Servicios en comunicación Intercultural

ONU: "Los charrúas estamos vivos, estamos de pie y en proceso de reconstitución"

Servindi, 11 de mayo, 2012.- El Estado de Uruguay se ha construido en base al genocidio del pueblo Charrúa, pero sus descendientes estamos en un proceso de reconstitución como Pueblo y Nación, conjuntamente con nuestros hermanos charrúas de Argentina.

Así lo afirmó Mónica Michelena, representante del Consejo de la Nación Charrúa (CONACHA), en una declaración entregada esta semana en la undécima sesión del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas.

Michelena explicó que el Genocidio de Salsipuedes "no implicó un exterminio de la población charrúa, como se nos inculcó desde las esferas públicas a través de los sistemas políticos y educativos".

"Nosotros descendemos de aquellos trescientos o más sobrevivientes del genocidio, que fueron separados entre sí para repartirlos como sirvientes en las haciendas, entre los cuales hubo niños que fueron arrancados de los brazos de sus madres".

"Ellos nos dejaron costumbres y pautas culturales, que se fueron trasmitiéndose de generación en generación hasta nuestros días" agregó.

Hace más de veinte años los charrúas están en proceso de reconstitución y trabajan salir de la "invisibilización estructural". "Hoy los charrúas estamos vivos, estamos de pie y volvemos a construir juntos nuestro propio destino" expresó Michelena.

El Consejo de la Nación Charrúa (CONACHA) se constituyó el 2005 y es la única organización indígena de carácter nacional, que nuclea a ocho comunidades y asociaciones indígenas de distintos puntos del país.

Refirió que un estudio de ADN determinó que un 38 por ciento de la población uruguaya tiene origen amerindio. Asimismo, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, la población que se auto identificó con ascendencia indígena pasó de un 0,4% en 1996 a un 4.9%, según datos preliminares del Censo 2011.

La representante del CONACHE exhortó al Foro Permanente para que recomiende al Estado de Uruguay reconozca a los pueblos indígenas que habitan el país y que a la brevedad ratifique el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Ella ha concertado el lunes próximo una entrevista con James Anaya, relator especial para pueblos indígenas, a fin de hacer conocer sus inquietudes y peticiones.

----

Declaración del Consejo de la Nación Charrúa (CONACHA)

Estimado Presidente, estimados miembros del Foro Permanente y estimados hermanos indígenas

Sr. Presidente Edward John, quiero felicitarlo por su nombramiento, así como también quiero felicitar a la hermana Mirna Cunningham por su excelente labor desde la presidencia del Foro.

Soy Mónica Michelena, del Pueblo Charrúa de Uruguay. Es la primera vez que mi Pueblo está representado en una sesión del Foro Permanente. Vengo representando a al Consejo de la Nación Charrúa.

Luego de la independencia de los Estados, se continuó aplicando el mismo marco de dominación de la doctrina del descubrimiento, que ha servido y sirve de fundamento para la violación de los derechos humanos de los Pueblos Indígenas, como en el caso de las violaciones sexuales a las que fueron sometidas mujeres y niñas Ngobe Buglé en Panamá, en febrero de este año.

El Estado uruguayo se ha construido en base al Genocidio del Pueblo Charrúa. El 11 de abril de 1831 los charrúas sobrevivientes de la guerra de la independencia, en la que lucharon junto a Artigas, fueron asesinados en una vil emboscada, en manos del primer presidente de la República Oriental del Uruguay, el general Fructuoso Rivera. Es de esta manera que el propio Estado se apropia de nuestro territorio, para entregárselo a los hacendados de la época.

El Genocidio de Salsipuedes, no implicó un exterminio de la población charrúa, como se nos inculcó desde las esferas públicas a través de los sistemas políticos y educativos. Nosotros descendemos de aquellos trescientos o más sobrevivientes del genocidio, que fueron separados entre sí para repartirlos como sirvientes en las haciendas, entre los cuales hubo niños que fueron arrancados de los brazos de sus madres. Ellos nos dejaron costumbres y pautas culturales, que se fueron trasmitiéndose de generación en generación hasta nuestros días.

Desde hace ya más de veinte años, los charrúas estamos en un proceso de reconstitución como Pueblo - Nación, conjuntamente con los hermanos charrúas de Argentina. Estamos trabajando para derribar la representación social de la extinción indígena en nuestros países, para así poder salir de la invisibilización estructural a la cual fuimos y estamos aun sometidos. Hoy los charrúas estamos vivos, estamos de pie y volvemos a construir juntos nuestro propio destino.

En el año 2005 conformamos el Consejo de la Nación Charrúa (CONACHA), única organización indígena de carácter nacional, que nuclea a ocho comunidades y asociaciones indígenas de distintos puntos del país.

Según un estudio de ADN, realizado en el 2005 y que fue premiado por la academia, un 38% de la población uruguaya tiene origen amerindio. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística, la población que se auto identificó con ascendencia indígena pasó de un 0,4% en 1996 a un 4.9%, según datos preliminares del Censo 2011.

Si bien Uruguay ha suscripto la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, no existe en la Constitución uruguaya un reconocimiento de la preexistencia étnica de los Pueblos Indígenas que habitaban nuestro territorio, ni tampoco existe un reconocimiento del carácter multicultural y multiétnico actual de la población uruguaya. No se reconocen en ella tampoco los derechos colectivos de los Pueblos Indígenas. Esto se traduce en la inexistencia de políticas públicas específicas para la población indígena, perpetuando así la imagen del Uruguay como “país sin indios”, de la cual se han vanagloriado varios presidentes uruguayos de esta época.

En mayo de 2009, en ocasión del Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Uruguay dio su apoyo a la recomendación que le hicieran allí, de ratificar el Convenio 169 de la OIT a la brevedad, pero aun no lo ha cumplido.

Por todo lo dicho anteriormente, desde el Consejo de la Nación Charrúa queremos hacer el siguiente petitorio:

- Que el Foro Permanente sobre las Cuestiones indígenas recomiende al estado uruguayo que efectúe un reconocimiento de los Pueblos Indígenas que habitan en su territorio y que a la brevedad ratifique el Convenio 169 de la OIT.

Muchas gracias.

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Vivan los Charrúas !

muy orgullosa de ser uruguaya tierra de Charrúas!!!!!!!

Felicitaciones por el trabajo. Y es bueno saber que no pudieron exterminar totalmente a los habitantes de estas tierras. Eso cambia mucho la cosa.
Sigan adelante, cada vez más gente simpatiza con la causa, y gracias por el trabajo que hacen.

Los descendientes de charrúas no son solo los sobrevivientes de la matanza de Salsipuedes. La mayoría de los descendientes ya existían desde el siglo 16, y eran numerosísimos. Es que los españoles y pòrtugueses colonizadores eran hombres solteros y tomaban a mujeres charrúas como parejas estables o inestables.Podemos calcular que una sola mujer charrúa que procreara con un español en el año 1600, llegado el año 2010 ya tendría unos 2000 descendientes, calculando que cada 25 años tuvieran 3 hijos, es decir se triplicaran. Así nosotros cada vez aumentamos, ya que tenemos en general más de 2 hijos, y si bien nos alejamos del charrúa original, aumentamos el número de descendientes.Por ej. en Tacuarembó se ha visto que el 50% de los niños nacidos en el Hospital tiene la mancha mongólica, es decir son descendientes de indios, y sabemos que los más abundantes eran los charrúas. En Montevidedo, un 25%. Casi todos los gauchos y gauchas proviene de la mestización del indio con el blanco, y a su vez sus hijos siguen siendo descendientes de charrúas.El gran problema es que no hay método genealógico de verificar esa descendencia. Solo por los indicios genéticos que ya se conocen como la mancha mongólica y otros indicadores. Ellos se publican en la web y en el libro "El genocidio de la Población Charrúa" que está en todas la Bibliotecas del País, aunque el Director de la misma Liscano, y Ehrlich del MEC, no han permitido que los libros sean difundidos al público, siguiendo la política de ocultamiento conocida.Algo muy importante descubrí hace poco: el Estado uruguayo jamás recibió la comunicación oficial ni de Rivera ni de ningún militar acerca del Genocidio, por eso se ignora, además de haber sido ocultado. Lo que pensamos hacer es autenticar los numerosos documentos con la firma de Rivera, Ellauri, Julian Laguna y otras autoridades de 1831 y denunciarlo al Estado como Genocidio comprobado y confesado por los autores. También se enviará copia a la Com isión Interamericana de Derechos Humanos. Espero se colabore en esta tarea fundamental, que cambiará la historia para siempre. Saludos Picerno.

Bien Eduardo, con tu experiencia y conocimiento sos crá ! Arriba la Causa !

debemos purificar la raza charrua
inchala ermanos

Añadir nuevo comentario