Servicios en comunicación Intercultural

Bosques y territorios frente al cambio climático: las escalas de la gestión sostenible

Imagen: www.aefona.org

- ¿Cómo tener éxito frente a la deforestación y degradación de los bosques?

Servindi, 29 de mayo, 2015.- El ingeniero forestal y facilitador especializado Rodrigo Arce Rojas participó del Encuentro Internacional: “Bosques y territorios frente al cambio climático: las escalas de la gestión sostenible” y nos comparte una sistematización de tan importante evento que se realizó el 28 y 29 de mayo en Lima.

Aportes del Encuentro Internacional: “Bosques y territorios frente al cambio climático: las escalas de la gestión sostenible”

Por Rodrigo Arce Rojas

29 de mayo, 2015.- Con nutrida concurrencia y gran interés se desarrolló este 28 y 29 de mayo en la Alianza Francesa en Lima el Encuentro Internacional: “Bosques y territorios frente al cambio climático: las escalas de la gestión sostenible”.

El evento fue organizado por el Ministerio del Ambiente (MINAM), el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) y la Embajada de Francia en el Perú como parte de los encuentros previos de contribución de propuestas para la COP21 a realizarse en París.

El evento contó con la valiosa participación de Manual Pulgar Vidal (Ministro del Ambiente), Fabiola Muñoz Dodero (SERFOR), Gustavo Suárez de Freitas (PCNB), Dennis del Castillo (IIAP), Sylvia Reátegui (GIZ), y Claudio Mosi Diez-Canseco.

Entre los participantes internacionales se mencionan a Patrice Pous, (Ministro Consejero), Jorge Rodríguez Quiros (Ex Ministro de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones de Costa Rica), Mauro Oliveira Pires (ICMbio), Alberto Tavares (CDSA), Caroline Merle (ONF Andina), Manuel López (ONF Andina), Yan Speranza (Fundación Moisés Bertoni), Olivier Deheuvels (CIRAD/CIP),  y María Gabriela Zurita (Universidad Regional Amazónica, IKIAM).

Producto de las exposiciones, comentarios, preguntas y respuestas, se presentan los principales resultados del evento.

La deforestación y degradación de los bosques tropicales es una de los grandes problemas que enfrenta la humanidad por las consecuencias sociales, ambientales y económicas que genera. La deforestación y degradación de bosques, que tiene importante incidencia en las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, es un tema complejo que requiere ser entendido en su real dimensión para poder generar alternativas viables y sostenibles.

El evento da cuenta de los importantes esfuerzos que se vienen realizando a nivel internacional, en el país y a nivel local con la finalidad de intercambiar experiencias, gestionar las lecciones aprendidas y encontrar pautas para enfrentar este gran problema que no solo incide en la calidad de vida de millones de personas que viven en los bosques y de los bosques sino por el importante papel que juegan los bosques para hacer frente al cambio climático.

Se destaca el hecho de entender la deforestación como un tema que debe ser entendido de manera integral enfrentando las causas inmediatas como las causas estructurales o factores subyacentes. Es importante entender el abordaje estratégico de la interacción entre bosques y territorios y no verlo como temas separados.  Sobre los bosques inciden una serie de factores tales como la pobreza, la migración,  las políticas públicas, las presiones de mercado, el oro de los bosques y configuran una diversidad de tensiones entre usos de la tierra, vocación agropecuaria y vocación forestal, debates entre zootecnistas, agrónomos y forestales, entre otros aspectos.

Expresiones de estas complejas dinámicas son la carretera marginal de la selva, la Interoceánica Sur, las tensiones entre indígenas y otros actores de la sociodiversidad, la minería ilegal. En estas dinámicas confluyen una serie dimensiones sociales, ambientales, históricas y culturales que deben considerarse en un análisis sistémico. No se puede reducir el tema solo a valor de cambio, hay otro tipo de valores que también es necesario entender como el valor cultural, el valor de la diversidad cultural, el valor de las políticas.

En esta mirada sistémica las experiencias indican que para tener éxito en hacer frente a la deforestación y degradación de bosques se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos.

  • Fortalecer la institucionalidad y la gobernanza como condición clave para hacer que existan las condiciones para una toma de decisiones de carácter concertado y participativo que conlleve la corresponsabilidad en la gestión de bosques y territorios en una mirada de desarrollo sostenible. Es importante incorporar desde un principio a los gobiernos regionales, locales y al sector privado.

  • En ese marco, se ha reconocido que para hacer frente a la deforestación y degradación de bosques se requiere el concurso de líderes con una gran visión por el desarrollo sostenible tanto entre las autoridades como en la sociedad civil. Los esquemas han funcionado mejor cuando se ha contado con la voluntad política al más alto nivel.

