Servicios en comunicación Intercultural

Humala derramó nuevamente sangre cajamarquina

Reprimiendo a celendinos y resguardado por todo un ejército policial Humala pudo pisar suelo cajamarquino.

Por César Estrada Chuquilín*

24 de agosto, 2014.- El jueves 21 de agosto al promediar las 11 de la mañana, el candidato por el Movimiento de Afirmación Social (MAS) de la provincia de Celendín, Walter Castañeda, fue golpeado salvajemente y luego deteniendo por el Servicio Nacional de Inteligencia y la DINOES.

Walter Castañeda relató que al enterarse de la llegada del presidente Ollanta Humala a la inauguración de la pista del tramo Encañada-Celendín, decidieron junto a varios compañeros de la provincia ir a este evento.

En el trayecto se dieron con la ingrata sorpresa que a la altura de la comunidad Cruz Conga se ubicaba un cordón policial. Ellos fueron intervenidos. No pasó mucho tiempo para que se les permita seguir avanzando, no sin antes haber sido registrados minuciosamente.

Castañeda indicó que fue avanzando por un tramo corto donde nuevamente fue intervenido por la policía nacional para lo cual tuvo que pasar nuevamente un riguroso registro personal para poder seguir avanzando.

"Cuando ingresé al centro poblado Quinuapampa fui intervenido golpeado y finalmente detenido por el servicio nacional de inteligencia, y el servicio nacional de operaciones especiales", denunció.

Castañeda relató que exigió se le explique la razón por la que era detenido, no consiguiendo ninguna respuesta. Luego de pasar 20 minutos detenido fue liberado. Sin embargo, sostuvo el candidato, cuando se dirigía ya a Celendín, en ese mismo momento, nuevamente fue intervenido y detenido por 40 policías, quienes, asegura, lo golpearon con palos.

"Me empujaron por un cerco de alambre y cuando insistía en que me respondan por qué era golpeado y detenido, me dijeron que por ser oposición de Humala, por ser candidato del MAS y por los tres calendarios de consejero que tenía en mi poder".

Según el candidato, Humala dio órdenes de que se detengan a quienes se oponen a las obras. Luego se hicieron disparos con la excusa de que entre estos se encontraba gente que quería atentar contra la vida del mandatario.

Las violentas acciones de la policía contra la gente que intentaba llegar al escenario donde se encontraba el presidente dejaron cientos de heridos, entre mujeres y niños, muchos con heridas graves. Ellos fueron golpeados y dispersados. Se usaron para eso bombas lacrimógenas y una serie de disparos al aire.

Finalmente, Castañeda responsabilizó a Ollanta Humala de un nuevo derramamiento de sangre en Cajamarca, precisó, sin embargo, que esto no los desanima porque seguirán es su lucha contra la inviabilidad del megaproyecto minero Conga.

Manuel Ramos Campos, secretario de Organización del Frente de Defensa de El Tambo, y Walter Castañeda.

Represión

La Policía Nacional del Perú reprimió a cientos de celendinos que intentaban acercarse al Centro Poblado de Quinuapampa, distrito de Encañada, para protestar en contra la llegada del presidente Ollanta Humala, exigiendo la inviabilidad del mega proyecto minero Conga.

Parte de la población que trataba llegar al lugar de la ceremonia fue dispersada. La misma suerte no la tuvieron los cientos de militantes del MAS que quedaron varados en diferentes puntos de la carretera. La fuerte presencia policial no les permitió el paso.

Roger Ponce Muñoz, presidente de las Rondas Unitarias de Celendín, junto a 30 comuneros denunciaron a través de una apretada llamada telefónica estar rodeados por más de 50 efectivos de la PNP dirigidos por el Ministerio Público. Pese a la gravedad de la denuncia nada fue lo que se hizo para protegerlos.

Los ronderos indicaron temer por sus vidas y responsabilizaron a Ollanta Humala por lo que les pueda suceder, indicaron además que es un acto de provocación llegar con las manos manchadas de sangre a burlarse del dolor de los celendinos, por la muerte de cuatro hermanos campesinos en el 2011 y la imposición del megaproyecto minero Conga.

Los cientos de manifestantes desde los cerros cerca al escenario gritaban a Humala: "traidor, CONGA no va". Humala fue resguardado con todo un ejército, con francotiradores que se instalaron en las laderas de todos los cerros, solo de esa manera pudo pisar suelo cajamarquino.

__

* César Estrada Chuquilín es periodista del distrito de Bambamarca, en Cajamarca. Forma parte de la Red de Comunicadores Indígenas del Perú (Redcip).

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

El autor de todos estos atropellos por la policía es Ollanta Humala y nadie más. Él ordena a su esbirro y alcahuete incondicional de Urreti, y los animales salvajes de la PNP actúan como perros rabiosos. Eso todos los peruanos sabemos.
Ya faltan pocos meses para que este traidor deje el gobierno, si antes no lo sacan los del congreso.

Añadir nuevo comentario