Servicios en comunicación Intercultural

Beca 18 EIB y el cierre de brechas de docentes EIB

Foto: Andina

Servindi, 9 de setiembre, 2021.- "Es necesario pensar en otro tipo de iniciativas, independientes del Programa Beca 18, si se quiere promover el cierre de brechas entre la oferta y la demanda de docentes en EIB".

Así lo advierte la antropóloga Lucy Trapnell en un artículo en el que analiza los diversos factores que limitan que los postulantes de pueblos originarios amazónicos accedan al programa de becas.

La Alta Dirección del Ministerio de Educación deben revisar la experiencia obtenida con un enfoque de equidad para definir cuán importante considera el cierre de la brecha docente EIB y el rol de Pronabec en este sentido.

Trapnell, miembro del Consejo Nacional de Educación, propone que los procesos de selección deben incluir criterios que permitan escoger a los mejores postulantes de cada pueblo originario "desde un enfoque de acción positiva a favor de la equidad".

Fuente de la imagen: Agencia Andina

 

Beca 18 EIB y el cierre de brechas de docentes EIB

Por Lucy Trapnell*

9 de setiembre, 2021.- A través del Decreto Supremo Nº 014-2021,-Minedu, el Sistema Educativo Peruano ha sido declarado en emergencia a nivel nacional, durante el segundo semestre de 2021 (agosto a diciembre) y el primero de 2022 (enero a junio). La finalidad es responder a los desafíos que enfrenta la educación como consecuencia de la pandemia.

En una reunión de consulta del Plan de Emergencia al Consejo Nacional de Educación, fuimos informados que uno de los cinco ejes del Plan considera la Atención Integral de las Poblaciones Rurales, Indígenas, Afroperuana y Personas con Discapacidad, que incluye el cierre de brechas progresivo de atención a la educación secundaria rural, EIB y EBA, entre otras medidas. Una de las actividades propuestas plantea el mejoramiento del programa Beca 18, becas de pueblos originarios, Beca VRAEM y Becas EIB.  

Dado este escenario, me parece oportuno compartir un artículo en el cual presento información sobre el contexto en el cual se creó el Programa Beca 18 EIB, y explico por qué considero necesario pensar en otro tipo de iniciativas, si se quiere promover el cierre de brechas entre la oferta y la demanda de docentes en EIB. 

Los antecedentes

El año 2013, luego de varias reuniones con funcionarios del Programa Nacional de Becas (Pronabec), la Dirección General de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos en el Ámbito Rural (Digeibira) del Ministerio de Educación, logró que el Programa Beca 18 atienda la formación de docentes EIB, buscando aportar al cierre de brechas entre la oferta y demanda de educadores de esta especialidad.

Pronabec aceptó incluir una nueva modalidad para docentes EIB, enriqueciendo así su opción inicial por carreras de ciencia y tecnología, “[…]que contribuyan al desarrollo del país, promoviendo el crecimiento económico basado en ventajas comparativas determinadas por actividades del conocimiento y no en mano de obra poco calificada y de baja remuneración” (Pronabec 2013,16) (1).

Pronabec además admitió la inclusión de institutos superiores pedagógicos. Una novedad ya que, hasta entonces, solo ofrecía becas a universitarios y a estudiantes de institutos tecnológicos (art. 3, Ley 29837). Sin embargo, Pronabec mantuvo su opción por becar a estudiantes con alto rendimiento académico, que estuvieran en situación de pobreza, sin importar su adscripción étnica, en la medida que su propósito no era el cierre de brechas de docentes, como lo había reiterado varias veces, sino que los jóvenes pudiesen estudiar sin problemas y, de esta forma, mejorar “[…] sus oportunidades para superar sus condiciones de pobreza e insertarse en actividades económico productivas en igualdad de oportunidades en sus regiones y en el país (Pronabec, 2013).

Condiciones que excluyen la diversidad

No obstante, es necesario subrayar que las condiciones que orientan el proceso de adjudicación de la Beca 18 EIB han sido poco sensibles a los diversos factores que inciden en la posibilidad de que postulantes de pueblos originarios amazónicos puedan acceder a ella. En efecto, no tomó suficientemente en cuenta las dificultades de transporte, de acceso a internet y de habilidades mínimas en el manejo de las TIC necesarias para desarrollar los procesos de inscripción y admisión. Pero lo más grave es que las exigencias académicas de Pronabec están muy por encima de las posibilidades de postulantes de muchos pueblos amazónicos, por causa de un problema creado por el propio sistema educativo, que ofrece una educación básica de bajísima calidad.

La suma de todos estos factores ha dado como resultado que la mayoría de los 1671 becarios reportados hasta el año 2018, tengan como primera lengua el quechua o aimara (974) y el castellano (282) y solo 415 sean hablantes de una lengua amazónica, siendo los shawi, awajun y kukama kukamiria los más beneficiados. De los pueblos con población minoritaria priorizados por la Deib, solo tres yine han logrado obtener la beca. Será difícil que este número aumente si Pronabec mantiene las condiciones actuales de acceso a las becas.

