Servicios en comunicación Intercultural

Las emergencias ambientales del Minam fracasan en comunidades afectadas

- A pesar de la declaratoria de emergencia ambiental poco o nada ha hecho el Estado peruano frente a las exigencias de comunidades y organizaciones indígenas amazónicas que reclaman medidas efectivas para garantizar la vida en sus territorios afectados por actividades petroleras.

Puinamudt, 21 de marzo, 2014.- En tres años de diálogo y solicitudes de investigación y acciones en las cuencas de los ríos amazónicos Pastaza, Tigre y Marañón se han realizado importantes diagnósticos ambientales; hecho histórico en más de 40 años de acrtividad en los lotes petroleros 1AB y 8 de la zona. Los diagnósticos confirman lo mismo: altos niveles de contaminación por hidrocarburos y metales pesados en aguas, suelos y sedimentos.

Pero las comunidades indígenas de las tres cuencas, que reúnen un aproximado de 20 mil personas agrupadas en alrededor de 100 comunidades, no sólo quieren saber si están contaminados o no. Quieren la solución de problemas, la reparación justa y garantías para su vida.

Los pedidos son claros: remediación ambiental, acceso a agua y seguridad alimentaria, titulación de territorios, compensación por el uso de sus tierras ancestrales e indemnización por los graves daños ocasionados.

“Negligencia, antalginazos, paracetamoles”

Las emergencias ambientales declaradas por el Ministerio del Ambiente hasta el momento han sido insuficientes, incumplidas en su totalidad o abandonadas. Los apus de las federaciones se refieren a esta medida como “negligencia” o “antalginazo”.

Aproximadamente hace un año se declaró la primera Emergencia Ambiental en la cuenca del Pastaza; sin embargo, la situación en la cuenca no ha cambiado. “Nosotros queríamos que nos solucionen el agua, lo más importante, el agua que hasta ahorita seguimos tomando, es agua contaminada”, dice el apu Aurelio Chino, presidente de la Federación Indígena Quechua del Pastaza (FEDIQUEP).

En la cuenca del Tigre Emerson Sandi, presidente de la Federación de Comunidades Nativas del Alto Tigre (FECONAT) señala: “No hay un real compromiso del gobierno”, “como siempre nos pasean”. Luego agrega, “ellos están acostumbrados a que salgamos a protestar, tenemos motivos para que nos atiendan”.

En territorio kukama del Marañón, donde aún no se ha declarado la Emergencia Ambiental, pero ya dan aviso. “El pueblo Kukama se encuentra en movilización permanente, si el gobierno no atiende las exigencias de manera inmediata y efectiva” dice Alfonso López, presidente de la Asociación Cocama para el Desarrollo y Conservación San Pablo de Tipishca (ACODECOSPAT).

Las emergencias conflictivas de Loreto

En lugar de solucionar problemas, las Emergencias Ambientales en las cuencas del Pastaza y Tigre (en el Marañón ni siquiera se ha reconocido aún la situación de emergencia ambiental) han visibilizado las limitaciones, ineficiencias y la indolencia del Estado, frente a una verdadera crisis histórica y socioambiental de alto riesgo para la salud de las poblaciones.

Sobre estos graves problemas y la necesidad de celeridad en la atención del Estado, se han pronunciado entidades como la Defensoría del Pueblo o el Vicariato Apostólico de Iquitos, donde incluso se ha invocado la intervención del presidente Ollanta Humala.

El centro de las exigencias de FECONAT, FEDIQUEP y ACODECOSPAT, representantes de las comunidades de las tres cuencas, es uno: que se respeten derechos e implementen acciones de solución de manera inmediata. En juego está la vida de las personas, la vida digna, y las garantías para asegurar el futuro miles de niños y niñas.

----

Fuente: Puinamudt: http://observatoriopetrolero.org/

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario