Servicios en comunicación Intercultural

Perú: Crimen de comunero podría quedar impune

Servindi, 3 de setiembre, 2011.- Hace un año Benicia Chinchay Mulatillo recurrió a la justicia para que se sancione al culpable de las tres puñaladas que recibió y de las doce con que dieron muerte a su esposo Arcesio Gonza Castillo, quien era el fiscal de la junta directiva de la Comunidad Santa Rosa de Suyo, en Ayavaca, Piura, y un conocido defensor del medio ambiente.

A pesar de haberse comprobado los indicios y de contar con testimonios que sindican a Wilmer Mondragón Abad como autor del asesinato, el fiscal adjunto de la Fiscalía Mixta Provincial Penal Corporativa de la provincia de Ayavaca, Carlos Grado La Rosa, ha solicitado el sobreseimiento del caso por “falta de pruebas”.

La audiencia de esta semana convocada por el juez Carlos Muñoz Alfaro resolvió diferir la resolución para saber si archiva el caso o abre juicio.

El terror y la indignación de Benicia Chinchay Mulatillo de saber que el asesinato de su esposo pueda quedar impune es mayúsculo y compartido por la comunidad de Santa Rosa de Suyo. Detrás del crimen, está la decisión de la comunidad campesina de resistir y defender sus territorios y aguas comunales frente a la minería informal.

Este es el motivo por el cual el caso cobra relieve: la impunidad para los asesinos de un dirigente campesino.

Benicia Chinchay deberá esperar 15 días más para conocer la decisión del juez, pero deja sospechas que habiendo transcurrido un año del crimen en el que existen comprobados indicios y en el cual ella misma es testigo y víctima, el Ministerio Público haya planteado el sobreseimiento del proceso.

Para los comuneros existiría un encubrimiento fiscal a los asesinos y contaminadores del medio ambiente al que se agrega un enfoque que criminaliza a quienes defienden la tierra.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario