Servicios en comunicación Intercultural

Acusan al gobierno de Ollanta y clase política de encubrir crímenes contra la humanidad

- Indignación provoca asesinato de cuatro indígenas por madereros ilegales.

Servindi, 11 de setiembre, 2014.- El destacado antropólogo Stéfano Varese acusó al gobierno del presidente Ollanta Humala, al Congreso de la República y a la clase política del Perú de encubrir crímenes contra la humanidad a raíz del asesinato de cuatro dirigentes indígenas a manos de madereros ilegales.

Edwin Chota clamó por protección frente a los sicarios de la madera pero no fue escuchado. Foto: Amazon Watch

El dirigente asháninka Edwin Chota Valera y otros tres miembros de la Comunidad Nativa Alto Tamaya Saweto, limítrofe con Brasil, fueron amarrados y asesinados frente a parientes y comuneros a mano de un grupo de matones a sueldo de los empresarios madereros.

Stéfano Varese expresó su indignación por la desatención del gobierno a los pedidos de protección efectuados durante años por Edwin Chota frente a las repetidas amenazas de muerte.

Precisa que un Informe del Banco Mundial del año 2012 estima que hasta un 80 por ciento de las exportaciones madereras del Perú son resultado de actividades extractivas ilegales.

Además, cita a la Agencia de Investigación Ambiental de Perú quién sostiene que en 2012 por lo menos del 40 por ciento del cedro exportado a los EE.UU. fue de origen ilegal.

Varese expresó también su perplejidad porque la Comunidad Nativa Alto Tamaya-Saweto aún carece de título de propiedad después de cuarenta años de la dación de la Ley de Comunidades Nativas de la Selva, en la que él participó durante el gobierno del General Velasco Alvarado.

Las noticias sobre la muerte de Chota y sus compañeros primera recibió la atención de periódicos extranjeros. Su lucha incluso fue reportada por el National Geographic y el New York Times sin que ésto haya impedido detener "la voracidad criminal del extractivismo capitalista desbocado" agrega Varese.

A la tragedia de estos crímenes anunciados "se añade el total desinterés y la indudable connivencia de las autoridades regionales y nacionales en poner un alto a los abusos y actos criminales en contra de los pueblos indígenas y ribereños que ocurren a diario en la Amazonía" prosigue.

Advierte que actualmente se legisla para dar carta blanca a las organizaciones del capitalismo salvaje y delincuente a fin de que puedan ocupar las tierras comunales indígenas, tituladas o no.

En tal sentido señala la Ley Forestal y de Fauna Silvestre que subasta los territorios ancestrales indígenas al mejor postor para la explotación indiscriminada e incontrolada de los recurso forestales y de fauna de usufructo ancestral de los pueblos indígenas.

"Desde el contragolpe de Morales Bermúdez (1975) en contra de Velasco Alvarado y el desmantelamiento sistemático de las reformas revolucionarias, el Perú neocolonizado y neoliberal de hoy ha sido transformado en el paraíso del saqueo y la piratería social y ambiental al amparo de una clase política corrupta e ignorante" concluye Varese.

Stéfano Varese

Stefano Varese nació en Italia y llegó adolescente al Perú. Contribuyó en el proceso de reconocimiento de los derechos territoriales y la gestación de la Ley de Desarrollo y Comunidades Nativas de la Selva gestada durante 1968 y 1975.

Actualmente es Profesor emérito en el Departamento de Estudios Nativos de América y Director del Centro de Investigación Indígena de las Américas de la Universidad de California, Davis (EE.UU.)

Es autor del clásico libro La sal de los cerros y una colección de artículos escritos entre 1971 y 2002 fue publicada en Witness to Sovereignty. Essays on the Indian Movement in Latin America por el Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA).

Recientemente presentó en el Perú el libro: Selva Vida, de la destrucción de la Amazonía al paradigma de la regeneración co-editado con Fréderique Apffel-Margglin y Róger Rumrrill.

A continuación el texto completo de Stéfano Varese:

Acuso al gobierno del Presidente Ollanta Humala, al Congreso de la República y a la clase política del Perú de ser encubridores de crímenes contra la humanidad.

Por Stefano Varese

Una vez más en la larga historia criminal del Perú urbano-criollo alienado de su propio país profundo, un crimen de lesa humanidad es cometido en la profundidad de la Amazonía sin que medida judicial alguna sea iniciada en contra de los culpables. Pasarán seguramente algunos días o semanas ante que algún vocero oficial se atreva a balbucear alguna excusa idiota sobre la dificultad de controlar el vasto territorio amazónico y los empresarios grandes y pequeños, nacionales o globales que se han posesionado del país y sus pueblos a punta de millones de dólares bien lavados y armas bien aceitadas.

El primero de septiembre de este año el dirigente asháninka Edwin Chota Valero de 53 años y otros tres miembros de las autoridades de la Comunidad Nativa Alto Tamaya?Saweto, en la región del Ucayali limítrofe con Brasil (aún sin título después de 40 años de la dación de la Ley de Comunidades Nativas de la Selva), fueron amarrados y asesinados en el campo de fútbol frente a parientes y miembros de la comunidad a mano de un grupo de matones a sueldo de los empresarios madereros. Un crimen de lesa humanidad digno de los peores momentos de la trágica historia de la expansión capitalista en la Amazonía, algo comparable a los crímenes diarios que se cometen en las fronteras de la delincuencia del capitalismo global.

La noticia del asesinato de Edwin Chota y sus compañeros apareció en primer lugar en Brasil y fue recogida por los periódicos The Guardian de Londres y The Wall Street de Nueva York. El luchador social asháninka Edwin Chota por años había reclamado protección del gobierno peruano frente a repetidas amenazas de muerte de parte de compañías madereras. Su lucha en defensa de los territorios y bosques asháninka ha sido reportada por el National Geographic y el New York Times, pero obviamente nada de esta notoriedad ambientalista internacional detiene a la voracidad criminal del extractivismo capitalista desbocado. A la tragedia de estos crímenes anunciados se añade el total desinterés y la indudable connivencia de las autoridades regionales y nacionales en poner un alto a los abusos y actos criminales en contra de los pueblos indígenas y ribereños que ocurren a diario en la Amazonía.

No sólo no se paran los crímenes, ni se llevan a las cortes a los culpables grandes y ricos o sus miserables pistoleros a sueldo, sino que se legisla para darle carta blanca a las organizaciones del capitalismo salvaje y delincuente a fin de que puedan ocupar las tierras comunales indígenas, tituladas o no, bajo la figura legal espuria de la ley 2738: Ley Forestal y de Fauna Silvestre, que subasta los territorios ancestrales indígenas (con o sin título) al mejor postor para la explotación indiscriminada e incontrolada de los recurso forestales y de fauna de usufructo ancestral de los pueblos indígenas. No nos olvidemos que los pueblos amazónicos han ocupado y usado estas tierras durante por lo menos los últimos 10,000 años.

Desde el contragolpe de Morales Bermúdez (1975) en contra de Velasco Alvarado y el desmantelamiento sistemático de las reformas revolucionarias, el Perú neo-? colonizado y neoliberal de hoy ha sido transformado en el paraíso del saqueo y la piratería social y ambiental al amparo de una clase política corrupta e ignorante, unos congresistas dignos de pertenecer a la corte de Felipe II o del Virrey Toledo y un presidente engañoso que nos ha traicionado a todos ¿para beneficiar a quienes?

Un Informe del Banco Mundial (2012) estima que hasta un 80% de las exportaciones madereras del Perú son resultado de actividades extractivas ilegales. Las maderas preciosas son “lavadas” con papeles y permisos falsificados que autorizan su exportación. La agencia de investigación ambiental del Perú afirmó que en 2012 por lo menos del 40% del cedro exportado a los EE.UU. era de origen ilegal.

¿Qué hacer para superar la rabia que nos asalta a todos cuando una y otra vez constatamos la tragedia de nuestro país y de nuestros pueblos? ¿Qué instrumentos nos quedan para seguir luchando por una justicia social, ambiental y cultural que parece haber sido secuestrada por los peores miembros de una humanidad en decadencia moral? A la luz de mis 60 años de activismo político Latinoamericano a veces me pregunto si no tenía razón el viejo Poshano, shiripiari asháninka del Gran Pajonal quien me había dicho que lo último que le quedaba por hacer, antes de tornarse en jaguar, era represar el río que dominaba el mundo de los wiracochas (peruanos blancos) y soltarlo de un solo golpe para que la inundación acabara con todos ellos ya que todas maneras habían surgido por error de una laguna primordial (el mar océano?).

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Llapan ñawinchaqkuna napaykusqa kankichik. Arí, kallpayuqkunaqa wakchakunata maypipas wañuchillankum. Killa Pampapipas wañusqakunaqa achkas kanman.
Wañuchinakuypas, suwanakuypas, chiqninakuypas, maqanakuypas mana kanaqpaqri, ¿maypitaq Ministerio del Interior? ¿Maypitaq Ministro Urresti? ¿Manachu chaykunataqa Ministerio del Interior qhawananpaq, amachananpas? Sapa p'unchawtaq Tiliwisurpi Urrestiqa rikuchikun? ¿Maytaq allin llamk'asqanri?
EEUUmanqa manas cocainaqa yaykunchu, allintas qhawanku, qichunkus, apaqkunataqa carcelmansi wichq'anku. EEUUman cedro k'ullukuna apaqkunatari ¿manachu hark'ankupas, huchachankupas? ¿Imallatataq chayri huchachanku? EEUUmanqa runapas, wawakunapas allin qhawasqan yaykunku; mana chayqa hap'ispas kutichimunku; chayqa allinmi kanman, ichaqa, ¿imaraykutaq chay cedro k'ullukunatari mana kutichimullankutaqchu? Chaykunaqa pakamantachus yaykunmanpas, kaqtaq kay "Gobierno Nacionalistas" chaytaqa apachinman. Chay cedro k'ullukunatari, ¿sut'inmantachu icha pakallamantachu apachinku? ¿Manach kanchu policiapas chaykuna qhawaq, ¿i? ¿Maypitaq Ministerio del nInteriorri?
Perú Mama Llaqtanchikpipas, huk llaqtakunapipas sach'a wawqinchikkunataqa manam yanqapas qasiqa wañuchinanchikchu, manam q'arunanchikchu; chayrayku ari chay Calentamiento Global nisqa unquypas kay Pacha Mamanchikta waqllichintaq, unquchintaq.
¿Imatapunitaq munanchikri? ¿Allin kawsaytachu, icha Pacha Mamanchik wañuchiytachu? Yanqam kamachikuqpaq churasqapas, paykunja kikinku huchakunku, chaypaqchaqa kay akllanakuyki Runamantapuni allinta qhawarinakuspa akllanakusunchik, amaña llullakunatapas, suwakunatapas akllasunchikchu. Chaykunaqa huchachasqa kananku, llamk'aq rinanku.
Napaykuykichik, huk p'unchawkamaña, kutichimuwaychik ari, kay kikin runa simipi, ama ... simipiqa.

Eslamentable lo que viene ocurriendo contra nuestros líderes indígenas, si esto hubiera ocurrido a cualquiera de las "autoridades de alta alcurnia" a algún potentado o influyente política y económicamente, ya hace rato la prensa nacional, televisiva, escrita y radial hubieran estallado con grandes titulares, pero como se trata de "nosotros los indígenenas" como siemrpe los discriminados, tan igual que en la colonia, y en todos los tiempos, simplemente se pasa la página. Cómo pueden hacer este cto criminal contra nuestros todavía protectores ambientales, contra nuestros depositarios culturales, dueños ancestrales de sus territorios, inváden, atropellan los derechos humanos, por supuesto no existentes en su diccionario cuando se trata de las minorías y más aún de los pueblos indígenas. La ambición de la riqueza económica no importandoles las futuras generaciones, se sigue diezmando bosques y lo peor aniquilando a sus pobladores, sigue la misma historia desde la invasión española, aún no para, en la época de la extracción del caucho lo mismo, que hacemos entonces? Se formó un ministerio de cultura, hay supuestos organismos que velan por los de abajo, sin embargo, todo es por generar más burocracia bien pagada, para seguir atropellando contra los pueblos originarios, incluso con licencia y con carta blanca como manifiesta Stéfano. Tenemos que seguir clamando justicia, demandar a los organismos internacionales, a las organizaciones pro derechos humanos, pro indígenas del Perú y del Mundo.

Varesse siempre dió ejemplo de honestidad y consecuencia. Más la indignación que sentimos no es suficiente, la denuncia tampoco, sólo son los mismos indígenas los que asumirán su defensa y la de su territorio de la manera más
apropiada.

Capitalismo criminal=Constitución del 93

No se puede desmentir las afirmaciones del antropólogo Stéfano Varese. Hace tiempo que los nativos amazónicos ya habían pedido protección y mayor cuidado. Hasta el momento el gobierno del Sr. Ollanta no ha tomado las medidas legales para perseguir a los madereros ilegales. Solamente se preocupado de las concesiones de hidrocarburos, la lotización de toda la amazonía.
Creo que tiene toda la razón al denunciar a Ollanta, al Congreso y a los demás sectores políticos de toda la masacre de nativos.
Y preguntamos¿ya ordenó a los fiscales y jueces investigar de todas estas denuncias? Allí tenemos al ministro Mayorga que al día siguiente de su nombramiento firmó las autorizaciones de lotes a favor de las empresas de los que fue empleado. Esto nos dice lo cierto del Sr. Stéfano.

Añadir nuevo comentario