Una evidencia de la falta de sensibilidad de Pronabec ante los factores antes descritos, se dio el año 2019 cuando se instituyó la prueba única nacional, que solo un estudiante amazónico, del pueblo Shawi, logró aprobar. Algo similar ocurrió el año 2020, cuando solo cinco postulantes amazónicos fueron aprobados.

La convocatoria 2021 tuvo dos variantes importantes: fue exclusivamente para postulantes que hablaran lenguas amazónicas –sin duda un ejemplo de acción positiva–y se prescindió del examen único nacional, debido a las restricciones impuestas por la pandemia. Estas podrían parecer medidas importantes para favorecer el ingreso de postulantes amazónicos. Sin embargo, chocaron con las condiciones que orientaron el proceso de preselección y admisión.

Un ejemplo de ello es el caso de cuarenta postulantes del pueblo Yine, apoyados durante el proceso de inscripción por la Municipalidad de Sepahua y promotores de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH). Ninguno alcanzó el promedio ponderado de catorce durante los últimos tres años de la secundaria, exigido por Pronabec. Al respecto habría que preguntarse sobre la validez de esta calificación como criterio de preselección para evaluar aptitudes académicas. Las notas consignadas en los certificados de instituciones educativas de educación secundaria de áreas rurales, cuya calidad educativa deja mucho que desear, pueden ser bastante arbitrarias y estarían restando oportunidades a muchos jóvenes.

La prueba única nacional ha sido sustituida por los exámenes de ingreso de las universidades o institutos pedagógicos a los que se quiere postular, sin embargo, las condiciones en las que se desarrollan pueden resultar complicadas, como sucedió con los postulantes de los pueblos Ashaninka y Asheninka que trataron de ingresar a la Universidad Peruana Cayetano Heredia en el examen de admisión del 2021. Debido a su falta de experiencia en el manejo de equipos electrónicos, como la cámara de monitoreo, y a la imposibilidad de mantenerse conectados durante cuatro horas por Internet para responder al examen, diez de los 22 postulantes fueron suspendidos y no tuvieron otra oportunidad para desarrollar la prueba. Los otros doce aprobaron la prueba de excelencia que consiste en una entrevista dirigida a jóvenes que estaban terminando la secundaria, dado que la convocatoria se hizo antes de que concluyese el año escolar 2020.

Las situaciones de exclusión aquí descritas demuestran la necesidad de que la Alta Dirección del Ministerio de Educación defina cuán importante considera el cierre de la brecha docente EIB y cuál es el rol que Pronabec debe cumplir en este sentido. Pronabec redujo el número de becas para la modalidad EIB de 560 el año 2014, a 100 desde el año 2018 hasta la actualidad. Si bien sus funcionarios argumentan que esto se debe a que no se lograron cubrir las becas, esto evidentemente tiene que ver con las condiciones que han exigido para adjudicarlas y los escollos que muchos postulantes encuentran en cada momento del proceso, particularmente en el caso de los amazónicos.

Repensando lo hecho desde un enfoque de equidad  

Es necesario pensar en otro tipo de iniciativas, independientes del Programa Beca 18, si se quiere promover el cierre de brechas entre la oferta y la demanda de docentes en EIB. Se puede pensar en una beca especial orientada exclusivamente para este fin, dado que resulta evidente que los propósitos del programa Beca 18 no apuntan en esa dirección y que sus exigencias rebasan las posibilidades de los postulantes de muchos pueblos originarios amazónicos.

Los procesos de selección deben necesariamente incluir criterios que permitan escoger a los mejores postulantes de cada pueblo originario desde un enfoque de acción positiva a favor de la equidad, en el sentido en el que la define el PEN al 2036: “brindar el tratamiento necesario (igual o diferenciado) para enmendar desigualdades y garantizar el ejercicio pleno de derechos individuales y colectivos en igualdad de condiciones" (CNE 2020: 74) (resaltado nuestro).

Nota:

(1) Pronabec 2013. Expediente técnico 2013. Lima Oficina de Becas de Pregrado. Pronabec.

---
* Lucy Trapnell es antropóloga y educadora. Miembro del Consejo Nacional de Educación (CNE).

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Muy interesante que se piense en otro tipo de iniciativas en mi provincia hay mucho fracaso con beca 18, los requisitos que pide pronabec son muy altos y es más de 10 postulantes ingresará uno, porque los postulantes son evaluados mediante vía web y los chicos nunca cogieron una computadora, pero gracias a las tables esperemos que se superé y se espera el cierre de brechas para docentes EIB una selección de acorde a los buenos resultados, docentes innovadores, que conozcan la problemática social de nuestras comunidades, cosmovisión y su problemática actual. Con un visión de aportes y cambios a la nueva generación.

Añadir nuevo comentario