Servicios en comunicación Intercultural

Mundo: Coalición internacional saluda directrices sobre gobernanza responsable de la tierra

Imagen: Cepes rural

Servindi, 15 de mayo, 2012.- La Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra (ILC) congratuló al Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) por su ratificación de las Directrices voluntarias sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques.

Señaló que las Directrices Voluntarias son "un avance notable hacia una gobernanza de la tierra centrada en las personas anclada firmemente en un marco de derechos humanos" y "en el contexto de la seguridad alimentaria nacional".

La Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra es una alianza mundial de organizaciones intergubernamentales y de la sociedad civil que trabajan en colaboración para fomentar y garantizar el acceso equitativo a la tierra, y su control, de mujeres y hombres pobres mediante la promoción, el diálogo, el intercambio de conocimiento y la creación de capacidad.

A través de estas directrices, el CSA, acogido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), apunta a promover “el desarrollo social y económico sostenible que puede ayudar a erradicar la pobreza y la inseguridad alimentaria, y alienta la inversión responsable” afirmó la Coalición Internacional.

Las Directrices Voluntarias integran la tenencia de la tierra, los bosques y la pesca en la seguridad alimentaria, el derecho a la alimentación, la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible.

Las directrices son básicamente coherentes en su mayoría con otros tratados internacionales, incluyendo la Declaración Universal de Derechos Humanos, y hacen referencia a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

En sus comentarios sobre versiones anteriores de las directrices, miembros de la Coalición Internacional señalaron que las mismas no apoyaban con fuerza suficiente las necesidades de los usuarios pobres de la tierra.

A través del proceso de consulta de dos años, y negociaciones inclusivas, éstas y otras debilidades de las Directrices mejoraron de manera significativa, al aumentar la probabilidad de que servirán como un modelo útil que pueda ser ejecutado por los gobiernos.

Una importante innovación en el sistema de Naciones Unidas fue la creación del Mecanismo de la Sociedad Civil del CSA, que hizo posible que las organizaciones de la sociedad civil desempeñen un papel fuerte a la par de los gobiernos y otras partes interesadas en la formulación de las Directrices.

Las Directrices respaldan el acceso a los sistemas de justicia y la transparencia en la información sobre la tenencia, promoviendo al mismo tiempo los derechos de las mujeres a la tierra y la igualdad de género. Además, los derechos de los pueblos indígenas están protegidos a través del reconocimiento de sus dominios ancestrales.

Los actores no estatales, como las corporaciones multinacionales, tienen asignadas responsabilidades claras en cuanto al respeto a los derechos humanos.

La Declaración de Tirana adoptada en 2011 fue la primera condena al acaparamiento de tierras adoptada por una gama de organizaciones, incluyendo las intergubernamentales y la sociedad civil, y las Directrices Voluntarias reflejan algunas de estas crecientes áreas de consenso.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario