Servicios en comunicación Intercultural

México: Del DÃa de la Raza al tiempo de la dignidad indÃgena, por Marcos MatÃas Alonso

Publicamos la certera intervención del diputado indígena Marcos Matías Alonso, actual Presidente de la Comisión de Asuntos Indígenas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, durante el Pleno de la Cámara de Diputados realizada el 12 de octubre de 2006:

Con su permiso Señor PresidenteMi alocución tiene que ver con las efemérides del día de hoy. Es un acontecimiento histórico que no debemos omitir.

En el tiempo pasado, el 12 de octubre fue considerado como el día de la raza. Hoy, los pueblos indígenas de México, lo honramos como el día de la dignidad, el orgullo y la resistencia de nuestros pueblos.

Levanto la vista en este recinto legislativo y encuentro el nombre grabado de nuestro gran abuelo Cuauhtemoc y también el de Nezahualcoyotl, el poeta de la voz profunda. Ambos simbolizan la resistencia de 514 años de supervivencia indígena. Enaltezco y admiro su legado histórico.

Señor Presidente, en este día memorable, le ruego me permita hacer una pequeña remembranza sobre un testimonio relevante en la vida de nuestros pueblos.

El pasado 27 de abril, Paul Wolfowitz, Presidente del Banco Mundial, visitó una pequeña comunidad indígena enclavada en la Montaña de Guerrero. Le impresionó ver que los niños recibían clases en el armazón de un viejo autobús que sirve de aula escolar. Los niños recitaron poemas en nahuatl y en su mensaje le hicieron saber su sueño de salir de la pobreza. Su voz irradiaba el orgullo de ser indígena y expresar una de las lenguas ancestrales de Mesoamerica.

Ese día, los niños y las autoridades de la comunidad vieron llegar el helicóptero del Estado Mayor Presidencial, sin imaginar que transportaba a uno de los hombres con mayor autoridad de uno de los organismos internacionales más poderosos en el mundo. Tampoco imaginaron que las palabras de los niños conmoverían al Presidente del Banco Mundial.

Hace un par de semanas, en Singapur se celebró la Reunión Anual del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. En la ceremonia de clausura, el Presidente del Banco Mundial cerró su alocución con los fragmentos de la poesía indígena que escuchó en Acatlán. Los Jefes de Estado, ministros, embajadores y diplomáticos de 180 países escucharon con interés su discurso. En la parte final de su intervención expresó:

Cuando visité Guerrero, el estado más pobre de México, conocí niños que eran los primeros en sus familias que tenían la oportunidad de asistir a la escuela. Aún tengo presente las palabras de una niña que compartió con nosotros su sueño de salir de la pobreza y alcanzar un futuro más luminoso.

Así como la voz y el pensamiento de los niños y niñas indígenas llegó a Singapur en el cónclave del Banco Mundial, en este día memorable, desde mi palabra, he querido que parte de ese mensaje se escuche en este recinto legislativo.

El testimonio anterior, constata que los pueblos y las culturas indígenas ya no permanecen encerrados en el ámbito comunitario, han rebasado las fronteras nacionales y están transitando por el mundo globalizado. En el caminar por el mundo, las identidades se mezclan y multiplican.

En este nuevo proyecto político, es necesario reconocer el derecho a la diferencia y el derecho a la diversidad cultural, que no es otra cosa que aprender a vivir y a convivir con las diferencias culturales y raciales. Debemos aprender a cohabitar con los negros, los indígenas y los mestizos. Aceptar y reconocer que todos somos iguales, pero diferentes. Es imprescindible reconocer el derecho a la diferencia de los pueblos indígenas.

Hoy día, el movimiento de la mayoría de los mexicanos, pugnamos por un nuevo Sol. El Sol del reconocimiento mutuo, la aceptación de todo lo que hemos sido y seremos hacia el fortalecimiento de una nación más multicultural. Nunca más podemos ni debemos ocultar nuestro rostro indígena, mestizo y de raíz europea: son todos nuestros. El espejo de Quetzalcoatl se ha llenado de caras y rostros diversos: los nuestros. También el de Cuauhtemoc y Nezahualcoyotl, que resplandecen en el portal de este recinto legislativo.

Señor Presidente, desde este recinto legislativo, hago un exhorto para que construyamos un México cada día más incluyente, capaz de cohesionar razas, identidades, culturas y aspiraciones diversas.

Detengamos el fantasma del racismo que ha sido un signo doloroso y de humillación. No posterguemos más la deuda histórica que tenemos con los pueblos indígenas de México. El siglo XXI nos exige dejar atrás los festejos del día de la raza, el día de la hispanidad, el mal llamado descubrimiento de América o el Encuentro de dos Mundos.

Es el tiempo de la diversidad cultural y política. Es el día de la resistencia y la dignidad de los pueblos indígenas de México y de América. Nuestras voces cuestionan al Estado Republicano que nació y se sustentó con la idea de un solo pueblo, una sola nación y un solo Estado. La realidad es mucho más compleja y nos convoca asumir compromisos más fuertes para desterrar el racismo, la intolerancia, la discriminación y la exclusión que aún padecen nuestros pueblos.

Muchas gracias a todos y todas.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

hola! me encanto este este articulo sobre la dignidad y resistencia indigena, la verdad es que es impresionante como la presencia de los europeos no significo otra cosa que la invasión y destrucción de sus tierras y la imposición de diferentes formas de servidumbre, y el comienzo de una larga etapa de barbarie en nombre de "la civilización", frente a este proceso, los indigenas desarrollaron a lo largo de los siglos una continua e interminable cadena de luchas por el respeto a sus tradiciones, sus valores y sus respetos culturales.

Es muy bueno tu comentario que sepas valorar las cosas culturas que poseemos se nota que te gusta defender la culura indgena..yo soy un joven indigena que siempre esta al tanto de estos comentarios..

UN:DÃA,COMO HOY PERO EN 1492,CUANDO COLON DESCUVRIO AMERICA, PORESO HOY DEVEMOS RECORDALO.CON TODA LA REPECTIVAS

GRASIAS LUCAS

Añadir nuevo comentario