Servicios en comunicación Intercultural

Brasil: Identifican tala ilegal de madera en territorio de indígenas aislados de Perú

 No_contactado.jpg
 Indígena contactado de Brasil.
Foto: geocities

Un Frente de Protección de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) detectó esta semana la explotación ilegal de caoba en el lado peruano en el río Envira, en Acre, región fronteriza. La extracción fue identificada cuando tablones de esta especie bajaron, después de una creciente, por las cabeceras del río Envira hacia el territorio brasileño provenientes de Perú.

La región de las nacientes del río Envira está habitada por varias etnias de indígenas en aislamiento, principalmente Masko Piro, grupos que tienen por costumbre desplazarse entre los territorios de los dos países.

La Coordinación General de Indígenas Aislados de la Funai (CGII) expresó una gran preocupación por los probables enfrentamientos que estarían sucediendo en el lado peruano entre madereros e indígenas en aislamiento. También se teme que la acción ilegal de los madereros se expanda hacia el territorio brasileño.

El coordinador de la CGII, José Carlos Meirelles, solicitó apoyo al gobernador del Acre, Jorge Viana, para realizar un sobrevuelo en la región del paralelo 10º, en las cabeceras del río Envira para tener una noción exacta de las dimensiones de la actividad exploratoria.

Sin embargo consideran que la inspección debe contar también con el apoyo del gobierno peruano debido a que el área donde se constató la explotación de madera es oficialmente una reserva para los indígenas Masko Piro establecida por el estado peruano.

En diciembre de 2005 la Funai realizó una primera verificación que comprendió toda la extensión del paralelo 10º, línea imaginaria que separa los dos países, pero no se identificó ninguna evidencia de invasión del territorio brasileño.

“Felizmente las cosas en nuestro lado están tranquilas, pero espero que la Funai consiga sensibilizar al gobierno peruano para que unamos esfuerzos en la protección de los indígenas que habitan nuestra frontera común” afirma Meirelles.

“La situación es grave porque los Masko Piro nómades - afirmó el Coordinador de la CGII- vienen hacia Brasil en la época de seca, tal como ocurre ahora. Sin embargo, ellos se están quedando en el territorio brasileño porque están siendo desalojados de su área en el Perú. Existe un serio riesgo de que comiencen a invadir el territorio de otros indígenas y eso puede ocasionar enfrentamientos entre grupos indígenas aislados”.

El estado peruano debe mostrar sensibilidad por el tema

La dinámica de migraciones estacionales practicada por la población en aislamiento de la zona consiste en una presencia y aprovechamiento de recursos naturales de las zonas altas del río Envira (lado peruano) durante la época de lluvias, y su desplazamiento río abajo (lado brasileño) durante la época seca.

La presencia de madereros en la zona alta puede generar una presión sobre el territorio de los aislados y empujarlos de manera permanente hacia el lado brasileño, donde empezarían a buscar alimento y espacios. Esto puede ocasionar  la invasión del territorio de otras poblaciones indígenas cercanas, enfrentamientos y muertes.

La antropóloga Beatríz Huertas informó que la zona indicada por la Funai estaría muy cerca de la frontera con Brasil, en la provincia de Purús, región Ucayali. El área está ubicada al norte de la Reserva Territorial Mashco Piro y forma parte del Parque Nacional del Purús.

"Es un área natural protegida que debe recibir cuidados especiales por estar habitada por pueblos indígenas aislados cuya vulnerabilidad es bastante conocida y además es zona de nacientes de ríos, las cuales regulan el resto del curso de estas fuentes de agua" indicó Huertas. La zona estaría habitada por pueblos aislados tanto de habla Pano como Arawak, agregó la experta.

Se registran antecedentes de graves conflictos y afectación a pueblos indígenas aislados como ocurrió a fines de la década del 90, cuando el norte de Madre de Dios se llenó de madereros que produjeron uno de los mayores saqueos de madera de los últimos tiempos. Situaciones como ésta fueron denunciadas por la Federación Nativa del río Madre de Dios y afluentes (FENAMAD)  ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en julio de 2005.

Fuente: Información elaborada en base a comunicado de la FUNAI 

---------- 

Brasil: Funai identifica exploração de madeira em área de índios isolados

Funai, 9 febrero 2006.- A Frente de Proteção da Funai (Fundação Nacional do Ãndio) em Envira (AC), região de fronteira do Brasil com o Peru, detectou exploração de mogno no lado peruano. A extração ilegal foi identificada quando pranchas da madeira desceram, depois de uma enchente, pelas cabeceiras do rio Envira para o território brasileiro.

A região da bacia do rio Envira é habitada por várias etnias de índios isolados, sobretudo os Masko-Piro, e os grupos têm como costume a transitoriedade entre os territórios dois países. Em razão disso, há uma grande preocupação da Coordenação-Geral de Ãndios Isolados (CGII) da Funai de que a extração de madeira no lado peruano leve ao confronto entre madeireiros e índios. Também se teme que a exploração se alastre para o território brasileiro.

Para ter noção exata da extensão da atividade exploratória, o coordenador da CGII, José Carlos Meirelles, requisitou apoio ao governador do Acre, Jorge Viana, para realizar um sobrevôo na região do paralelo 10º e nas cabeceiras do rio Envira. A inspeção também deve contar com apoio do governo peruano. A área onde se constatou a exploração de madeira, no Peru, é oficialmente uma reserva para os índios Masko-Piro, o que caracteriza a ilegalidade da atividade.

Em dezembro de 2005, a Funai fez uma primeira verificação, que percorreu toda a extensão do paralelo 10º - linha seca imaginária que separa os dois países. Nenhum registro de invasão do território brasileiro havia sido identificado.

"Felizmente, as coisas no nosso lado estão tranqüilas. Mas espero que a Funai consiga sensibilizar o governo peruano, para que nos dê uma ajuda na proteção dos índios, que habitam nossa fronteira em comum", afirma Meirelles. "A situação é grave porque os Masko-piro, nômades, vêm para o Brasil na época da seca, como acontece agora. Mas eles começam agora a permanecer no território brasileiro, porque estão sendo desalojados de sua área. Há um sério risco de eles começarem a invadir o território de outros índios e isso deflagrar confrontos entre grupos indígenas isolados".

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

lo que pasa es que en el peru la corrupcion gano al estado y el inrena es complice de todo esto, nos adremos cuenta de este cancer cuando estemos desauciados

Añadir nuevo comentario