Servicios en comunicación Intercultural

Mundo: Alarma por los peligros a la salud y medioambientales de la energía nuclear

Explosión de reactor en Fukushima, Japón

Servindi, 16 de marzo, 2011.-  Ante la situación de emergencia nuclear que vive Japón surgen los cuestionamientos sobre los riesgos de usar este tipo de energía, sobre todo referidos a la salud y al medioambiente. Uno de los principales peligros es la radiación, que afecta nocivamente el organismo y dañan los suelos.

Los perjuicios a la salud dependen del nivel de exposición a la radiación, que también se relacionan con las condiciones del clima como los vientos y la lluvia en el momento de la explosión, la distancia de una persona con la planta y la cantidad de tiempo que pasa en las áreas irradiadas.

A la fecha, debido a que existen cuatro reactores afectados y a la explosión y fuego ocurridos en la planta Fukushima, los niveles de radiación se incrementan. Se teme que el viento que sopla hacia el interior del país arrastre hasta Tokio y otras zonas partículas radiactivas, y se produzcan “lluvias radioactivas”.

Para proteger a la población de la contaminación por radiación, el Gobierno de Japón evacuó alrededor de 200 mil personas el fin de semana en los alrededores, y extendió el área de alerta hasta los 30 kilómetros.

En caso sea necesario, ha dispuesto distribuir suplementos de yoduro de potasio para proteger la glándula tiroides y reducir el riesgo de cáncer en el largo plazo.

Cadena alimenticia en peligro

La organización ambientalista Greenpeace alertó que la liberación de Cesio-137 y yodo en la planta de Fukushima presenta un riesgo significativo para la salud, ya que puede permanecer en el medio ambiente y afectar a la cadena alimenticia durante 300 años.

Ante el riesgo de aumento de radiación, Jan Beranek, jefe de la campaña de Energía Nuclear de Greenpeace Internacional dijo que las autoridades deben concentrarse en mantener a la gente segura y evitar nuevos vertidos de radiactividad.

Beranek hizo un llamado para que se cierren "de forma organizada pero urgente" las centrales nucleares existentes y a no construir nuevos reactores. "Los Gobiernos deberían invertir en energías renovables que, además de ser medioambientalmente sostenibles, son las más baratas y las más seguras".

Por su parte, Gustavo Ampugnani, director de campañas de Greenpeace México, enfatizó que se deben cerrar las plantas nucleares. “Esta crisis potencial a la que está expuesta Japón y su población pone en evidencia los riesgos inherentes que representa esta tecnología para la salud de las personas, los ecosistemas y para el planeta”.

Revisión de centrales nucleares

Según el último Informe Anual del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en el mundo hay 437 reactores nucleares operativos en plantas repartidas en 30 países. Además, otros 55 reactores, que se encontraban en fase de construcción en 2009.

El país con el mayor número de reactores es Estados Unidos (104, más uno en construcción), seguido de Francia (59, más uno en construcción), Japón (54, más uno en construcción) y Rusia (31 reactores operativos y 9 en construcción).

Le siguen Corea del Sur (20 y 6 en construcción), Reino Unido (19), India (18 y 5 en construcción), Canadá (18), Alemania (17), Ucrania (15 y 2 en construcción) y China (11 y 20 en construcción).

En el noreste de Japón, en la zona cercana al epicentro del seísmo, se han visto afectados los complejos nucleares de Onagawa (con 3 centrales nucleares), Fukushima-Daiichi (6 reactores), Fukushima-Daini (4 reactores) y Tokai (1 reactor).

En total, once centrales nucleares quedaron detenidas de forma automática tras el sísmo, lo que obligó a decretar desde este lunes cortes rotatorios de electricidad en Tokio y las provincias cercanas, que durarán hasta abril.

De los 27 países de la Unión Europea, 14 tienen centrales nucleares, sumando un total de 143 reactores atómicos. Por eso, a raíz de las explosiones en las plantas japonesas tras el terremoto del viernes, la Unión Europea revisa (ayer y hoy) la situación de la seguridad en sus centrales nucleares.

Por lo pronto, los ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea apoyaron la propuesta de Austria de realizar pruebas de resistencia a las centrales nucleares europeas para evitar riesgos.

El Gobierno alemán anunció que estudia la posibilidad de suspender temporalmente la ley recientemente aprobada para prolongar la vida de las centrales nucleares hasta 14 años a la espera de nuevos estudios.

Suiza suspendió todos los procedimientos en curso para autorizar nuevas centrales mientras se examina la seguridad de las existentes. En tanto, Taiwán y Singapur examinarán el nivel de radiación en los alimentos procedentes de Japón, especialmente los frescos, para asegurarse de que no tienen niveles excesivos de radiación atómica.

Los países productores cubren con la energía nuclear una parte importante de su consumo energético. La tendencia era extender la vida de los reactores y aumentar esta producción para reducir la dependencia del petróleo y el gas.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario