Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Agreden con cuchillo a joven Shipibo en Lima por reclamar a vendedora

Servindi, 15 de enero, 2011.- Pedro Ramírez Nunta, joven indígena de la comunidad Shipiba de Cantagallo, ubicada en el Rímac, fue agredido en su domicilio el pasado 10 de enero por un grupo de personas, tras haber reclamado a una vendedora de pollos por la mala calidad de sus productos.

“Tuve una riña con la señora en la comunidad para que no venda esa clase de pollo a los pobladores de ahí porque salen muchas enfermedades y los niños están con diarrea, están enfermos…” afirmó el joven indígena a una emisora radial.

De acuerdo al testimonio del agredido, difundido en el portal Youtube, tras reclamar a la vendedora conocida como “Vicky” o “Blanca",  Pedro Ramírez  fue amenazado y horas después golpeado y acuchillado por al menos 10 personas al interior de su domicilio.

“La señora me amenazó de muerte. Fui a estudiar, cuando regresé a las cinco de la tarde, pasó el problema que la señora había traído delincuentes a la zona, y ahí es donde me agarraron, me acuchillaron en mi casa, y a mi señora también la agredieron” afirmó el joven indígena estudiante de turismo.

Su hermano, Dember Ramírez Nunta, detalló que la intervención de los vecinos salvó la vida al  joven indígena.

“Querían matarle, entonces la población salió a defenderlo y los delincuentes se corrieron. Si en caso, los pobladores no hubieran hecho eso, mi hermano ya estuviera muerto" dijo.

Asimismo, el agredido y su hermano, afirmaron que al hacer la denuncia en la comisaría de Piedra Liza, recibieron un parte policial  firmado por el mayor PNP  Benigno Salazar,  donde se indicaba que lo ocurrido fue un accidente de tránsito y no una golpiza.

De igual manera, denunciaron que erróneamente, el parte policial pone la fecha de 8 de enero a la agresión, cuando en realidad  fue el 10 de enero.

“También tenemos pruebas en la casa, y hay bastantes testigos, tenemos cuchillos, sangre y eso la policía no ha contrastado” añadió Ramírez.

Por otra parte, los vecinos afirman que la mencionada vendedora de pollos también amenazó con regresar acompañada de matones para incendiar las casas de la comunidad indígena.

En ese sentido, Pedro Ramírez Nunta, hizo un llamado a la alcaldesa de Lima Susana Villarán para que elimine la delincuencia y violencia  en la zona.

La comunidad shipiba de Cantagallo llegó Lima hace once años, en número de 15 familias, ocupando un terreno en el distrito del Rímac cedido por el Ministerio de Transportes.

A pesar del tiempo transcurrido, poco ha sido el interés del Estado en mejorar su situación.

De acuerdo a un estudio, cerca de 200 niños de la comunidad sufren desnutrición crónica y muchas viviendas no tienen los servicios de agua y desagüe.

Sin embargo, este año se anunció la inclusión de la comunidad en el Aseguramiento Universal de Salud (AUS),  asimismo, serán cubiertos por el Plan Esencial de Atenciones en Salud (PEAS) que  les brindará atención médica para gestantes, recién nacidos y niños, igualmente para tratar enfermedades neoplásicas, infecciosas crónicas y mentales.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Que hacen las organizaciones que dicen que luchan por los derechos de los indigenas, ONGs que solamente se preocupan en los intereses personales o de grupo, los "grandes" lideres de pueblos originarios, que hacen es momento que tienen actuar en estos casos, no puede quedar impune los delitos cometidos por ese grupo de criminales encabezado por la tal Viky, mucho menos el abuso de autoridad, si esto sucede a menos de 5km. del palacio de gobierno, congreso y poder judicial, los medios de comunicacion, como no hay dolares y/o soles no funcionan, es hora de hacer sentir que si estamos unidos, todos los pueblos marginados y olvidados por los gobiernos de turno,

Es cieerto que los ONGs y otras organizaciones no van a estar todo el día cuidando la zona de los delincuentes. Pero conocer que esa vendedora Vicky o blanca que vende productos malogrados, podredumbres o apestando, en esa zona, es tarea y obligación del municipio, pues no solamente los shipibos comen o consumen, sino todos esos habitantes de esa zona.
El Gobierno nacional y los municipios están en la obligación de proteger a los habitantes, cualquiera que fuese, más aún cuando se trata de gente humilde y sencilla, y no como esa gente serrana y (censurado) que se ha dedicado al negocio sucio y enfermizo.
Debemos respetar a todos, pues todos somos peruanos, pero algunos se creen gran cosa.

Añadir nuevo comentario