Servicios en comunicación Intercultural

Perú: El Marañón nuestro de cada día, cada día ya no es mas nuestro

Por Leonardo Tello Imaina, Radio UCAMARA

26 de octubre, 2010.- A las doce la noche del domingo 24 de octubre, pobladores de la cuenca del alto Marañón (Distrito de Nauta) organizados en sus bases por comunidades, tomaron la decisión de cerrar literalmente el Río Marañón a la altura de la comunidad de Puerto Orlando, a ocho horas aproximadamente de la ciudad de Nauta.

Cinco mil pobladores aproximadamente se encuentran apostados en los márgenes del río Marañón ejecutando esta medida de fuerza, con la esperanza de que se sienten a dialogar empresas petroleras y comunidades indígenas.

A todo esto se suma la movilización realizada por la Organización de Juntas Vecinales de Nauta. Siete mil personas aproximadamente se apostaron a las calles en solidad con la medida de fuerza.

Las exigencias que se plantean tienen que ver con mayor asistencia: alimentos y agua potable, así como una indemnización por el deterioro de la vida en el rio Marañón por parte del Estado peruano y las empresas, debido al daño ocasionado por la contaminación.

El 19 de junio hubo un derrame en Saramuro, Río Marañón; el 24 de septiembre otro derrame nos sorprendió en horas de la madrugada en el Río Corrientes; en esas mismas fechas miles de peces, delfines de río entre otras especies aparecieron muertas en las orillas de las playas de la cuenca del Samiria, en el corazón de la Reserva Nacional Pacaya Samiria donde opera la Plus Petrol en el Lote 8X. Testimonios de pobladores recogido por los agustinos de la Parroquia de Santa Rita de Castilla dan prueba de este hecho.

La presencia masiva de la gente en la movilización realizada en Nauta a las 3 de la tarde del día lunes 25 de octubre, nos presenta un panorama preocupante. No hay claridad en las plataformas de lucha. Creemos que esta expectativa la ha generado la misma empresa petrolera al entregar dinero a una parte de la población del distrito de Parinari, dos millones y medio de soles.

Esto ha provocado la movilización de mucha gente para organizarse incluso dejando de lado a la organización Asociación Cocama de Desarrollo y Conservación San Pablo de Tipishca (ACODECOSPAT).

Creemos que esta estrategia de las petroleras obedece a un propósito de desarticular a las comunidades y sus organizaciones, ponerlos en conflicto entre ellos. No nos parecería raro que den más dinero, dejando de lado lo que realmente se debe hacer, denunciar a las petroleras por el daño que ocasionan. Pruebas hay más que suficientes.

Muchos dirigentes importados no son capaces de darse cuenta del verdadero daño ocasionado, lo que hace más fácil el trabajo de las empresas en su intento de desmantelar las débiles organizaciones.

Creo que los medios de comunicación debemos participar en este proceso no solo informando lo que se ve superficialmente, sino haciendo una lectura más clara y con profundidad, con ojos de tatatao (pájaro de la amazonía que puede ver hasta seis metros de profundidad en el río) y sobre todo a favor de las víctimas que son los que siempre tienen la razón.

Nauta, 25 de octubre de 2010

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario