Servicios en comunicación Intercultural

El hipócrita anticomunismo de la derecha huachafa en el Perú

El presidente chino Xi Jinping en un evento del partido en 2018. Foto: Xinhua.

La campaña contra el comunismo desatada por la derecha criolla peruana contra el profesor Pedro Castillo Terrones suena falsa y mentirosa cuando tradicionales partidos peruanos como el Apra, el PPC o el Partido Nacionalista suscriben acuerdos y reciben prebendas del Partido Comunista Chino (PCCh).  

Servindi, 16 de mayo, 2021.- Vemos en ciernes una agresiva y millonaria campaña publicitaria contra el comunismo acompañada por declaraciones exaltadas de variopintos voceros del Partido Aprista, el Partido Popular Cristiano y otros aliados del fujimorismo.

Lo que no dicen esos voceros son las provechosas relaciones que cultivan con el Partido Comunista Chino (PCCh), de las donaciones que reciben y de los viajes pagados y con viáticos al país asiático.

En la presente nota compartimos algunos detalles de estas relaciones –que también han beneficiado a periodistas, funcionarios, científicos, etc.– recogidos en el informe "El Poder Blando de China en Perú".

Escrito por el periodista e investigador especializado Juan Pablo Cardenal el documento detalla las cercanas relaciones entre Perú y China.

Para descargar dar clic al enlace: 

Los falsos escrúpulos del Partido Aprista

Jorge del Castillo Gálvez dijo que para la segunda vuelta: "Yo, como el 99.9 % de militantes apristas vamos a votar contra el comunismo, a favor de la democracia, y esto se traduce en un voto a favor de Keiko Fujimori" (1).

Lo que no dice el vocero aprista es que en el marco de un convenio de cooperación con el PCCh el Partido Aprista recibió un millón de yuanes (180 mil dólares aproximadamente) en computadoras, equipos de telecomunicación y mobiliario, para sus locales partidarios.

El partido aprista no tuvo remilgo para enviar a jóvenes apristas a China para capacitarse en materias de gestión gubernamental en infraestructura partidaria, indica la investigación. 

Relaciones similares ha tenido el PCCh con el Partido Popular Cristiano (PPC), el Partido Nacionalista y otras agrupaciones políticas, además de periodistas, miembros del poder judicial y académicos, entre otros beneficiados.

Los viajes incluyen todos los gastos pagados, "incluidas cantidades para gastos propios".

Otros políticos que han conocido la hospitalidad china fue la delegación de congresistas encabezada por Lourdes Alcorta (UN), Jhony Lescano (AP), Fabiola Morales (UN), Karina Beteta (PNP), Carlos Canepa (UPP), Víctor Sousa (GPF), Issac Mekler (PNP), Nidia Vilchez (APRA), Alejandro Aguinaga (GPF) y Lourdes Mendoza del Solar (APRA).

Lourdes Alcorta Suero, presidenta de la Liga Parlamentaria Perú - China se reunió entonces con Li Changchun, representante del Comité Permanente del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), en la ciudad de Beijing.

La camaleónica congresista Alcorta –quién terminó de congresista invitada por el fujimorismo– presidió el grupo de amistad Perú-China del parlamento.

Ella y sus acompañantes no tuvieron ningún escrúpulo ideológico frente a la condición comunista de China y alabaron su disposición de trabajar con el Perú "para impulsar las relaciones bilaterales en todos los aspectos".

También es el caso del excandidato del PPC Alberto Beingolea quién alertó: "No caben medias tintas frente a la amenaza real del comunismo internacional. Por eso, tenemos que hacer una gran propuesta de unidad nacional, que asegure la generación de riqueza y haga los cambios para que haya progreso para todos”.

"El arte de hacer amigos"

Descargue el documento con un clic en el siguiente enlace:

La estrategia diplomática del gigante asiático de sembrar amistad para cosechar relaciones está más explicada en el "El arte de hacer amigos", otra publicación de Juan Pablo Cardenal, que proporciona una mirada más global e internacional respecto a latinoamerica.

