Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Hunt Oil utiliza malos dirigentes para aprobar EIA de exploración de 8 pozos

Servindi, 1 de febrero, 2012.- La Federación Nativa del río Madre de Dios (Fenamad) y las comunidades indígenas de Shintuya, Barranco Chico, Puerto Luz, San José de Karene, Puerto Azul, Boca Ishiriwe y Shipetieri denunciaron a Hunt Oil y exdirectivos de coludirse para que la empresa explore 8 pozos petroleros en el lote 76 al interior de la Reserva Comunal Amarakaeri.

Los exdirigentes del Ejecutor del Contrato de Administración de la reserva, sin conocimiento de las comunidades beneficiarias y a título personal remitieron una carta aprobando los Términos de Referencia para el Estudio de Impacto Ambiental que le permite explorar ocho pozos petroleros, el mismo que por su forma ha sido desestimada, señala el comunicado suscrito por las autoridades nativas.

A pesar de haber sido sancionados "estos malos dirigentes (...) vienen realizando maniobras malintencionadas, al no querer dejar el cargo, (...) y en actitud que promueve la división de las comunidades nativas vienen manipulando y entorpeciendo la elección de la nueva junta directiva, con actitudes como el ocultamiento de los libros de actas e inscripción de juntas directivas ilegales".

Fenamad y las autoridades comunales afirmaron su disposición al diálogo de buena fe con el Gobierno y la petrolera Hunt Oil, en el marco de las disposiciones del Convenio 169 de la OIT.

Para el efecto, indicaron que tanto el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp) como Hunt Oil deben coordinar con los interlocutores válidos, cuya junta directiva está presidida por Fermín Chimatani.

 

Comunidad Nativa San José de Karene afectada

De otro lado, autoridades comunales de San José de Karene rechazaron la categorización de "centro poblado" y "caserío" de su comunidad nativa, y criticaron que sea el Gobierno Regional de Madre de Dios quien promueva dicha acción.

Ancestral y legalmente somos comunidad nativa, sostuvieron. Nos quieren obligar a cambiar de denominación para acceder a financiamiento y ejecución de obras, para urbanizar las comunidades, con plaza de armas, pavimentación de calles, y  otras que no corresponden a la realidad y cultura de nuestros pueblos, reclamaron.

Indicaron que la Resolución Ejecutiva Regional 681-2011 que categoriza a la comunidad nativa de centro poblado a caserío incurre en un grave error de definirlas “centros poblados” y que el proceso no se ajusta a los requisitos de la Ley de Consulta Previa, Libre e Informada, con lo cual, "esta Resolución se invalida".

"La "categorización" no se ajusta a la realidad sociocultural de los Pueblos Indígenas y a la identificación entre identidad y territorio reconocida internacionalmente por el Convenio N°169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas", sostiene el comunicado.

"En este sentido", continúa el pronunciamiento, "el Gobierno Regional pretende despojarnos de nuestro estatus legal actual, lo cual acarrearía serias implicancias traducidas en la pérdida de derechos indígenas reconocidos en la legislación nacional, pérdidas de territorios ancestrales y actuales (obviamente a favor de terceros) y la consecuente asimilación sociocultural a la sociedad mayor. ¡Bien se podría sospechar de un intento de genocidio a largo plazo!".

"Los miembros de la comunidad nativa no deseamos esta categorización y estamos en desacuerdo con la forma como se ha implementado, habiendo sorprendido a nuestra dirigencia, por ello: Tratándose de un atentado gravísimo contra la cultura Harakmbut, y las comunidades indígenas de esta región, rechazamos este hecho, denunciando al Gobierno Regional por esta acción, por lo que solicitamos a todas las fuerzas vivas del país apoyarnos a detener este proceso de occidentalización y se deje inmediatamente sin efecto esta Resolución de Categorización".

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario