Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Contra Ayacucho y los Andes, otra vez. Libertad para 8 ayacuchanos, por Rodrigo Montoya Rojas

Lima, 12 de enero 2007.- Allan Wagner, ministro de Defensa, ex diplomático que ahora habla en lenguaje militar informó: Una patrulla del ejército que salió de la base contraterrorista de Ramadilla ha capturado a ocho delincuentes terroristas de Sendero Luminoso y ha recuperado importante armamento que llevaban consigo. Jorge Del castillo, primer ministro del gobierno del Sr. Alan García Pérez, dijo después: Vamos a ver quién va a salir a defenderlos ahora después de haber matado a los policías de una manera tan cruel como lo han hecho.

Se trata de ocho miembros de la Comunidad campesina de Chakas, en Ayacucho, quechua hablantes: los hermanos Víctor, Sabino y Fortunato Yaranga Farfán, Eloy Rojas Ramos, Glorioso Ochoa Castillo, Alcides Ñaupa Curo, Jacinto Huamán Ponce y Wilmer Rimache Ramos. Los nombro uno a uno porque tienen nombres y apellidos y nos son simplemente indios-cifras de cuadros estadísticos sobre pobreza o terrorismo.

Tres semanas después, se sabe con seguridad que los ocho ayacuchanos no tuvieron nada que ver con esa historia, pero siguen presos. Parece que en Perú no pasó nada entre 1980 y 2000, entre 1,532 y 2007. Ya sabremos después quiénes mataron a los policías y por qué. Por el momento, la hipótesis más creíble tiene que ver con el narcotráfico en la región de San Francisco de Ayacucho.

Como hace veinte años, a un oficial del ejército se le ocurrió acusar a ocho campesinos de un crimen que no cometieron. No menciono el nombre y apellidos de ese oficial porque no los veo en la prensa, tampoco sé si su sobrenombre será Camión, Lucifer o Angelito. Lo que si sé que él es un súper ciudadano peruano que goza de mil protecciones como todos los capitanes Carlos en la guerra en que Sendero y el Ejército se enfrentaban para saber quién era peor que quién. El Misterio de Defensa ya lo habrá escondido para protegerlo y que toda la historia quede en nada. En la otra orilla, los ocho comuneros de Chakas siguen presos, defendidos por su comunidad, el pueblo de Ayacucho, la Defensoría del Pueblo, las Ongs de derechos humanos, otras instituciones, movimientos sociales y algunos intelectuales que exigimos su inmediata libertad.

Si el oficial del ejército detuvo a los ocho comuneros, los obligó a firmar una carta en blanco y los acusó de terroristas, sabiendo perfectamente que eran inocentes, es inevitable preguntarse: ¿qué oficial superior le dio esa orden? En una organización vertical como el ejército nadie actúa sin la protección del superior. ¿Por qué y para qué acusar de terroristas a personas inocentes?, ¿Por qué ahora? ¡Qué coincidencia tan maravillosa! En la segunda semana de enero el Congreso discutió el proyecto enviado por Alan García para establecer la pena de muerte contra los terroristas pero felizmente- hace dos días, Alan García y sus aliados fujimoristas fueron, derrotados en el congreso y su proyecto fue archivado. Fujimoristas y apristas quedaron solos.

Las fuerzas Armadas y el Apra siguen actuando en 2007 como si en Perú no hubiese pasado nada, como si el Informe Final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación, publicado en 2003, no hubiera existido y fuese sólo una pesadilla para los que en nombre de la democracia y del Estado cometieron crímenes extraordinarios. Es como si el libro Muerte en el pentagonito de Ricardo Uceda hubiera sido sólo una broma de mal gusto sobre la máquina oficial de matar.

En Enero de 2007, para las Fuerzas Armadas y Alan García Pérez, Sendero Luminoso sigue siendo una amenaza que estaría creciendo y multiplicándose. En 2,000 el ciudadano japonés Alberto Fujimori, sientiéndose un héroe peruano, anunció que Sendero Luminoso había sido vencido, pero quedaron algunos núcleos perfectamente ubicados en dos o tres puntos de amazonía peruana. Las Fuerzas Armadas los dejaron tranquilos porque cada cierto tiempo les viene muy bien asustar a los que quieren asustarse con el cuento de la amenaza terrorista, conseguir más fondos para sus sueldos, compra de armamento y evitar que los oficiales de las fuerzas armadas y sus ex jefes comandantes supremos sean juzgados por sus crímenes cometidos entre 1980 y 2,000.

Me parece que Sendero Luminoso está vencido desde hace mucho tiempo y si hubiera realmente alguna intención de reflotarlo sus promotores no tendrían éxito. ¿Gracias a quién fue vencido Sendero Luminoso? Hay una disputa no acabada sobre este punto. Fujimori y el general Hermoza Ríos creían que ellos fueron los héroes. Reclaman esa victoria también los jefes de las fuerzas armadas. Otros dicen que sin los ronderos y hasta sin los evangélicos no habría sido posible derrotarlos. Hay sin embargo, un olvido monumental: la responsabilidad del propio Abimael Guzmán en el desastre de su partido. Cuando cayó preso en 1992, Guzmán creyó que los senderistas debían luchar por su libertad y que ya no había condiciones para seguir la guerra. El jefe máximo, el gran timonel, el llamado presidente Gonzalo, consideraba que el partido era él. Ordenó que se negocie la paz para asegurar su vida y su libertad. Por eso tuvo un acuerdo firmado con otros jefes presos, especialmente llevados a Lima por Fujimori y Montesinos. Hubo una foto histórica de ese acuerdo de paz. También una torta de cumpleaños y una habitación especial para Guzmán y su nueva mujer. Los duros senderistas creyeron que esa foto había sido un montaje y que debían seguir en el combate. Eran muy pocos. Otros razonaron de modo muy sencillo: si el propio jefe del partido renuncia a la lucha, para qué seguir. Ese habría sido el contingente mayor. Otros, los que seguían en Sendero Luminoso sin poder escapar, los jóvenes reclutados a la fuerza, tuvieron la ocasión de huir y salvarse. ¿Quiénes estarían dispuestos a reflotar a Sendero? Sólo unos pocos del primer grupo, reducido aún más luego de la caída de sus jefes.

Otro problema es la violencia estructural peruana y sus ciclos. Si los problemas de fondo no se resuelven volverán a aparecer grupos de jóvenes dispuestos a la lucha.

Así surgió el ELN de Héctor Béjar; del Apra salió de la Puente Uceda y ambos encabezaron dos frentes guerrilleros entre 1963 y 1965. No fue posible el encuentro del ELN con el sindicalismo radical de Hugo Blanco, pero las tomas de tierras y los grupos guerrilleros abrieron las puertas para las reformas agrarias y la promesa velasquista de una revolución anti imperialista, nacionalista, cristiana, socialista. Mientras los militantes de Vanguardia Revolucionaria y la CCP estábamos en las tomas de tierras de Andahuaylas en 1974, en la otra orilla del Río Pampas los militantes de Sendero seguían nuestros pasos, nos acusaban de reformistas pequeño burgueses y, seguros de su tesis fuera del poder todo es ilusión, abrieron otro ciclo de violencia en 1980 logrando que muchos militantes de la izquierda volviesen a sentir la atracción de las armas y formasen el Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA). Ese ciclo ya se cerró. Lo poco que se ve en los últimos años es parte de la inercia agrandada por las Fuerzas Armadas y, ahora por Alan García y su partido.

¿Cuándo aprenderán las fuerzas armadas y los apristas que los indígenas quechuas del país son primero seres humanos y luego, personas con derechos que todos debemos respetar?

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Los militares que podrÃan aprender, sis ellos estan amaestrados como leones para el circu, ellos actuan como automatas cuando se les ordena, los apristan han fracado la decada de 80, toda su ideologÃa se les fue por la culata, para fracazar han trogloteado durante 60 añaos, y no es raro, cuado dice GarcÃa ya tengo mas experiencia ahora pùedo gobernar, eso significa despues de su fracaso, solo le queda obedecer el Plan Economico del Fondo Economico Internacional, es decir servir a su patron imperialista, se ulvidó del antimperialismo, que le dejó Hay de la Torre.
Gracias

la violencia atrae violencia, anos atras me decian gringa stupida (tanto la pip como senderistas) yo no digo que la no violencia es facil, pero nadie deberia ser militar.
ojala el pueblo peruano tendra la paz.
(soy de abuela boliviana solamente)

Añadir nuevo comentario