Servicios en comunicación Intercultural

Venezuela: Otros 20 casos de desnutrición en niños Jivis

Ninos Jivis desnutridos, foto Oscar Medina, Correo del Caroni

En el hospital aún están internados varios pequeños. Foto: Oscar  Medina

Correo del Caroní, 22 de septiembre 2006.- Luego que se denunciara la muerte de 5 niños Jivis por desnutrición, nuevas denuncias mencionan 7 decesos en total y que otros 20 niños indígenas de esta etnia estarían afectados por el hambre y la malnutrición.

Al Hospital Ruiz y Páez siguen siendo trasladados algunos niños por vía aérea desde esta comunidad, ubicada a varios kilómetros de La Urbana, en el municipio Sucre. Extraoficialmente se pudo conocer que han sido detectados varios casos de tuberculosis  entre miembros de la comunidad indígena Sanema.

Por Carolina Maffia.- Se eleva el número de casos por desnutrición en la comunidad indígena Jivis, que ha afectado gravemente a la población infantil reportándose al menos siete niños fallecidos en menos de una semana.

Esta situación refleja las críticas condiciones en que viven cientos de indígenas asentados a todo lo largo y ancho del estado Bolívar, donde la miseria, pobreza, hambre y necesidades de todo tipo van tomados de la mano.

Hasta el pasado lunes se habían reportado cinco niños muertos por desnutrición en Jivis, pueblo ubicado en La Urbana, municipio Sucre, a varios kilómetros de la población de Maripa, sin embargo, esta cifra se ha elevado, al igual que los casos bajo riesgo, que afectan a la población infantil de esta etnia indígena.

De manera extraoficial se pudo conocer que esta situación mantiene hasta ahora en alerta a las autoridades regionales, encontrándose una comisión especial integrada por Protección Civil, Fundación del Niño, ISP y otros entes gubernamentales, abocados a atender los casos.

Hasta los momentos no ha existido ningún tipo de pronunciamiento oficial sobre esta situación, más que la emitida por la presidenta del Instituto Autónomo Indígena, Yaritza Aray, quien admitió en comunicado de prensa la existencia de varios casos por desnutrición, resaltando que el problema está siendo controlado por los organismos competentes.

Mientras, al Hospital Ruiz y Páez siguen siendo trasladados algunos niños por vía aérea desde la comunidad Jivis, algunos con severos síntomas de diarrea, vómitos y otras afecciones, que vienen a sumarse a los ya recluidos desde el pasado fin de semana en el centro hospitalario.

Hablan padres de los niños

Correo del Caroní logró acceder a las áreas de medicina y emergencia del Hospital Ruiz y Páez donde se encuentran recluidos los lactantes para conversar con sus padres, pero esta actividad fue interrumpida por el personal de seguridad del centro de salud.

Estamos aquí desde el pasado domingo porque la niña se puso mal, tenía diarrea, vómito (...), señaló Jaime Mejías, padre de una pequeña de apenas cinco meses que sin embargo posee la talla de una de tres, quien permanece en la emergencia pediátrica del Ruiz y Páez y cuyo estado es ya estable.

Esta pareja perteneciente a la comunidad indígena Jivis no escondió su deseo de volver a su casa en La Urbana, donde revelaron existen muchas necesidades.

Mientras, en el área de Medicina Pediátrica, María Angélica Martínez cuidaba de su pequeño hijo de un año, cuya estado es un poco más delicado, tanto que a consecuencia de la desnutrición severa que presenta, su piel no sólo cambió de color sino que presenta la aparición de excoriaciones que lo mantienen bajo un mosquitero como protección.

Falta comida

El diputado indígena al Consejo Legislativo Regional, Juvencio Gómez, reconoció que muchas comunidades indígenas se encuentran en estado crítico, incluso sujetas a lamentables condiciones, estando asentadas en sectores de San Félix, Puerto Ordaz, Tumeremo, Ciudad Bolívar y Caicara del Orinoco, donde hay hermanos que están pasando muchas necesidades, en aspectos como salud, alimentación y educación.

No obstante, Gómez se mostró preocupado a una situación que sólo se puede traducir como falta de comida, sino también de hambre. Afirmó que no estaba en conocimiento sobre la existencia de tantos casos por desnutrición en la comunidad Jivis, revelando que estuvo al tanto de ello a través de la denuncia pública del Presidente de la Federación Indígena del estado Bolívar, hecha en la edición de Correo del Caroní del pasado miércoles.

El parlamentario destacó que muchos indígenas han abandonado actividades propias para su sustento, resaltando que las condiciones en las comunidades indígenas ya no son las mismas que las de hace muchos años.

Su cultura ha sido influenciada por otra, ha cambiado su régimen alimenticio, y con respecto a la práctica tradicional, no se puede decir que la pesca y caza que se conseguía antes la podemos conseguir ahora.

Sin embargo, Jivis es un pueblo que es completamente nómada, y muy pocos son sedentarios. Muchos viven de la recolección de aluminio y van de ciudad en ciudad.

Subrayó que con tantos recursos como minerales, hídricos y forestales que se tienen que no se justifica que los hermanos indígenas tengan que vivir bajo esas condiciones. Cree que las soluciones a esta situación podrían estar en la educación y la promoción en actividades productivas en las comunidades indígenas.

En este sentido, explicó que existiendo un sistema de educación integral para el niño indígena, no sólo se le garantiza educación sino también atención médica, mientras se capacita a sus padres dentro de un oficio que puedan ejercer de manera productiva dentro de sus comunidades.

En el estado existen casas de atención al indígena, una en la Mata de Tapaguire y otra en Ciudad Bolívar, Casa Hogar Santa Inés, que alberga a niñas y adolescentes indígenas, sin embargo, ambas instituciones se encuentran rebasadas en su capacidad de atención, acotó.

Es importante que despertemos nuestra conciencia, y reconozcamos que tenemos potencialidades y tenemos recursos, y aprendamos un oficio o papel productivo dentro de su comunidad, afirmó.

Según Gómez estas propuestas que fueron debatidas en el seno de organizaciones indígenas quedaron en la mesa, recordando que el estado Bolívar cuenta con el Instituto Indígena, quien es que tiene que definir y desarrollar las políticas de atención para las comunidades indígenas.

Tuberculosis en Sanema

Extraoficialmente se conoció que sumado a los graves casos por desnutrición han sido descubierto varios por tuberculosis, que viene a afectar a la comunidad indígena Sanema.

Esta enfermedad que se pensaba estaba prácticamente controlada en el país ha comenzado a repuntar, afectando en una buena parte a las comunidades o pueblos indígenas del estado Bolívar.

Cabe recordar que estos casos por tuberculosis están vinculados a un estado, donde la desnutrición también juega un papel preponderante, que coloca en riesgo la vida del paciente.

Fuente: Correo del Caroní

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario