Servicios en comunicación Intercultural

Con actividades en diversas partes del mundo se celebra Día Mundial de la Alimentación

- Campesinos mexicanos se movilizaron hasta la Secretaría de Gobierno en defensa de la soberanía alimentaria. Marchas y actividades se realizaron en Honduras, Nicaragua, Perú y otros países de la región.

Servindi, 16 de octubre de 2013.- Con el lema “Sistemas alimentarios sostenibles para la seguridad alimentaria y la nutrición” se celebró con diversas actividades el Día Mundial de la Alimentación, que tiene como principal objetivo promover cambios profundos en los sistemas agrícolas y alimentarios.

Cerca del 60 por ciento de los ecosistemas mundiales están degradados o no se usan de forma sostenible, lo que amenaza gravemente la seguridad alimentaria y la nutrición.

Según estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) el 26 por ciento de los niños del mundo padecen retraso del crecimiento.

Asuimismo, 2.000 millones de personas sufren de carencia de micronutrientes y 1.400 millones de personas tienen sobrepeso, de los cuales 500 millones son obesos.

La fecha se celebra cada 16 de octubre, y fue proclamada en 1979 por la Conferencia de la FAO, como una oportunidad para renovar el compromiso de la humanidad con esa parte de ella que no ejerce su derecho a una cuestión tan esencial.

El sistema alimentario está formado por el entorno, las personas, instituciones y procesos mediante los cuales se producen, elaboran y llevan hasta el consumidor los diversos productos alimenticios.

La importancia de los sistemas alimentarios sostenibles radica en que protegen la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus necesidades alimentarias, al utilizar los recursos de forma eficiente en todas las etapas, desde el campo hasta la mesa, contribuyendo al uso sostenido de dietas nutritivas que aseguran una población saludable.

Estos factores, sumados a la economía y los conocimientos de la población influyen en la disponibilidad y accesibilidad de alimentos variados y nutritivos, a fin que los consumidores puedan elegir dietas saludables, indicó la FAO en un comunicado.

Por ello, una buena nutrición depende del consumo de dietas saludables, que demandan sistemas alimentarios saludables, educación, sanidad y saneamiento que garanticen la seguridad alimentaria de las futuras generaciones.

El costo para la economía mundial derivado de la malnutrición, como resultado de la pérdida de productividad y los gastos directos relacionados con la atención sanitaria, podría representar hasta un 5 por ciento de los ingresos mundiales, que equivale a 3,5 billones de dólares de EE.UU. al año.

Sin embargo, erradicar la malnutrición en el mundo, plantea la necesidad de una inversión que puede producir cuantiosos beneficios.

Si la comunidad internacional invirtiera alrededor de 1.200 millones de dólares anuales durante cinco años en la reducción de las carencias de micronutrientes, por ejemplo, se mejoraría la salud, se reducirían las muertes infantiles y se aumentarían los ingresos futuros, incidiendo en una relación costo beneficio de casi 1 a 13.

Las políticas y las intervenciones relacionadas con los sistemas alimentarios deben incluir la nutrición como objetivo principal.

Por eso, ninguna intervención médica puede sustituir a largo plazo los amplios beneficios nutricionales que ofrecen las dietas saludables y equilibradas, posibilitadas por un sistema alimentario que funciona correctamente.

En consecuencia, urgen medidas integradas e intervenciones complementarias en la agricultura y el sistema alimentario, en la ordenación de los recursos naturales, en la sanidad pública y la educación.

Este planteamiento exige una mejor gobernanza, basada en datos sólidos, una visión común y, sobre todo, liderazgo político.

Por eso, la conmemoración del Día Mundial de la Alimentación 2013 es una excelente oportunidad para reflexionar en torno al sistema alimentario y plantear una ruta a seguir para erradicar el hambre y la malnutrición de manera sostenible.

En este contexto, el Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI) del Perú viene promoviendo, con el apoyo de la FAO, entre otras estrategias, la producción y consumo de la quinua y otros granos andinos en el marco del “Año Internacional de la Quinua”, por tratarse de un alimento altamente nutritivo que contribuye a lograr la seguridad alimentaria y nutricional del país.

Asimismo, se viene promoviendo a nivel nacional los diversos cultivos y crianzas como parte de los sistemas alimentarios que contribuyen a una alimentación balanceada y saludable de la población.

Tags relacionados: 
Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario