Servicios en comunicación Intercultural

Bancos europeos no financiarán extracción petrolera en Ecuador

Créditos: Mongabay Latam.

Los bancos europeos ING, BNP Paribas y Credit Suisse no financiarán el comercio de petróleo en la Amazonía ecuatoriana. El coordinador de la COICA, Gregorio Díaz Mirabal, consideró el anuncio como “un primer y gran paso, una esperanza respaldada por una acción”.

Servindi, 26 de enero, 2021.- Los bancos europeos ING, BNP Paribas y Credit Suisse decidieron excluir de su portafolio el financiamiento para el comercio de petróleo cuyo origen sea la Amazonía ecuatoriana.

La noticia fue comunicada a través de correos electrónicos a las organizaciones ambientalistas Stand.earth y Amazon Watch.

Desde el 2009, los tres bancos financiaron el comercio de 5.500 millones de dólares de crudo de la Amazonía ecuatoriana hacia Estados Unidos.

A través de su portal web, el Grupo BNP Paribas anunció su compromiso de excluir de sus actividades comerciales de exportación de petróleo de la región de Esmeraldas en Ecuador.

Cuencas Sagradas

La decisión se dio luego de que en agosto de 2020 Stand.earth y Amazon Watch revelaran el comercio de petróleo desde la región amazónica denominada “Cuencas Sagradas” hacia Estados Unidos por un monto de 10 mil millones de dólares.

De acuerdo con el informe, los bancos adquirían compromisos corporativos de sustentabilidad mientras comercializaban petróleo amazónico con impactos en los pueblos indígenas.

Por ejemplo, los derrames de crudo ocurridos el 7 de abril y el 27 de noviembre del 2020 en el río Shiripuno que impactó en varias comunidades waorani y que avanzó hacia territorios de pueblos en aislamiento voluntario.

El informe además identificó a 19 bancos que financiaban el comercio amazónico, de los cuales la mayoría también era miembro del “Iniciativa para el Gran Reinicio” (The Great Reset Initiative) del Foro Económico Mundial (FEM).

Desde el 25 de enero se desarrolla la reunión de la Agenda 2021 del FEM. En este contexto, las organizaciones ambientalistas exigen a sus miembros a priorizar la eliminación del financiamiento para la extracción y el comercio de petróleo.

Esperanza respaldada de acción

El coordinador general de la Coordinadora de Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA), Gregorio Díaz Mirabal, calificó la decisión de los bancos europeos como “un primer y gran paso, una esperanza respaldada por una acción”.

“Esta decisión se alinea a nuestra ley de origen que está escrita en la Madre Selva amazónica: los recursos naturales son sagrados, tienen una función en todo el ecosistema de la selva más grande del planeta, es la sangre, son las articulaciones y huesos, es la vida de los pueblos y nacionalidades indígenas y de todo ser vivo que la habita”, dijo.

Asimismo, pidió a otros bancos y empresas del mundo a seguir el ejemplo y que la acción se replique en todos los países que conforman la Cuenca Amazónica.

 

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía ecuatoriana (CONFENIAE), Marlon Vargas, la decisión de los tres bancos representa “un hito importante en nuestro esfuerzo por proteger nuestras tierras, nuestras vidas y nuestras culturas”.

El dirigente indígena recordó que por mucho tiempo la industria petrolera afectó a los pueblos indígenas “creando un caos climático que está llevando al colapso de la Amazonía”.

“Los bancos que financian esta destrucción son cómplices de lo que es una amenaza genocida para nosotros y una amenaza existencial para la humanidad y nuestro planeta”, comentó.

Por su parte, la coordinadora del Colectivo Mujeres Amazónicas, Patricia Gualinga, consideró como positivo que “los bancos dejen de apoyar a negocios que violentan derechos humanos, que cometen genocidio y etnocidio en contra de los pueblos indígenas”.

“Los bancos deben generar una conciencia global para que este mundo se pueda salvar; las empresas que invierten en combustibles fósiles deben iniciar una transición profunda hacia la vida del planeta”, dijo.

Impactos duraderos

La directora de Clima y Finanzas de Amazon Watch, Moira Birss, señaló que los nuevos compromisos representan un primer paso para lograr “un impacto significativo y duradero en la protección de la selva amazónica y el respeto de los derechos indígenas en la región”.

“Los bancos identificados en nuestro informe enfrentaron serias acusaciones por abanderarse de compromisos climáticos mientras continuaban financiando el comercio de petróleo de la Amazonía”, advierte.

Por su parte, la directora de Programas Internacionales de Stand.earth, Tzeporah Berman, los compromisos significan que la comunidad financiera comienza a reconocer los abusos a los derechos humanos, la biodiversidad y la estabilidad climática.

En este sentido, exhortó a los bancos que invierten en la cadena de valor del petróleo de la Amazonía cumplir sus compromisos climáticos dejando de “comerciar y financiar el desarrollo petrolero en la Amazonía”.

 

Te puede interesar:

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Comentarios

Muy bien, y se cae Lenin Moreno.

Añadir nuevo comentario