Servicios en comunicación Intercultural

El autor de los abrazos latinoamericanos

- La muerte, como consecuencia de un cáncer de pulmón, ha puesto fin a la existencia física de uno de los grandes de las letras del continente.

Por Madeleine Sautié

Gramma, 14 de abril, 2015.- Un adiós que no es verdad nos dejó ayer el escritor uruguayo Eduardo Galeano (Montevideo, 1940). La muerte, como consecuencia de un cáncer de pulmón, ha puesto fin a la existencia física de uno de los grandes de las letras del continente, a los 74 años de edad.

Tras los históricos sucesos de la VII Cumbre de las Américas, donde se alzó a una voz la palabra justa de sus pueblos, parte hacia lo inexorable el inolvidable periodista, ensayista y narrador, dejando enlutada a una región a la que supo tomarle con tino el pulso y desde ese amantísimo gesto escuchar sus más profundos latidos.

Entre los intelectuales imprescindibles contemporáneos se alza valientemente su nombre que firmó, hace más de cuatro décadas, obras de obligada consulta en materia de justicia social y de denuncia de los flagelos de un mundo patas arriba, como Las Venas abiertas de América Latina, escrita a finales de 1970 y con razonamientos y enfoques de raigal vigencia en nuestros días.

No olvidemos que fue esta la obra que seleccionó el eterno comandante Hugo Chávez para ofrecerle al presidente de Estados Unidos Barack Obama un material actualizado sobre la vieja historia del continente americano.

Fueron su pluma y su pensamiento látigos que no cejaron en el empeño de enjuiciar flagelos de un mundo que se le antojó “al revés”, a juzgar por la sarta de acontecimientos irregulares que no podían ni podrán armonizar nunca con el planeta soñado del que tan lejos se halla hoy la humanidad.

A Galeano no se le escaparon ni los grandes héroes ni los menos conocidos —héroes también a los que llamó los nadie—. Por sus libros desfilan en igualdad de condiciones los pueblos originarios con sus protagonistas individuales y colectivos; los niños que han perdido su inocencia en plena edad infantil a causa de gobiernos inescrupulosos y parricidas; los explotados que solo poseen la esperanza; las mujeres marginadas; los pobres ricos y los ricos pobres, los perdedores de la historia… y junto con ellos apuntó firme hacia males sociales como la violencia, la incomunicación, el terror, el miedo, el consumismo, la carrera armamentista, la impunidad, el delito, el narcotráfico, el hambre y la guerra.

Merecedor en varias ocasiones del Premio Casa de las Américas, los cubanos lo tuvimos entre nosotros en enero del 2012 para inaugurar en la institución el prestigioso concurso. Allí lo escuchamos decir que fue precisamente ese recinto la Casa que más nos ha ayudado a descubrir América y las muchas Américas del continente, y calificó en esa ocasión a la Revolución Cubana como un ejemplo de dignidad nacional.

Fue propicia esa oportunidad para verlo en la sala Che Guevara presentar su libro Espejos, una historia casi universal, un texto que recoge en unas 400 páginas, y con ese asombroso poder de síntesis que caracterizan sus escritos, la historia de la civilización desde sus orígenes hasta nuestros días.

¿Quién lo haya conocido personalmente o escuchado su palabra vehemente y directa, podrá olvidarle? ¿Quién que se acerque a uno de sus textos se atreverá a negar la complicidad que se produce entre su mensaje y el lector? ¿Quién se asomará a sus anécdotas, cuentos, juicios… y conseguirá acallar el acto de justicia a que nos convoca?

A Galeano volveremos una y otra vez, buscando en el revoltijo de la belleza artística y la palabra precisa las verdades insólitas pero omnipresentes que pueden verse en el mundo hostil de hoy con solo asomarnos a la ventana.

Las respuestas que escribió a tantos desaciertos políticos y sociales han salido de sus páginas y desandan nuestra América tomadas de las manos para que nadie las pueda ignorar. Un tiempo eterno aguarda a este latinoamericano esencial que supo contarnos de nosotros mismos lo que no sabíamos y escribiendo abrazos nos dejó su obra que es, con mucho, su sobre vida.

----

Fuente: Granma: http://www.granma.cu/cultura/2015-04-13/el-autor-de-los-abrazos-latinoamericanos

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario