Servicios en comunicación Intercultural

Debatieron sobre el "verdadero precio" del oro, en la Cumbre de los Pueblos.

Servindi, 12 de diciembre, 2014.- Un debate en la Cumbre de los Pueblos llamó a “repensar el oro” y considerar el enorme impacto que tiene su extracción así como la valoración que le han dado diversas culturas como la de los pueblos precolombinos de América Latina y las sociedades de la India.

En el evento organizado por la Fundación Heinrich Böll México, Centroamérica y El Caribe, contó con la participación de tres panelistas de Colombia, México y la India, conocedores del impacto socioeconómico y ambiental que genera la extracción de oro en sus variadas formas.

En países como la India, el oro tiene un significado especial para las mujeres, quienes lo reciben como regalo de bodas en forma de joyería. De esta manera  obtienen cierta independencia económica, explicó Nilika Mehrotra, de la Universidad Jawaherlal Nehru, de la India.

Mientras que a los hombres les dan en herencia tierras, a las mujeres les dan oro, es una compensación, de ahí su importancia económica y social, explicó Mehrotra.

La situación era similar en Colombia, señaló  Julio Fierro Morales, del Grupo Socioambiental Terrae. El asesor de comunidades afectadas por la minería explicó que en su país, Colombia, el oro también era muy usado como símbolo de estatus. La gente se ornamentaba más con oro las muñecas, el cuello, pero aquella estética ha cambiado.

Indicó que en su país, los 25 municipios que reciben más regalías por el oro son los más violentos y cuentan con mayor desnutrición infantil y necesidades básicas insatisfechas.

Por su parte, para Gustavo Lozano, de Acción Colectiva Socioambiental A.C., de México, el significado del oro es la acumulación de riqueza, el capitalismo.

“El oro está asociado a la acumulación de capital, un modelo de desarrollo que ha generado en caso de México más del 50 por ciento de pobreza en la población y así en América Latina”, explicó.

Consideró que el oro no tiene más utilidad que para hacer ricos a pocos, “perfectamente podríamos vivir sin el oro o con el que ya tenemos”, afirmó.

"La gente que vive cerca de las minas de oro se muere, y se muere por el impacto del proceso de extracción", afirmó.

Indicó también que los pueblos son un obstáculo en el proceso de extracción para las empresas.  Por eso les conviene desplazarlos para que no se generen conflictos, “si no hay pueblos no hay conflictos”, anotó.

Finalmente, consideró que no se puede plantear el costo del oro solamente en términos económicos.

“Hay un costo socioambiental que se deja de lado, como la división de comunidades la militarización del territorios, la aparición de la prostitución y uso generalizado de drogas; fenómenos que asociados al modelo de extracción minera que hoy día prevalece”, declaró.

Valoración: 
0
Sin votos (todavía)

Añadir nuevo comentario