La proyección destaca la relación de China con Perú, países que tienen suscrito un Tratado de Libre Comercio (TLC) y cuyo comercio bilateral crece a una tasa del 9% de promedio anual.

El gigante asiático se ha convertido en el principal socio comercial del Perú en 7 de los 9 años que este acuerdo se encuentra vigente, y en 5 años de manera consecutiva en el periodo 2014-2018.

Las exportaciones de Perú a China han crecido en 14% entre 2017 y 2018, siendo este crecimiento liderado por las exportaciones no tradicionales (17% de crecimiento).

De otro lado, las importaciones han tenido un crecimiento promedio anual de 13% durante el mismo periodo.

A pesar del contexto internacional poco propicio, el comercio entre China y Perú aumentó, contra todo pronóstico, alcanzando un total de 23 mil millones de dólares en 2019, lo que representó el 25% del comercio exterior total del Perú.

Recientemente, los productos peruanos no tradicionales como paltas, arándanos, camarones blancos y quinua han sido autorizados para enviar al mercado de China, destacó Liang Yu, embajador de China en Perú.

En cuanto a la inversión, Perú es el segundo mayor destino de inversión china en América Latina sólo superado por Brasil. Más de 170 empresas chinas operan en Perú con una inversión total que sobrepasa los 30 mil millones de dólares.

Más de 170 empresas chinas operan en Perú con una inversión total que sobrepasa los 30 mil millones de dólares.

Sólo el proyecto Las Bambas de China Minmetals puede generar un aumento anual de 1 a 1.5 punto porcentual al crecimiento económico del Perú.

El primer país del mundo que visitó PPK luego de asumir su mandato fue precisamente China.

Por lo visto, la mayoría de partidos de izquierda y derecha no tienen reparos con China, a pesar de ser un régimen cuyo modelo se autodenomina: “economía socialista de mercado”, caracterizada por la predominancia de la propiedad pública complementada por la propiedad colectiva y privada.

El sistema político chino está marcado por la dirección del Partido Comunista Chino y la participación de un amplio Frente Unido que reune a todos los sectores sociales del país.

Un congresista con escrúpulos

El informe de Juan Pablo Cardenal registra un hecho anecdótico e interesante de dos manifestaciones nacionales discrepantes con la política de China, y que no vinieron de la derecha precisamente. 

Una es la declaración de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) que manifestó su preocupación por la vigencia de los DDHH en China y en las actividades económicas chinas en Perú (1).

La segunda, es la firme oposición del Frente Amplio, una de las pocas organizaciones políticas que ha rechazado las invitaciones para visitar China, condenó el premio otorgado al presidente de la República Popular China Xi Jinping.

El Frente Amplio cuestionó la Medalla de Honor del Congreso de la República, en el Grado de Gran Cruz, otorgada a Xi así como criticó al entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski por «negociar con una dictadura».

Marco Arana advirtió sobre «el riesgo del neocolonialismo chino» y el «sometimiento de la economía, la política y la cultura de Perú» a China. También expresó su preocupación por la naturaleza del régimen político de China.

Ello provocó que el embajador chino le hiciera luego una visita personal al congresista Marco Arana Zegarra, y que fue descrita por éste como ‘excesiva por protocolo’.

Juan Pablo Cardenal describe la reunión –que le fue narrada personalmente por Marco Arana– como una reunión "que va mucho más allá de la retórica habitual de la amistad: el embajador ‘me dijo que no interfiera en el proceso interno de los asuntos de China, de la misma manera que no interfieren en los nuestros’.

El embajador Chino agregó que China está en Perú para invertir en un momento difícil para la economía peruana, y que no estamos evaluando adecuadamente la importancia de las inversiones de China.

La mayor organización comunista del mundo

El Partido Comunista de China es una de las mayores organizaciones políticas del mundo y en la actualidad cuenta con más de 90 millones de miembros.

Tiene presencia en todos los ámbitos de la vida de la República Popular China, y controla los diferentes niveles de gobierno, los lugares de trabajo y las instituciones de enseñanza.

En noviembre de 2017, el PCCh organizó por primera vez en Beijing una reunión de alto nivel de partidos políticos a la que, según cifras oficiales, asistieron más de 600 delegados de 300 partidos de todo el mundo, explica Juan Pablo Cardenal.

En esta ocasión, Xi Jinping pidió un «nuevo modelo» de relaciones entre partidos, en el que los partidos se centren en lo que tienen en común y se «respeten» unos a otros, en lugar de enfatizar sus diferencias.

En lo que respecta a América Latina, el PCCh ya había lanzado en 2015 un Foro de Partidos Políticos China-CELAC, al que, en pleno apogeo de la llamada ola rosada en América Latina, viajaron a Beijing representantes de 27 partidos mayoritariamente de izquierda pero también de centro y centroderecha de América Latina y del Caribe.

En un segundo foro China-CELAC en Shenzhen, en 2018, los «más de 60» partidos y organizaciones presentes apoyaron una declaración que aceptaba «el camino de desarrollo independientemente elegido por cada uno de los partidos» y apoyaba la iniciativa de la nueva ruta de la seda.

En todas estas instancias, el partido estatal chino se presenta hasta cierto punto al mismo nivel que los partidos democráticos establecidos en América Latina y enfatiza la cooperación y el intercambio de experiencias «entre los partidos».

Con la firma de documentos conjuntos sobre «solidaridad» y «respeto», el PCCh utiliza a los partidos latinoamericanos como pantalla de legitimidad y al mismo tiempo crea dependencias políticas y geoestratégicas.

El PCCh hace un doble juego con esto. Mientras atrae a los partidos moderados de América Latina asegurando el «mutuo respeto», al mismo tiempo se presenta enfáticamente como fuerza revolucionaria comunista, puntualiza Juan Pablo Cardenal.

Así, el 12 de junio del 2020, el PCCh organizó un encuentro virtual con los partidos comunistas de Cuba, Argentina, Perú, Venezuela y Uruguay en el que se trató el tema de la «superioridad del socialismo en el combate contra el COVID-19».

A pesar de la insignificancia política de estos partidos de izquierda radical en sus respectivos países (con la excepción de Cuba), estos eventos se prestan de forma significativa para fogonear sus aparatos de propaganda nacional.

Oportunismo político

China está particularmente interesada en mantener vínculos estrechos simultáneamente con gobiernos y con líderes de partidos gubernamentales.

Ejemplo de ello son los vínculos entre el PCCh y los partidos gobernantes en los países particularmente ricos en recursos como Brasil (Partido dos Trabalhadores, 2003-2016), Ecuador (Alianza País, 2007-2017) o Perú (Partido Nacionalista Peruano, 2011-2016).

Dichos partidos conformaron los grupos de participantes más importantes en los congresos mencionados del PCCh.

China utiliza su involucramiento económico en América Latina para llevar a sus socios simultáneamente a dependencias políticas y geoestratégicas, indica Juan Pablo Cardenal.

Esto se les hace comprender claramente a los representantes de los partidos, por ejemplo, cuando se trata de evaluar eventos políticos en China o de ignorar cuestiones de derechos humanos durante las visitas de Estado. 

Respecto a los partidos políticos en América Latina, la diplomacia personal a través de invitaciones a China es quizás el elemento de relación más importante del régimen chino.

En el diálogo de alto nivel entre los partidos políticos de diciembre de 2017 en Beijing, Xi Jinping anunció que el PCCh invitaría a 15.000 miembros de partidos a viajar a China para «intercambios» en los siguientes cinco años.

Xi Jinping anunció que el PCCh invitaría a 15.000 miembros de partidos a viajar a China para «intercambios» en los siguientes cinco años.