  • En el marco de la modernización de la gestión del Estado y una administración pública efectiva se reconoce la necesidad de la simplificación administrativa para atender a los ciudadanos con los más altos estándares de calidad  y de manera oportuna. También se requiere una sociedad civil participativa, comprometida, con capacidad de agencia para asegurar que se hagan los cambios y se mantengan los aspectos positivos que sí están funcionando.

  • Se ha reconocido el papel estratégico de la Zonificación Ecológica Económica y del Ordenamiento Territorial. Estos procesos tienen un carácter político que permite generar un acuerdo, un pacto social que va a orientar de mejor manera los diferentes usos de la tierra. El carácter participativo no solo es una cuestión metodológica sino que favorece el empoderamiento de los actores que defienden el proceso frente a eventuales cambios de prioridad política ante los cambios de autoridades.

  • El incremento de Áreas Protegidas ha sido fundamental para la conservación de bosques. Así mismo se ha encontrado que la asignación de derechos ha sido muy importante. Cuando hay titulares hay formas para aplicar el monitoreo, el control y las medidas disuasorias correspondientes. Esto no es posible cuando las tierras son del Estado  y a la vez no son de nadie. En esta misma perspectiva la consolidación de derechos territoriales de los pueblos indígenas ha jugado un importante rol en la conservación de bosques.

  • Ha sido importante reconocer la dimensión multifuncional del bosque para no reducirlo a un solo tipo de uso. Se pueden combinar opciones de productos forestales maderables, no maderables, servicios ecosistémicos e incluso agricultura y ganadería en tanto formen parte de estos procesos de acuerdos sociales para el buen uso de la tierra.

  • En la perspectiva arriba mencionada, ha sido importante la valoración del bosque en todas sus dimensiones es decir no solo en el valor económico sino todo tipo de valores. El reconocimiento del valor cultural por ejemplo  tiene un papel estratégico. En esta perspectiva resulta importante el reconocimiento del valor del conocimiento tradicional y el papel de las mujeres.

  • El monitoreo y el control son fundamentales pero no son los únicos mecanismos. Se requiere generar sistemas de incentivos que premien los esfuerzos de conservación. Los mecanismos de distribución de beneficios deben ser bien pensados para no generar distorsiones sobre el valor intrínseco de la conservación. La distribución de beneficios no debe ser siempre en dinero sino que existen esquemas de atención a derechos colectivos y canalización de recursos para el fortalecimiento de capacidades que generen en los actores locales sentido de autonomía y empoderamiento.

  • Ha sido importante entender la pobreza en su multidimensionalidad y multicausalidad. En esa perspectiva se ha encontrado que los esquemas funcionan mejor cuando se genera con la gente opciones productivas sostenibles que les den alternativas frente a las formas convencionales de conseguir los recursos económicos de las familias. En algunos casos se ha logrado avanzar hacia el desarrollo de empresas sociales partiendo de la base de recursos de la biodiversidad con las que cuentan y promoviendo la creatividad e innovación.

  • También ha sido importante entender la necesidad de trabajar con enfoque sinergético. Una especie de alianza entre la gestión de espacios cerrados (los bosques), con los espacios abiertos (agricultura, ganadería). En esta perspectiva las miradas de paisajes culturales o ecología de paisajes es clave.  No es posible avanzar solo con piezas aisladas, todas las piezas tienen que estar juntas y jugando el mismo juego.

  • En esa dirección se ha puesto en valor los sistemas agroforestales, las agriculturas forestales, la reforestación, la propuesta REDD+ entre otras opciones. No es posible hablar de una única alternativa sino varias opciones que se despliegan según los contextos particulares.

  • REDD+ es en el fondo una nueva forma de hacer desarrollo rural y desarrollo sostenible. Prepararse para REDD+ es preparar las condiciones para tener gobernanza, institucionalidad, marco legal y político, arquitecturas financieras, que contribuyan a la conservación de bosques, esto no puede hacerse solo desde el sector forestal, se requieren fuertes coordinaciones entre sectores, entre niveles de gobierno y entre actores. La coordinación y concertación son centrales y refuerzan el hecho de reconocer que el fortalecimiento de la gobernanza es muy importante.

  • No es posible depender exclusivamente de fondos internacionales para promover estos esquemas. Se requiere que de manera creativa e innovadora se diseñen arquitecturas financieras que permitan movilizar recursos financieros propios y de las empresas privadas en una perspectiva conjunta de agregación de valor.

  • Los importantes logros obtenidos en reducción de deforestación  en Brasil, la Región de San Martín, entre otros interesantes casos, dan cuenta que la generación de una conciencia colectiva de “sí se puede” es de primera importancia.

Se espera que todos estos hallazgos den pautas para hacer frente la deforestación y degradación de bosques.  Donde hay éxitos no solo se ha reducido la deforestación sino que también se ha reducido la pobreza. No es una mirada estricta de conservación, es una mirada de desarrollo humano.

Lima, 29 de mayo del 2015.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario