Iquitos, Perú.

----

Fuente: Blog de Alianza Arkana: http://alianzaarkana.org/blog/entry/humala-presidente-del-peru-brinda-cortesia-a-la-amazonia-con-gira-de-buena-voluntad-de-tres-dias

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario