Colombia: Amnistía Internacional denuncia graves abusos y crímenes contra indígenas

Servindi, 25 de febrero, 2010.- Amnistía Internacional (AI) denunció en un informe que las fuerzas de seguridad, las guerrillas y los distintos grupos paramilitares que operan en el país vienen cometiendo graves abusos y crímenes contra las comunidades indígenas de Colombia (foto: ONIC).

En ese sentido, instó a las autoridades del gobierno a frenar esta persecución y respetar las formas de vida de dichos asentamientos que son obligados a participar del conflicto armado.

"Los indígenas sufren cada vez más ataques en Colombia. Se les está matando y amenazando, se les está obligando a participar en el conflicto armado y se les está echando de sus tierras" señaló el investigador de Amnistía Internacional, Marcelo Pollack.

"Ya es hora de que el gobierno colombiano asuma seriamente sus obligaciones y actúe de inmediato para proteger a los pueblos indígenas" aseveró.

La organización aseguró que los indígenas colombianos son víctimas de numerosos abusos que incluyen homicidios, secuestros, amenazas, abusos sexuales contra mujeres, reclutamiento de niños y niñas soldados, desplazamiento forzoso de la población y persecución de sus dirigentes.

Explicó que durante los los 40 años de conflicto armado en Colombia miles de indígenas se han visto obligados a abandonar sus tierras debido a que sus comunidades se asientan en zonas frecuentemente amenazadas.

Además, decenas de miles de personas no indígenas también se suman a la larga lista de muertos, torturados y víctimas de desaparición forzosa.

Cabe indicar que el enfrentamiento lo protagonizan las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y al Ejército nacional que ha sembrado de minas terrestres los terrenos donde se ubican estas comunidades.

Las partes en conflicto también han bloqueado el acceso a la comida y a medicamentos esenciales de los indígenas, afirmando que estos suministros están destinados al enemigo, así como el acceso a la educación ya que muchas de las escuelas han sido ocupadas por la guerrilla y utilizadas como bases militares.

"A menos que las autoridades actúen con rapidez para proteger a los pueblos indígenas en Colombia, existe un riesgo real de que muchos desaparezcan", alertó Pollack.

Según cifras de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), al menos 114 mujeres, hombres y niños indígenas fueron víctimas de homicidios y cerca de un millar sufirieron las consecuencias de los desplazamientos forzosos.

Una de las comunidades más afectadas por estos abusos es la de los indígenas Awá cuyos asentamientos están ubicados en la reserva indígena de El Gran Rosario, en el departamento de Nariño (suroeste), una zona de gran importancia estratégica para las FARC, el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y grupos de narcotraficantes que sufre con frecuencia los envites de la Fuerza Pública.

Acceda al informe de Amnistía Internacional:

- Amnistía Internacional: Colombia (pdf, 12 páginas)

Escucha nuestro podcast


AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.