América: Enlace continental de mujeres llama a Estados a transformar la exclusión

Foto: Chirapaq

- Por el Día Internacional de la Mujer Rural

Servindi, 17 de octubre, 2012.- Con motivo de conmemorarse el Día Internacional de la Mujer Rural este 15 de octubre, el Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas hizo un llamado a los Estados para “la transformación de los imaginarios excluyentes”, y contribuir con la igualdad de derechos.

Sostuvieron a través de un comunicado que las mujeres indígenas son “las rezagadas de los programas de educación, salud y justicia y las que venimos a engrosar las cifras de inequidad social a nivel mundial”.

“Día a día nos arrebatan nuestras tierras y nosotras soñamos con un territorio libre de amenazas y luchamos para ello”, señalaron.

“Nosotras soñamos con un mundo en el cual nos encontremos todos y todas, no solo desayunados y desayunadas sino, nutridos de vida y para la vida y luchamos con nuestras manos en los campos”.

Asimismo indicaron que a pesar de que sus voces se ven acalladas en la escuela y los medios de comunicaciones “nosotras alzamos la voz al viento, en el arrullo a nuestros pequeños, en la canción a la vida, a nuestras vidas, soñando con un mundo de voces diversas y armónicas”.

A continuación el comunicado:

Con los corazones colmados de sueños, las mujeres indígenas construimos esperanzas

15 de Octubre. Día de la Mujer Rural

Rural, campesina e indígena. Tres denominaciones, una sola realidad: la lucha por la vida.

La mujer rural es esencialmente indígena y generalmente campesina y en el escenario mundial, las mujeres indígenas afrontamos las amenazas y violencias de todo tipo por encontrarnos en desventaja con respecto a los diferentes poderes y sistemas que amenazan y desconocen la existencia y permanencia de los pueblos indígenas.

Las mujeres indígenas somos el eje en torno a las cuales se construye la vida de nuestros pueblos y comunidades, y por ello, a diario nos convertimos en objetivos de ejércitos beligerantes, en las rezagadas de los programas de educación, salud y justicia y las que venimos a engrosar las cifras de inequidad social a nivel mundial.

No es gratuita esta situación. Al ser en quienes reposa las sabidurías y conocimientos de nuestros pueblos, nuestra existencia misma es un peligro y una amenaza constante a la visión unilineal del desarrollismo, de la cultura expropiadora y de la estandarización de vidas y pensamientos.

Pero la hegemonía de nuestras vidas está en nuestros sueños.

Día a día nos arrebatan nuestras tierras y nosotras soñamos con un territorio libre de amenazas y luchamos para ello.

Cotidianamente vemos el avance de la desnutrición y nosotras soñamos con un mundo en el cual nos encontremos todos y todas, no solo desayunados y desayunadas sino, nutridos de vida y para la vida y luchamos con nuestras manos en los campos, criando la diversidad, cultivando la soberanía de nuestros saberes para el hoy y el mañana.

Permanentemente vemos acalladas nuestras voces, en la escuela, en los medios de comunicación en definitiva… en la sociedad y nosotras alzamos la voz al viento, en el arrullo a nuestros pequeños, en la canción a la vida, a nuestras vidas, soñando con un mundo de voces diversas y armónicas criando la vida y luchamos por ello en las calles, en nuestras familias y en los múltiples y diversos escenarios de nuestro cada vez más estrecho mundo para acallar la voz del silencio.

Vemos con estupor el incremento de las violencias, en un mundo que se reclama cada vez más globalizado e interconectado y en donde el vínculo fundamental con la tierra se está perdiendo, nosotras guardamos este vínculo y reclamamos la soberanía del amor y la solidaridad.

En este camino, las mujeres indígenas de las Américas articuladas en el Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas y CHIRAPAQ, Centro de Culturas Indígenas del Perú, hacemos el diario bregar por la afirmación de nuestras identidades, el ejercicio de nuestros derechos y la soberanía de la vida, haciendo un llamado a los Estados y a la sociedad en su conjunto para la transformación de los imaginarios excluyentes, para dialogar, cambiar las miradas y desde nuestras raíces, encontrarnos todos y todas con iguales derechos e iguales posibilidades de compartir nuestros mundos y universos en este mundo, y hacerlo efectivamente un lugar para la vida y también para la felicidad.

Escucha nuestro podcast


Comentarios (1)
amelia gallastegui (no verificado) Mié, 17/10/2012 - 16:31
Considero que el reconocimiento de las mujeres y no sólo de las rurales es una materia pendiente de los gobiernos en América Latina, si bien se han logrado algunos avances falta muchos y el tiempo es fugaz para el que mira desde afuera, para las mujeres es el dolor del tiempo eterno
AÑADE UN COMENTARIO
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.