De hecho, se ha observado un crecimiento masivo en los viajes de representantes de partidos latinoamericanos. En algunos casos, los políticos de los partidos son invitados a diversos foros y programas de estudio, o bien el PCCh organiza viajes de delegaciones de partidos particulares, incluidos los de centroderecha.

En muchos casos, los encuentros políticos pasaron a un segundo plano respecto a las actividades turísticas. También la organización juvenil del PCCh invita regularmente a China a delegaciones de políticos emergentes de diversos partidos.

Según el autor Juan Pablo Cardenal, tales visitas y la abrumadora cortesía ofrecida a los invitados tienen un «efecto hipnótico» en los visitantes, que podrían nublar su impresión de la «compleja realidad de China y su sistema político» (p. 24).

Datos sobre el Partido Comunista de China

El PCCh fundado en 1921 estableció la República Popular China en 1949 a través de la lucha armada y es el único partido gobernante de China.

I. Naturaleza del Partido Comunista de China

El Partido Comunista de China es la vanguardia de la clase obrera de China, es el fiel representante de los intereses del pueblo de las diversas etnias de China y es el núcleo dirigente de la causa socialista de China.

El objetivo final del Partido es la realización del sistema social del comunismo.

El PCCh tiene al marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Zedong y la teoría de Deng Xiaoping como la guía de su acción.

Fuente: http://spanish.china.org.cn/spanish/xi-zhengzhi/2.htm

 

Notas:

(1) Ver Canaln.pe: https://canaln.pe/actualidad/jorge-castillo-999-militantes-apristas-vamos-votar-contra-comunismo-n435002

(2) Ver http://derechoshumanos.pe/2016/11/cnddhh-expresa-preocupacion-por-vigencia-de-los-ddhh-enchina-y-en-las-actividadades-economicas-chinas-en-peru/

 

Te puede interesar:

 

El no alineamiento activo: un camino para América Latina

Foto: Nueva Sociedad

Foto: Nueva Sociedad

Más de medio siglo después de la creación del Movimiento de Países No Alineados, el mundo ha cambiado drásticamente. Sin embargo, una renovación conceptual de la idea de «no alineamiento» puede ser útil para América Latina en esta nueva etapa caracterizada por la disputa entre Estados Unidos y China. Seguir leyendo...

China pone fecha de caducidad a la hegemonía de EEUU

Fuente de la imagen: El Pais.com.bo

Fuente de la imagen: El Pais.com.bo

El 2035 China será el líder tecnológico mundial y alcanzaría el grado de “nación socialista completamente modernizada". Aquí volvemos al eterno debate sobre si China es socialista o capitalista. Lo cierto es que en los últimos años –sobre todo tras la primera gran crisis capitalista de 2008 y, especialmente, tras la llegada de Xi Jinping al poder en 2013– se ha duplicado la dependencia de la economía del sector estatal, las empresas estatales se han beneficiado de políticas gubernamentales cada vez más favorables para hacerlas “más fuertes, mejores y más grandes”, como dijo el propio Xi. ¿Es esto el "socialismo de mercado" o "el socialismo con características chinas"? Quizá. Asi lo explica en el siguiente artículo el periodista, politólogo y escritor Alberto Cruz. Seguir leyendo...

Involución y resistencias. La nueva disputa por la hegemonía geopolítica

Terminado el ciclo progresista se ha abierto una nueva disputa por la hegemonía geopolítica en América Latina. Entender esta nueva realidad de manera adecuada requiere un análisis que aborde tanto la vertiente geoeconómica como lo que tiene que ver con la gobernanza nacional, regional y global, con sus respectivos impactos en el subcontinente. Más temprano que tarde, habrá una colisión entre la hegemonía militar estadounidense y la nueva hegemonía comercial china en la región. Cómo se canalice su desenlace es lo que está por verse… Seguir leyendo...


Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

La juventud aprieta rebelde decide su voto soberano; y no son ovejas que Ud. aún supone.

Añadir nuevo comentario