Servicios en comunicación Intercultural

Costa Rica: Indígenas exigen respeto a sus territorios

Las organizaciones indígenas reiteraron su oposición a la construcción del Proyecto Hidroeléctrico Diquís, que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) pretende edificar en la zona sur del país.

El hecho de ceder parte de sus tierras para el proyecto, los cambios que sufriría el río Térraba y las modificaciones en la identidad cultural, las creencias y la voluntad indígena, son algunos de los temores de los grupos que habitan en la zona.

Y es que según sostienen en el lugar se han identificado más de 200 sitios arqueológicos justo en el punto que sería inundado una vez que se concrete la construcción de este proyecto.

Los integrantes del Frente de Defensa de los Derechos Indígenas Térrabas afirman que en ningún momento han sido consultados por el gobierno sobre este polémico proyecto, tal y como lo establece el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Esta consulta no solo no se ha realizado, sino que ha habido un intento de engañar a las comunidades indígenas, ya que se han realizado actividades de propaganda por parte del ICE que luego son referidas como consultas formales, dijo Manuel Villanueva, representante de la Asociación para la Defensa de los Derechos Indígenas Térrabas (Asodint).

Los representantes indígenas tampoco creen que la construcción de este proyecto traiga desarrollo para sus comunidades y aseguran que lo que se pretende es vender energía a otros países de la región.

En este momento, pretenden privatizar el ICE, y nadie nos puede asegurar que cualquier empresa extranjera se apodere de este proyecto, violente aún más nuestra soberanía, nuestra cultura y nuestra identidad, y haga lo que le venga en gana en nuestro propio suelo, indicó Jerhy Rivera, de la Asociación Cultural Indígena Telire.

Exigen respeto

Este grupo de ciudadanos exigen a las autoridades que respeten los territorios indígenas, de lo contrario aseguran irán a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, no sin antes agotar las vías legales en el país.

Estamos defendiendo y no deseamos que nadie nos valla a inquietar, ni a destruir nuestros recursos naturales, seremos firmes y defenderemos nuestros territorios y no lo que diga el gobierno, recalcó Vinicio Navas, representante de la Asociación para la Defensa de los Habitantes de la Cultura Indígena de Térraba.

En la zona donde se quiere construir esta planta hidroeléctrica existen siete comunidades indígenas, de las cuales Térraba y Chinakichá se verían afectadas de manera directa y de forma indirecta Curré, Boruca, Ujarrás, Salitre y Cabagra. Se calcula que en estas siete comunidades habitan unas 15 mil personas.

Fuente: Argenpress

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario