Servicios en comunicación Intercultural

Ecuador: El Movimiento Indígena Ecuatoriano y las elecciones, entre el mito y la realidad, por Raúl Llasag Fernández*

11 de octubre de 2006.- A nivel internacional entre los sectores progresistas hay un desconcierto por las noticias acerca de lo que está pasando en Ecuador. Por un lado la alegría por un posible triunfo de la izquierda y por otro lado la incredulidad por la predecible derrota del dirigente indígena Luís Macas en las elecciones del domingo 15 de octubre. Algunos artículos tratan de ocultar la pérdida de credibilidad de los llamados líderes "históricos" indígenas.

Surgen varias interrogantes a propósito de esta coyuntura y la candidatura de Luís Macas. ¿Representa al movimiento indígena? ¿Cuáles fueron los objetivos de lanzar una candidatura "propia"? ¿Quiénes están detrás? ¿Su derrota es la derrota del Movimiento Indígenas? ¿El 0.3% o el 1% de la votación que sacará Luís Macas, es el respaldo que tiene el Movimiento Indígenas? Frente a estas interrogantes, buscaremos dar una mirada desde nosotros mismos como kichwas y como pueblo.

El Movimiento Indígena latinoamericano y el de Ecuador en particular, ha sido una "piedra en el zapato" para el gobierno de los Estados Unidos y las empresas transnacionales. Se han enfrentado a las políticas neoliberales y han logrado hacerlos retroceder. Por eso el gobierno estadounidense ideó una serie de estrategias para eliminar o al menos derrotar a las organizaciones indígenas. Desde los años sesenta se impulsaron la creación de "proyectos de desarrollo", financiados por el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, que operaron con PRODEPINE por ejemplo. Se uso el "adoctrinamiento" por parte de algunas ONG a las comunidades indígenas, buscando promover el asistencialismo, y todo junto la mitificación de lo "indio" que se volvió el tema de institutos y centros de investigación.

Cuando aún así no podían vencernos recurrieron como siempre a la represión por la fuerza pública e incluso al asesinato de dirigentes. Todas estas estrategias no lograron la destrucción del Movimiento Indígena, y al contrario en varias ocasiones permitieron su fortalecimiento. En vista de esto a finales de la década del 90s, lanzan nuevas tácticas que consistían en hacerlos parte de las prácticas políticas tradicionales estimulando la corrupción. Ya sea a través de el sobrefinanciamiento de las organizaciones, sin control o absorbiéndolos como funcionarios gubernamentales. Las mismas formas, los mismos métodos, con que han destruido otros movimientos sociales, solo que ahora con el "rostro" indígena.

Luego de la caída de Mahuad, es poco conocido porque se estableció la famosa alianza de Pachakutik y Lucio Gutiérrez. Aquello no se dio por una decisión del Movimiento Indígena y no lo aprobó ninguna congreso de la CONAIE que reúne a todos los pueblos y nacionalidades, sino fue la cúpula de Pachakutik. Pero claro, esto nunca se explicó, nunca se hizo un balance y menos una autocrítica. Gutiérrez traicionó sus promesas, y muchos líderes de aquel entonces se volvieron defensores de la dictadura, y casi destruyen la organización. Por eso cuando cae Gutiérrez, estos dirigentes fueron incapaces de movilizar a la organización, y solo tuvieron que observar desde sus asientos como el pueblo luchaba en las calles (claro no faltó algún comunicado para "cumplir" con las formas).

Luís Macas es un personaje a quién se le ha mistificado, desde sectores interesados en debilitar el movimiento indígena. Así se impulsó que ganara la Presidencia de la CONAIE. Toda la fuerza del movimiento contra la corrupción de los dirigentes aliados de Gutiérrez, fue debilitada y se diluyó con el paso de los meses y años. Dos fueron los intereses particulares que Macas tuvo en esta ocasión. El primero, dar vida a un proyecto personal como es la Universidad Intercultural de las Nacionalidades y Pueblos Indígenas UINPI Yapaipacha- (que es privada y donde él mismo participa de su propiedad, sin respetar los acuerdos de la CONAIE).

La segunda fue preparar su imagen personal para las elecciones del 2006. Lamentablemente el tiempo demostró que había otro objetivo fundamental que era ser una ficha para impedir la unificación de la izquierda ecuatoriana y así lograr su derrota. No es como se ha dicho, que Macas llamo a la unidad y que no le hicieron caso. Se hizo campaña contra Rafael Correa dentro de la organización con una vehemencia que jamás tuvieron frente a los caciques y los corruptos. Hasta el día de hoy, personal de su equipo personal, se suman a las insinuaciones y campaña de la derecha más reaccionaria contra Correa para impedir su triunfo en primera vuelta.

Existen razones que explican porque "mistificaron" a Luís Macas. La primera porque es "indio" "nucanchi mashi", y lamentablemente muchos compañeros no indígenas conocen tan poco el movimiento que eso fue fácil. Sin darse cuenta asumen una posición racista y suponen que por ser "indio" es bueno. Olvidando que Antonio Vargas Ex presidente de la organización como Macas fue el gran enemigo de la CONAIE. Incluso hoy en Bolivia, el imperialismo trata de utilizar a "dirigentes indígenas" radicales para combatir al compañero Evo Morales. Pero esta mistificación no funciona en nuestras comunidades. Tenemos un sentido de la verdad muy práctico, conocemos a los "llullas" (mentirosos), y es que no creemos lo que nos dicen, sino lo que vemos.

La segunda razón es porque Macas es un "indio" que maneja un discurso de izquierda convincente, aunque su práctica sea opuesta. En 1995 y 1996, cuando se discutía al interior de las organizaciones indígenas sobre la participación electoral, Macas era contrario a la participación, pero terminó siendo electo Diputado Nacional y luego de la caída de Abdalá Bucarán estuvo a punto de ser destituido en el año 1997, por supuestos actos de corrupción. Pero esto no sucedió justamente porque la partidocracia negoció al interior del Congreso Nacional. En el discurso aparentaba estar en desacuerdo con la alianza Pachakutik-Lucio Gutiérrez y terminó siendo Ministro de Agricultura y Ganadería. Para ese momento ya era claro que Pachakutik se había convertido en un partido igual que el resto. De componendas, de clientelaje, de acuerdos con la derecha, violando todos los principios que se habían desarrollado.

Y que ha pasado estos dos años de la presidencia de Macas en la CONAIE. El estado de la organización es crítico. Macas y su grupo la ha hecho pedazos. No se ha hecho nada frente a los informes de auditoria de la Contraloría del mes de octubre del 2005, sobre casi dos millones de dólares que recibieron dirigentes indígenas durante el gobierno de Gutiérrez desde el MBS. Hay una absoluta impunidad de estos corruptos y eso es lo que más ha desprestigiado a Macas en la amazonia. Se ha aislado y combatido a dirigentes e intelectuales honestos que no son parte de su grupo, marginándolos y volviéndolos exiliados en sus propias organizaciones.

Si se revisa la prensa desde finales del año 2005 y principios de éste, Macas sostenía que el Movimiento Indígena no participaría en las elecciones. Sin embargo desde algunos medios a partir de enero de 2006, buscó crear el ambiente para su candidatura. Usaron luego nuestras luchas del mes de Marzo contra el TLC y contra la OXY como plataforma electoral, escribiendo artículos que mostraban a Macas como un personaje "místico" casi de novela como cuando afirmaban "que estaba en la ruta de Rumiñahui y Dolores Cacuango", recorriendo los pueblos y las comunidades. Lo que no se conoce fuera del movimiento, pero lo saben bien en las bases, es que las movilizaciones se hicieron sin Luís Macas, quien "desapareció" durante 10 días (revisen la prensa), para aparecer finalmente y posar ante las cámaras de Televisión, dar entrevistas y levantar las medidas de lucha.

Al final como todos los políticos tradicionales "acepta" ser candidato pero como dice en una entrevista "no fue decisión mía" sino que "acepté porque me lo pidieron". Y desde allí buscó impedir el triunfo del pueblo y la izquierda ecuatoriana. La embajada norteamericana, los directivos de las petroleras estaban tranquilos. No es posible creer que Luís Macas con la experiencia y recorrido político que tiene, no fuera consiente de las posibles consecuencias de su decisión. La candidatura de Luís Macas, no fue una decisión del Movimiento, no fue un pedido de las bases. Mediante una serie de reuniones maniobras para cambiar el acuerdo del Congreso de Pachakutik y en una reunión entre "altos dirigentes" y "asesores", decidieron romper la unidad de izquierda, la unidad del pueblo. Y rechazar los pedidos de Correa de lograr una candidatura unitaria.

Todo esto explica que Luís Macas "un líder de indudable autoridad política y moral", - como lo sostiene su equipo de campaña - cuente con una intención de voto de 1% o 0.3%. Lo que el domingo 15 de octubre veremos será la derrota de Luís Macas y su grupo y no del Movimiento Indígena. Ese porcentaje inferior al 0,5% es el resultado justo de lo que representa Macas para las nacionalidades y pueblos indígenas. Los dirigentes y "asesores" que apoyan su candidatura, ya están preparándose para ir a buscar una "alianza". Al sentirse derrotado, el candidato Luís Macas se prepara para regresar a la CONAIE, como Presidente, conjuntamente con todo su "equipo" de asesores.

Esperamos que no intente presentar su derrota política, como la derrota del movimiento, porque ello nos debilitará aún más políticamente. Esta coyuntura electoral, debe permitirnos dentro del Movimiento Indígena analizar con seriedad la crisis de liderazgo de nuestros dirigentes. Sus intereses personales y la manipulación de este "grupo asesor" que está oculto y que no responde al interés de los pueblos y nacionalidades. Una vez claros, los dirigentes honestos deben buscar estrategias para acabar en estos males e impedir más daños a la organización e imagen de la CONAIE.

La prensa nacional y más la prensa extranjera dicen que el triunfo de Rafael Correa será el triunfo de un "outsider", pero se equivocan. Porque hace décadas que los indígenas y otros movimientos sociales somos actores fundamentales en la vida política del país. Este domingo 15, el movimiento indígena no va ser derrotado. Será la derrota de la estrategia del gobierno de los Estados Unidos por impedir el triunfo del pueblo ecuatoriano. Y este nuevo triunfo no se está preparando en reuniones con asesores, ni con los caciques políticos, sino en la madrugada cuando se ordeñan las vacas o a la hora de recoger el pasto, a la hora de trabajar la "pacha mama" y a la hora de la cosecha. A la hora de merendar con la familia. Y así como lo hemos hecho antes, una vez más triunfaremos.

* Raúl Llasag es un Jurista Kichwa Ecuatoriano, miembro de la comunidad Cobos, filial de la CONAIE. Su correo electrónico es: [email protected]

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

primeramente se les agradece por permitir que el publico de su opinion bueno acerca de lo que lei de su foro es que Luis Macas no quedo elegido parar la segunda vuelta primero porque es un indio tienen verdad, segundo porque Ecuador nuestro pais se ha hecho racista, tercero porque si queda presidente va a beneficiar a los indios y cuarto es porque no hizo ninguna campaña en lo que es la costa. Muchas gracias por permitir expresar mi comentario espero su contestacion en mi msm. ATT.JONATHAN GARCIA ZUÑIGA

Amigos.
Un saludo a ustedes que crean opinion que ayuda a la busqueda que tenemos en ecuador y america latina.
Las opiniones vertidas en los articulos senala aspectos que permitiran encontrar en el futuro los nuevos caminos y acuerdos que se requieren en una realidad que es multiple y necesita que todos nos apoyemos y miremos como construir una real democracia.
muchas gracias y que la divina sabiduria este en todos en estas fiestas de fin de ano.

Añadir nuevo comentario