Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Organizaciones unidas presentarán Agenda Indígena sobre el Cambio Climático

Imagen: COP20.pe

Servindi, 9 de mayo, 2014.- Las organizaciones indígenas nacionales del Perú decidieron consensuar y presentar juntas una Agenda Indígena sobre el Cambio Climático. El acuerdo se adoptó en la reunión que sostuvieron el martes 6 de mayo con los representantes del Estado peruano frente a la COP 20.

El evento se efectuó en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), convocado por el equipo del Frente Público, uno de los cinco sectores establecidos por el Estado peruano para la Conferencia de las Partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 20).

Evento congregó a autoridades y representantes de organizaciones indígenas nacionales

Participaron de la inauguración: Gabriel Quijandría, viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales del Ministerio del Ambiente (Minam), Ernesto Ráez, responsable del Frente Público de la COP20 de Lima y Claudia Gálvez, punto focal para Pueblos Indígenas del Frente Público.

Se decidió conformar una comisión de doce miembros de los pueblos originarios conformada por las seis organizaciones del Pacto de Unidad de Organizaciones Indígenas (CCP, CNA, ONAMIAP, FENMUCARINAP, CUNARC, UNCA) y representantes de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) y la Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú (Conap).

Se acordó asimismo crear un espacio de diálogo permanente para la construcción y desarrollo de la Agenda Climática Nacional y que facilitará su tratamiento con los diversos sectores del Estado debido a que en esta oportunidad se extrañó la ausencia de otros sectores aparte del Minam.

Posición indígena del Pacto de Unidad

Antolín Huáscar, de la Confederación Nacional Agraria (CNA) expuso la posición del Pacto de Unidad

El Pacto de Unidad cuestionó el enfoque y los ejes de la agenda climática nacional oficial que se reduce a cinco temas pre establecidos: a) Bosques; b) Glaciares, Montañas y Seguridad Hídrica, c) Energías sostenibles, d) Ciudades Sostenibles y e) Océanos.

Sus miembros advirtieron con preocupación la ausencia de temas claves en nuestra región como: territorios seguros, ecosistemas sostenibles, el agro y la soberanía alimentaria, protección de los bienes comunes y recursos naturales, entre otros.

Los representantes del Pacto de Unidad afirmaron que la agenda climática nacional presentada por el Estado peruano tiene un enfoque “ambientalista” cuando el cambio climático es un problema que afecta al desarrollo de la sociedad en su conjunto y no se reduce al factor ambiental.

Los ejes presentados omiten destacar factores críticos que agravan la vulnerabilidad de los pueblos ante el cambio climático como la actividad minera en cabeceras de cuenca, la explotación a tajo abierto, la desaparición y contaminación de fuentes naturales de agua, entre otras actividades extractivitas.

Jorge Prado de la CCP fue clara y preciso: "Los pueblos originarios no nos sentimos reflejados en el esquema de Agenda Climática del gobierno"

El Pacto de Unidad propuso una visión holística del cambio climático, destacando que no es un problema solo de ambiente, recursos o de gases de efecto invernadero, “sino de relaciones sociales que dañan a la Madre Tierra”.

Planteó una visión integrar frente al cambio climático y adoptar los enfoques globales de: derechos humanos, intergeneracional y de género en todas las políticas, programas y planes.

También un enfoque ecosistémico pues todos y todas somos parte de la Madre Tierra, y conformamos una comunidad indivisible vital de seres interdependientes e interrelacionados con un destino común.

Antolín Huáscar, coordinador del Pacto de Unidad, afirmó que los pueblos originarios y las comunidades indígenas de costa, andes y amazonía somos los más vulnerables al cambio climático. Las poblaciones más empobrecidas, cuyas actividades de subsistencia dependen de los ecosistemas  y condiciones climáticas, seremos las más afectadas, agregó.

La agricultura, la ganadería, el desarrollo rural, la pesca y la acuicultura serán afectados drásticamente. La biodiversidad se verá reducida. Y todo esto “tendrá un fuerte impacto en la salud y la seguridad y soberanía alimentaria” expresó Antolín Huáscar, dirigente de la Confederación Nacional Agraria (CNA).

Gladis Vila Pihue, vocera del Pacto de Unidad, destacó la obligación del Estado para garantizar la Seguridad territorial de las tierras y territorios indígenas para el Buen Vivir, la Vida Plena y la gobernanza territorial indígena. Asimismo, revalorar los conocimientos, saberes y prácticas tradicionales de nuestros pueblos para enfrentar el cambio climático.

Lourdes Huanca y Témpora Pintado, de la FENMUCARINAP, destacaron que la agenda climática debe hacer visible el rol de la mujer indígena en la lucha contra el cambio climático y aplicar el lenguaje inclusivo.

Señalaron que el cambio climático afecta con más énfasis a las mujeres rurales campesinas e indígenas porque afrontan la carga familiar frente a fenómenos como la sequía o inundaciones, ante la migración de sus esposos.

Esther Bellido Castro, también de FENMUCARINAP cuestionó asimismo que uno de los ejes aluda solo a las “Ciudades Sostenibles” excluyendo a las comunidades rurales que también deben ser objeto de atención.

Mauro Cruz Layme de UNCA y Óscar Rodríguez,  de la CUNARC, acentuaron la necesidad de controlar las actividades industriales que agravan el cambio climático (extractivismo) y deterioran los ecosistemas (cuencas, fuentes de agua, biodiversidad, contaminan, etc.) que son básicos para la subsistencia de los pueblos originarios.

Jorge Prado Sumari (CCP) y Marcelino Bustamante (CNA) dijeron que la agenda climática nacional debe orientarse a la construcción de un modelo de desarrollo sostenible, en armonía con la Madre Tierra, donde el crecimiento económico no agreda los ecosistemas ni afecte la supervivencia de nuestras comunidades originarias.

Los delegados aymaras de UNCA también criticaron que no se haga visible una necesaria transición del extractivismo hacia un modelo sostenible que no dañe a la Madre Tierra

¿Qué es el Pacto de Unidad?

El Pacto de Unidad es una articulación estratégica de organizaciones indígenas nacionales cuya finalidad es fortalecer el movimiento indígena nacional y construir propuestas unitarias en camino hacia el ejercicio de la libre determinación, el Buen Vivir y la Vida Plena  de los pueblos y las comunidades originarias del Perú.

Bajo la denominación genérica de pueblos indígenas u originarios se comprende a diversas formas o modalidades cómo éstos se organizan y que se expresan en: comunidades campesinas y nativas, rondas campesinas, organizaciones y federaciones agrarias, entre otras, que se reconozcan y auto-identifiquen como originarias. Está conformado por las siguientes organizaciones*:

  • Confederación Nacional Agraria (CNA).
  • Confederación Campesina del Perú (CCP).
  • Organización Nacional de Mujeres Indígenas Andinas y Amazónicas del Perú (ONAMIAP).
  • Unión Nacional de Comunidades Aymaras (UNCA).
  • Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FENMUCARINAP).
  • Central Única Nacional de Rondas Campesinas (CUNARC).

El Pacto de Unidad y la COP 20

  • El Pacto de Unidad decidió impulsar -con el Grupo Perú COP 20- una Cumbre de los Pueblos/COP INCA (Indígena y Campesina) como un espacio propio de los representantes indígenas del mundo que asistirán a la COP 20.
  • En la Cumbre Alternativa de los Pueblos Indígenas frente al Cambio Climático prevista del 9 al 12 de diciembre se realizarán encuentros, seminarios, conferencias, debates, talleres, campañas y una movilización global en defensa de la Madre Tierra.
  • De esta manera el Pacto de Unidad se apresta a acoger como anfitrión a las diversas delegaciones de hermanos y hermanas indígenas de diferentes pueblos del mundo que asistirán a exponer y presionar a favor de las demandas y propuestas indígenas frente al cambio climático.

---

(*) La Confederación de Nacionalidades Afectadas por la Minería (CONACAMI) fue suspendida de su participación en el Pacto de Unidad hasta que resuelva internamente y de manera autónoma su crisis y legitimidad de representación. La Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (AIDESEP) decidió renunciar formalmente al Pacto de Unidad mediante una carta fechada 20 de enero de 2014. Sin embargo, advirtió que esta decisión no debe interpretarse como que no sigan “coordinando las acciones que dependen de la unidad del movimiento indígena nacional.”

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario